¿Podemos vivir dentro del donut? Por qué es necesario establecer límites planetarios y sociales

Kate Raworth

Blog mensaje deKate Raworth

Oxfam Great Britain, Investigadora Senior
Comparte esta página: 

Este blog resume el nuevo documento de reflexión publicado por Oxfam cuyo objetivo es contribuir al debate público de cara a la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible (Río+20) en el mes de junio. Este documento no refleja la política de Oxfam.

Cuando nos aventuramos en territorio desconocido, una brújula nos puede ser de gran utilidad. Conseguir que el desarrollo sea sostenible para 9.000 millones de personas es una de las más importantes aventuras que la humanidad debe emprender. Así, Oxfam propone en su nuevo documento de reflexión una “brújula global”: una serie de ideas que pueden indicarnos la dirección correcta que hemos de tomar para superar este reto.

Fig. 1. Límites planetarios y sociales: un espacio seguro y justo para la humanidad

Fuente: Oxfam, inspirado en Rockström et al (2009)

¿Pero cómo funciona? Comencemos por el anillo exterior. En 2009, un grupo de destacados científicos expertos en sistemas terrestres (Rockström et al) propusieron un conjunto de nueve procesos clave en los sistemas terrestres (como el consumo de agua dulce, la regulación del clima y el ciclo de nitrógeno) que son críticos para mantener nuestro planeta en el estado estable conocido como Holoceno, que ha resultado tan beneficioso para la humanidad durante los últimos 10.000 años. No nos podemos quejar: nos trajo la agricultura y todo lo que ha seguido.

Si ejercemos una presión excesiva sobre estos procesos, podríamos sobrepasar los umbrales críticos y provocar un cambio medioambiental abrupto o irreversible. Así, Rockström et al propusieron una serie de límites para evitar estas “zonas de peligro”. En conjunto, estos nueve límites constituyen el techo medioambiental, lo que los autores denominan un “espacio operativo seguro para la humanidad”.

Se trata de un enfoque convincente sobre la sostenibilidad medioambiental, pero que obvia de forma evidente la dimensión humana. A fin de cuentas, un espacio seguro desde el punto de vista medioambiental es compatible con la injusticia y la pobreza más extrema.

Así que ¿qué tal si combinamos los límites planetarios con el concepto de límites sociales? Fíjate en el anillo interior de la Fig. 1. Así como existe un techo medioambiental, por encima del cual sólo cabe una inaceptable degradación planetaria, también existe una base social bajo la cuál solo quedan inaceptables formas de privación humana. ¿Cómo cuales? Bueno, los derechos humanos nos proporcionan la base para definir estas formas de privación humana; proceso clave, además, para revisar los Objetivos de Desarrollo del Milenio para después del 2015 y crear los Objetivos de Desarrollo Sostenible en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible (Río+20) el próximo mes de junio. A partir de las cuestiones planteadas por los gobiernos en sus propuestas para Río+20 hemos identificado once dimensiones de privación humana a la que los gobiernos dan prioridad y que, así, forman el anillo interior de la Fig. 1.

Entre el techo planetario y esta base social hay un espacio con forma de “donut”: un espacio seguro y justo donde la humanidad puede prosperar. El desafío sin precedentes al que la humanidad deberá enfrentarse en el siglo XXI es el de situarse en este espacio, a través de dos vías: por un lado, erradicar la pobreza y la desigualdad, y por otro, hacerlo teniendo en cuenta que los recursos del planeta son limitados. 

¿Dónde nos encontramos ahora? Muy lejos del “donut”

Toda brújula precisa de una aguja y, así, todo límite debe poder medirse. Rockström et al se arriesgaron al intentar cuantificar por primera vez siete de los nueve límites planetarios, aunque asumieron que el resultado no sería preciso. Así, calcularon que tres de estos límites ya se había sobrepasado peligrosamente: el cambio climático, la pérdida de la biodiversidad y el consumo del nitrógeno.

Yo también me he arriesgado y he propuesto indicadores para ocho de los 11 límites sociales. Tal y como muestra la Fig. 2, la humanidad está muy por debajo de la base social en todos esos límites. Pongamos como ejemplo la alimentación: el 13% de las personas que viven en el planeta sufren desnutrición (en color azul). Asimismo, el 21% de las personas sufren pobreza de ingresos y se estima que el 30% carece de acceso a medicamentos esenciales.

Fig. 2: Por debajo de la base social

Así que ahí tenemos el “donut”: un espacio seguro y justo donde la humanidad puede prosperar, delimitado por los límites planetarios y sociales. ¿Pero qué aporta esto al debate? Para empezar, dos mensajes.

1. ¿Quién está sobreexplotando el planeta? Las personas ricas, no las pobres.

Para que todo el mundo esté por encima de la base social no es necesario que aumentemos la presión sobre los recursos naturales.

  • Alimentos: proporcionar el aporte calórico adicional que necesita el 13% de la población mundial que padece hambre sólo requeriría el 1% de la producción mundial actual de alimentos.
  • Energía: sería posible llevar electricidad al 19% de la población mundial que actualmente carece de ella con un aumento de las emisiones mundiales de CO2 inferior al 1%.
  • Ingresos: Acabar con la pobreza de ingresos del 21% de la población mundial que vive con menos de 1,25 dólares al día sólo requeriría el 0,2%de los ingresos mundiales.

De hecho, en la actualidad, la principal presión sobre los límites planetarios la ejerce el consumo excesivo de recursos por parte de aproximadamente el 10 por ciento más rico de la población mundial. A esto se suma una “clase media” cada vez más amplia que aspira a emular el insostenible estilo de vida de quienes tienen mayores ingresos. Si la pobreza generalizada coexiste con los peligrosos niveles de tensión ambiental es debido a la enorme magnitud de la desigualdad a nivel global.

2. El crecimiento a examen

El objetivo del crecimiento económico debe ser que la humanidad se sitúe en este espacio seguro y justo y acabar con la pobreza manteniendo el uso de los recursos naturales en niveles seguros. Las políticas de crecimiento tradicionales han fracasado en ambos frentes: el aumento del PIB apenas ha beneficiado a las personas que viven en situación de pobreza y gran parte del crecimiento del PIB se ha logrado a costa de la degradación de los recursos naturales. Si el objetivo es respetar los límites planetarios y sociales, entonces es responsabilidad de aquellos que promueven un crecimiento del PIB ilimitado - al menos los países ricos – mostrar que dicho crecimiento puede llevar a la humanidad hasta este espacio seguro y justo. El G20, entre otros, defiende una visión de un “crecimiento económico inclusivo y sostenible”, pero ningún país ha demostrado todavía que esto sea posible. Aún queda mucho por hacer para demostrar que el crecimiento económico ilimitado tiene cabida en la “economía del donut”.

El “donut”

¿Algún veredicto sobre el “donut”? ¿Son los límites sociales un complemento útil de los límites planetarios? ¿Proporciona la combinación de ambos una perspectiva útil de cuales serán los retos en el siglo XXI? ¿Qué falta? Dale un mordisco o tíralo a la basura… ¡Pero cuéntanoslo!

Kate Raworth es investigadora senior en Oxfam

Bájate el informe de Oxfam: Un espacio seguro y justo para la humanidad:¿podemos vivir dentro del donut?