Oxfam en Somalia: ayudamos a los agricultores para que la próxima cosecha sea mejor

Alexandra Foxbatt

Blog mensaje deAlexandra Foxbatt

Oxfam Great Britain, Asistente para políticas públicas e incidencia política
Comparte esta página: 

Las comunidades agrícolas del sur de Somalia, dónde se produce la mayora parte del grano nacional, se han visto severamente afectadas por la sequía actual, lo que ha provocado una pérdida extensiva de las cosechas. La cosecha de cereales de este año ha sido la más reducida de los últimos 17 años, mientras que los precios han repuntado debido a la merma de las provisiones locales. Esta crisis implica que las semillas, que normalmente se guardaban por separado para replantar, han tenido que usarse como alimentos, por lo que los agricultores ya no disponen de simiente que plantar antes de que llegue la próxima estación de las lluvias. Incluso si estuvieran  disponibles en el mercado, muchas familias no tendrían el dinero necesario para comprarlas.

Hay muchos agricultores que luchan por conseguir alimentos para ellos mismos y para sus familias, pero se encuentran en una situación en la que no generan ingresos. Se espera que la recuperación para las familias que viven de la agricultura sea lenta, incluso si el nivel de lluvias es mayor que el esperado para noviembre.

Pero el proyecto de Oxfam está ayudando a los agricultores a pasar por este trance y les ha devuelto la esperanza de conseguir una mejor cosecha en el mes de enero.

Seguridad alimentaria a través de aportaciones económicas en efectivo

Desde mayo de 2010, Oxfam y su socio local WASDA han prestado su apoyo a los agricultores locales en la región meridional y central de Juba a través de una iniciativa con la que ofrecer seguridad alimentaria a la comunidad local. Se trata de un proyecto de tres años de duración que ya ayudó a un total de ocho aldeas el año pasado y este año presta su apoyo a otras siete más. Otro proyecto que comenzó en 2008 y fue desarrollado a través de los socios de Oxfam CED y HARDO ha ayudado a más de 17.000 familias por las regiones ribereñas de la zona meridional y central de Shabelle y Hiran. Estos proyectos se han ampliado como parte de nuestra respuesta de emergencia a la presente situación de hambruna que se vive en la región.

Este proyecto consistió en aportaciones económicas en efectivo con las que ayudar a las familias rurales a satisfacer sus necesidades alimentarias urgentes y con la compra de semillas que plantar. En las pasadas dos semanas, 3.750 familias de la zona central de Juba recibieron entre 80 y 85 dólares estadounidenses, una ayuda suficiente para comprar alimentos para toda la familia durante un mes. Hay otras 3.000 familias que recibirán una ayuda económica en breve.

El proyecto ayuda a preparar canales de riego en la zona meridiconal de Juba.

Semillas y herramientas

Hay 3.000 familias que se dedican a la agricultura en la zona central de Juba y casi otras 5.500 en la zona meridional y central de Shabelle que también están aprovechando las donaciones para el desarrollo de la agricultura con semillas, herramientas y formación técnica para ayudarles a cultivar sus campos a tiempo para la próxima cosecha en el mes de enero. Las nuevas bombas de agua y pozos locales que fueron recuperados también ayudan a los agricultores para el regadío de sus tierras. La semana pasa se preparó el campo para 50 familias, repartiendo la superficie a razón de una hectárea por familia, además de aportar simiente de maíz, sorgo y caupí para 260 familias en la zona meridional de Shabelle.

Las bombas de agua ayudan al regadío de los campos

Hassan, un agricultor de la zona meridional de Juba, afirmaba que el proyecto había ayudado a su familia a seguir en Somalia en lugar de trasladarse al campo de refugiados de Dadaab en Kenya, adonde han huido decenas de miles de somalíes en los últimos meses:

“Estaba pensado en la posibilidad de trasladarme junto a mi familia a Dadaab ya que no nos quedaban alimentos de reserva debido a la ausencia de lluvias en la última estación, por lo que nos encontramos sin otras fuentes de ingresos para poder sobrevivir. Por suerte, el equipo de WASDA llegó a nuestra aldea y nos dijo que nos ayudarían con bombas de agua con las que poder regar los campos. Yo he sido uno de los afortunados que fueron elegidos para aprovechar esta ayuda, y ahora dispongo de alimentos suficientes para mi familia hasta la próxima estación”.

Gracias a este proyecto, los agricultores de diferentes áreas afectadas por la hambruna han podido cosechar sus cultivos, lo que supone que sus familias tienen suficiente para comer además de contribuir al equilibrio y rentabilidad de los precios de los alimentos básicos. Debido a que la cosecha tuvo lugar el pasado mes en diferentes aldeas de la zona de Jilib, el precio de un saco de 50 kg de maíz se redujo a casi la mitad, pasando de 1,2 millones a 700,000 chelines somalíes.

Más información

Galería de imágenes: Distribución de efectivo en Turkana, Kenia

La respuesta de Oxfam ante la crisis en el Cuerno de África