#SemanaCRECE: Denunciar las injusticias con voz de mujer

17 Octubre, 2012 | CRECE

Durante la #SemanaCrece te ofrecemos un amplia variedad de historias que reflejan el trabajo de Oxfam en todo el mundo. Algunas de ellas son festivas, otras reivindicativas y algunas realmente conmovedoras.  Esta diversidad de enfoques para abordar una misma problemática: el drama del acaparamiento de tierras y cómo afecta a millones de personas, es lo que me enorgullece de trabajar en Oxfam.

Recientemente hemos lanzado una nueva campaña para que el Banco Mundial actúe ante el acaparamiento de tierras. Visitamos Guatemala para dar a conocer de primera mano qué está pasando allí con las compras masivas de tierra y dimos apoyo a los pequeños agricultores para que dieran a conocer sus historias y denunciaran las malas prácticas de empresas privadas trayéndoles a Europa.

A continuación te traemos la historia de María Josefa Macz (foto derecha), subcoordinadora del Comité de Unidad Campesina de Guatemala. (Estas declaraciones reflejan las opiniones de la autora de este artículo y no necesariamente el punto de vista de Oxfam)

En junio y julio de este año, tuve la oportunidad de participar en una gira por varios países de Europa como representante de las mujeres del Comité de Unidad Campesina (CUC), para compartir con hombres y mujeres solidarios, la situación que vivimos en nuestro país, en particular la violación de nuestros derechos, en especial en las áreas rurales. Esta situación se ve agravada por el impulso agresivo del acaparamiento de tierras para los monocultivos de palma y caña de azúcar, el modelo de extracción de los bienes naturales, las hidroeléctricas y políticas impuestas por los sucesivos gobiernos.

Esta gira forma parte del trabajo que el CUC, en alianza con la campaña CRECE  y Vamos al Grano, lleva a cabo para visibilizar a nivel nacional e internacional la realidad que enfrentan las comunidades y pueblos originarios y particularmente la situación de las casi 800 familias desplazadas de 14 comunidades asentadas en el Valle del Polochic desde que se iniciaron los desalojos en marzo de 2011. La campaña Vamos al Grano agrupa a más de 20 organizaciones campesinas, indígenas, de mujeres rurales, cooperativas, centros de investigación y ONGs, las cuales, desde 2008, se han dado a la tarea de incidir para que el Estado de Guatemala asuma su compromiso de garantizar el derecho a la alimentación por medio del fortalecimiento de la producción campesina.

La región del Valle de Polochic, ubicada en el noroeste de Guatemala, es una de las zonas en el punto de mira de inversionistas nacionales e internacionales para expandir el cultivo de caña de azúcar. En los últimos años Guatemala ha ganado notoriedad como una zona propicia para la producción de agrocombustibles. Esto ha causado el incremento en el acaparamiento de tierras en el país, siendo las afectadas las comunidades más pobres, en su mayoría indígenas y campesinas que pierden sus hogares así como los medios para producir los alimentos que necesitan para que sus familias puedan subsistir.

Históricamente las mujeres hemos sido relegadas, no hemos sido tomadas en cuenta, lo que nos constituye como un sector de la población vulnerable, por lo que las políticas sociales y económicas nos afectan de manera más drástica, violando nuestros derechos y reprimiendo nuestras actividades, las cuales nos permiten compartir nuestra situación con otros pueblos y naciones.

Por la situación descrita, como mujer indígena y campesina, como madre y como dirigente,  mi estadía en Europa fue una experiencia enriquecedora por  ser vocera de las mujeres empobrecidas, marginadas, excluidas y sin oportunidades  de desarrollo, pues las políticas asistencialistas que impulsan los gobiernos no resuelven la problemática que enfrentamos. Nuestra lucha es por el “BUEN VIVIR”. Para nosotros ello significa soberanía alimentaria, equidad de género y étnica, desarrollo rural integral en armonía con la madre tierra y los bienes naturales.

Además, concedí declaraciones a los medios de comunicación de países europeos, sostuve entrevistas con delegados de organismos internacionales y funcionarios públicos y asistí a eventos públicos, donde pedí el cumplimiento de las medidas cautelares dictadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos el 20 de junio de 2011, a favor de las 14 comunidades del Valle del Polochic y hablé sobre el acaparamiento de tierras en Guatemala y los efectos negativos que tiene en las poblaciones afectadas.

Como resultado de esta gira tengo la esperanza que las organizaciones internacionales y las personas puedan cooperar para impulsar acciones que contribuyan a evidenciar los destrozos provocados por el actuar de las empresas extractivas y el acaparamiento de tierra, que destruyen la naturaleza y la vida.

Permalink: http://oxf.am/33g