Es hora de tomar medidas a favor de los Países Menos Adelantados

Barry Coates

Blog mensaje deBarry Coates

Oxfam New Zealand, Director ejecutivo
Comparte esta página: 

Barry Coates, director ejecutivo de Oxfam Nueva Zelanda, se ha unido a los líderes mundiales en la Cuarta Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Países Menos Adelantados (PMA) en Estambul, Turquía. La conferencia pretende abordar los problemas que obstaculizan el desarrollo de los 48 países más pobres del mundo. Barry describe lo que la conferencia debe abordar y se pregunta por qué millones de personas pasan hambre.

En medio del júbilo por el aumento de los precios de productos lácteos en Nueva Zelanda, cosa que está ayudando a impulsar la economía nacional, me reservo un pensamiento para los que sufren. Ha sido un mal año para los 44 millones de personas en países pobres que viven en condiciones de hambruna a causa del aumento de precios de los alimentos en junio de 2010. Esto representa 4 millones de personas con hambre cada mes - casi la población de Nueva Zelanda. Para aquellos de nosotros que hemos visto el dolor del hambre crónica y el efecto que tiene sobre los niños, incluso una sola persona con hambre en este mundo es demasiado.

El hambre es consecuencia de la injusticia, no de la escasez de alimentos

La tragedia es que hay suficiente para alimentar a todos los seres humanos de la tierra - sin embargo, tenemos cerca de mil millones de personas que están constantemente hambrientas, y un número igual que son obesos. El hambre es consecuencia de la injusticia, no una consecuencia de la escasez de alimentos. La gente tiene hambre porque sus tierras han sido robadas y el agua mal distribuida. Los agricultores locales no pueden competir con las importaciones subvencionadas de los países ricos. A las mujeres se les niega el crédito y la educación. Los gobiernos de los diferentes países y los donantes no han invertido en los pequeños agricultores. Por otra parte, el cambio climático ha creado patrones meteorológicos inestables que conducen a malas cosechas.

Los precios de los alimentos van una vez más en aumento, pasando de los niveles alcanzados durante la crisis de 2007/8, que elevaron el número de personas hambrientas en el mundo a más de mil millones en 2009. En el último año, los precios de muchos cultivos se han incrementado de manera espectacular, como el maíz, el trigo y el azúcar, que han aumentado en más del 70 por ciento. Para las personas que gastan más de la mitad de sus ingresos en alimentos, esto es un desastre. Considerad la posibilidad de decidir entre una nutrición adecuada, enviar a vuestros hijos a la escuela o poder ir al médico. Nadie tendría que verse obligado a tomar este tipo de decisiones tan duras.

Reducir a la mitad el número de países menos adelantados

Esta semana tenemos la oportunidad de empezar a abordar los problemas endémicos del sistema mundial de alimentos, junto con los temas relacionadas con la pobreza. La Cuarta Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Países Menos Adelantados (PMA) - las 48 naciones más pobres y más vulnerables del mundo - se celebra esta semana en Estambul. Muchos líderes del mundo están allí, incluida la ONU, Ban Ki-Moon, Helen Clark y 39 jefes de Estado, principalmente de los países más pobres.

Juntos, trazaremos un plan de acción para la próxima década. El objetivo es no sólo asegurar que la población más pobre del mundo tenga suficiente para comer, sino también que tenga acceso al agua, trabajo, educación, atención básica de salud  y otros derechos humanos esenciales. Oxfam pide al menos la mitad de los PMA dejen de pertenecer a esta categoría en la próxima década, como un primer paso para poner fin a la categoría de los PMA en conjunto.

Es un gran reto. En 1971, las Naciones Unidas identificó a 24 países como los menos adelantados. Cuatro décadas después, los países ricos se han vuelto mucho más rico y el número de países dentro de la categoría "menos adelantados" se ha duplicado. Como era de esperar, 33 de ellos se encuentran en África, pero también hay nueve en Asia, uno en el Caribe y cinco en el cerca de Nueva Zelanda - Islas Salomón, Vanuatu, Kiribati, Tuvalu y Samoa. Como buenos vecinos, orgullosos de nuestra identidad "Pacífica", debemos actuar para hacer que todas estas naciones del Pacífico dejen de pertenecer a la categoría de los PMA en la próxima década.

Cambiar las normas comerciales fraudulentas

 Ver todas las animaciones: La reglas amañadas del comercio mundial

Cómo hacerlo es una de las cuestiones clave que enfrenta la conferencia. Es fundamental que estos países - con una población muy joven - creen nuevas oportunidades de empleo y maneras de crecer económicamente.  A pesar de que los países menos adelantados son el hogar del 15 por ciento de la población mundial, representan solo el 1 por ciento de las exportaciones mundiales. En algunos casos, los datos muestran un buen crecimiento económico, a costa de la extracción de minerales y petróleo, la tala de bosques primarios y el saqueo de las poblaciones de peces. Estos productos se exportan sin procesar. Este patrón de crecimiento no es sostenible ni equitativo. La carrera por la explotación de los recursos ha alimentado la corrupción, exacerbado los conflictos y hecho poco para beneficiar a la población más desfavorecida.

La comunidad internacional tiene un papel clave. Es un escándalo que los países ricos aún subvencionen su agricultura y con ello obliguen a los productores de países pobres a dejar los campos porque sus productos no pueden competir con los importados.  La conferencia de esta semana podría reformar las normas comerciales que discriminan a los PMA.

El cambio climático perjudica la producción de alimentos

La conferencia de los Países Menos Adelantados también podría enviar una señal de alarma para advertir que las personas más pobres del mundo serán las que más sufrirán los efectos del cambio climático si no hay un acuerdo justo y vinculante en breve. El reloj está corriendo y mientras el primer período para lograr el Protocolo de Kyoto está prácticamente agotado, altas concentraciones de gases de efecto invernadero se acumulan año tras año en la atmosfera.   No solo nuestros vecinos del Pacífico y otros pequeños estados insulares lo sufren en primera instancia, el cambio climático sin control podría afectar seriamente a la producción agrícola del mundo en desarrollo, con efectos previsibles sobre el hambre a nivel mundial.

¿Un cambio duradero?

La transformación está en el aire. Con el florecimiento de los movimientos democráticos, Oriente Medio se ha unido a un proceso que ha estado ocurriendo en África y en gran parte del mundo en desarrollo durante la última década. Pero el cambio duradero requiere también la voluntad de los países ricos para eliminar las barreras que impiden el progreso y prestar asistencia real. Con visión y coraje, la reunión de líderes en Estambul podría marcar un punto de inflexión.

Vivimos en un mundo de gran desigualdad. ¿Queremos llegar hasta los que han sido marginados, o seguir pisoteando sus derechos? Es hora de tomar medidas.

Más información

El incremento de los precios de los alimentos en 2011: Preguntas y Respuestas

Los precios de los alimentos: ¿una crisis que se avecina?