Es hora de detener la compra masiva de tierras...

Marloes Nicholls

Blog mensaje por Marloes Nicholls

Oxfam Great Britain, Activista campaña CRECE
Comparte esta página: 

MÁRCHATE

Tienes dos minutos para coger todas tus cosas y marcharte de aquí. Deja de llorar. No puedes hacer nada. Di adiós a tu hogar. Se acabó.

No es lo que esperas leer en un anuncio de una campaña de Oxfam ¿no? Desgraciadamente, mientras los bancos y los inversores privados se pelean por comprar tierras en los países en desarrollo, historias como ésta, en las que familias agricultoras y comunidades pobres son expulsadas de sus hogares, a menudo a punta de pistola, y se ven sumidas en la miseria, incapaces de alimentar a sus familias, resultan cada vez más familiares. No aceptaríamos que esto sucediese en los países desarrollados, así que tampoco aceptaremos que ocurra en los países en desarrollo. Por eso Oxfam lanza, en el marco de su campaña CRECE, una nueva acción para poner freno a esta "fiebre" mundial por la tierra que está provocando que las personas más vulnerables pierdan sus casas y sus medios de vida.

Sin acceso a su propia tierra

La compra masiva de tierras es una realidad en todo el mundo en desarrollo. En los países pobres, los inversores extranjeros han estado adquiriendo una superficie de tierra de dos veces el tamaño de la ciudad de México cada cinco días. En Liberia, en tan sólo cinco años, el 30% de la superficie del país ha sido objeto de concesiones de tierra a gran escala, a menudo con consecuencias desastrosas para las comunidades locales. Alfred Brownell, portavoz de una comunidad de Liberia, afirma: "Las armas no son necesarias para matar a las personas. Cuando privas a las comunidades de alimento, destruyendo sus tierras y sus cultivos destinados al comercio, las estás matando de hambre. Esto debe acabar. Nuestra gente tiene derecho a sobrevivir. No se les debería negar el acceso a su propia tierra".

El Banco Mundial tiene un papel crucial

Aunque los responsables del fenómeno del acaparamiento de tierras son muchos, desde gobiernos a inversores privados, es el Banco Mundial quien tiene la capacidad de cambiar las reglas del juego. Se trata de una institución internacional y un financiador fundamental para los países en desarrollo de todo el mundo y es, además, un actor de gran importancia en el mercado mundial de tierras. No solo establece las normas que deben seguir el resto de inversores, y asesora a los gobiernos de los países en desarrollo, sino que además, sus propias inversiones en agricultura se triplicaron durante la pasada década, pasando de 2.500 millones de dólares en 2002, a 6.000-8.000 millones de dólares en 2012. Aunque acogemos con satisfacción tal incremento, es necesario que dichos fondos se inviertan de forma que se respeten los derechos de las comunidades locales. Sin embargo, en los últimos años, varias comunidades que se han visto afectadas negativamente por proyectos de Banco Mundial han presentado 21 reclamaciones en las que denuncian que sus derechos sobre la tierra han sido vulnerados.

El Banco Mundial puede desempeñar un papel crucial a la hora de frenar la compra masiva de tierras, suspendiendo temporalmente sus propias inversiones en tierras durante seis meses, tiempo suficiente para que la institución pueda poner en orden sus propios asuntos. Así, pedimos al Banco Mundial que, en este tiempo, establezca las normas y medidas necesarias, que deberán seguir el resto de inversores, para garantizar que no se lleve a cabo ninguna transacción de tierra a gran escala que pueda resultar perjudicial para las personas que vivan en esas tierras.

El Banco Mundial debería, asimismo, hacer que las operaciones de transacción de tierra sean más transparentes, de forma que los inversores tengan que rendir cuentas ante las comunidades y los gobiernos locales. De igual forma, el Banco Mundial debe garantizar que cuenta con el consentimiento de las comunidades afectadas por los proyectos en los que invierte, además de desempeñar un papel decisivo a la hora de proteger los derechos sobre la tierra y mejorar la gobernanza de la tenencia de tierras.

En los próximos meses, muchas personas en todo el mundo serán expulsadas de sus tierras a menos que se adopten las medidas necesarias con urgencia, ahora. Con tu ayuda podemos presionar al Banco Mundial para que de ese primer paso indispensable para tomar las riendas de este furor descontrolado descontrolado por la compra de tierra.

Actúa ahora, ayúdanos a detener la compra masiva de tierras.

Más información

Preguntas y respuestas sobre el acaparamiento de tierras

Descárgate el informe: "Nuestra tierra, nuestras vidas", Tiempo muerto para la compra masiva de tierras