Por qué el Banco Mundial se equivoca (por ahora) en las operaciones de compra de tierra a gran escala

Hannah Stoddart

Blog mensaje por Hannah Stoddart

Oxfam Great Britain, Responsable del equipo de políticas, Justicia Económica
Comparte esta página: 

La campaña de Oxfam sobre los acaparamientos de tierra lanzada el pasado 4 de octubre, subraya el alarmante incremento de la velocidad y magnitud de las operaciones de compra de tierra en la última década. Hace un llamamiento al Banco Mundial – como inversor en estas operaciones, como organismo regulador y como consejero para los países en vías de desarrollo en sus políticas agrarias- para congelar toda aquella inversión agraria que implique operaciones de compra de tierras por 6 meses a la vez que revisa sus políticas y prácticas para asegurar la prevención de los acaparamientos de tierra.

El Banco Mundial ha respondido a la campaña de Oxfam y ha formulado una serie planteamientos, a través de declaraciones oficiales, blogs y a través de intervenciones en debates. Esta es la respuesta de Oxfam a alguno de los planteamientos principales.

Alcance de la implicación del Banco Mundial en el acaparamiento de tierras

Algunos desde el Banco Mundial han sugerido que el Banco no es el objetivo correcto- solamente está implicado en “unos pocos casos” que podrían potencialmente constituir acaparamientos de tierra y en cualquier caso no es tan perjudicial como la mayoría de los inversores. Oxfam mantiene en su punto de mira al Banco por numerosas razones.

  • En primer lugar, dado el cometido del Banco por la mitigación de la pobreza, tan solo un caso de acaparamiento de tierra es ya demasiado.
  • En segundo lugar, realmente sabemos que hay más de unos pocos casos polémicos en relación a la tierra. 21 casos relacionados con disputas por el terreno han sido denunciados por comunidades desde 2008 (Oxfam está involucrado como reclamante en buena parte de ellos).Sabemos también que entre los años 2000-2012, un 56% de las denuncias ante el CAO (Compliance Adviser Ombudsman) han tenido relación con la tierra. El CAO confirma, además, que en los últimos 4 años ha habido un creciente número de denuncias vinculadas a la agroindustria.
  • Y en último lugar, mientras que el Banco Mundial puede no ser el mayor culpable en lo que respecta al acaparamiento de tierra, ES el único banco global con el cometido de mitigar la pobreza y es una institución crucial para poner el listón muy alto en esta área.

En otras palabras, creemos que si Oxfam no es capaz de convencer al Banco Mundial de mejorar sus estándares, no queda esperanza en encontrar otra institución financiara que lo haga. Si el Banco toma el control, esperamos poder potenciar el cambio en otras instituciones, desde bancos de desarrollo regional a inversores privados.

El papel del Banco Mundial en la agricultura

Como reacción a nuestra petición de congelación de las inversiones, el Banco Mundial sostiene que precisamente ha incrementado sus inversiones en agricultura como respuesta a los llamamientos por parte de organizaciones como Oxfam de centrarse en un sector que ha sido ignorado durante mucho tiempo. Por lo tanto sugiere que suspender las inversiones agrícolas- lo cual beneficia a los pequeños agricultores de forma abrumadora- únicamente terminará perjudicando a la mayoría de la gente a la que Oxfam busca apoyar. Como respuesta, nunca hemos discutido, y nunca lo haremos, que el Banco Mundial no debería invertir en agricultura.

Acogemos con agrado la creciente inversión en agricultura por parte del Banco que realmente beneficie a los pequeños agricultores. Es por ello que no cuestionamos que el Banco deba salir del campo de la agricultura totalmente. Y es por ello también que no exigimos la congelación de todas las inversiones agrícolas. Por el contrario, exigimos una moratoria de 6 meses en inversiones agrícolas que lleven implícitas acaparamientos de tierra- lo que el Banco reconoce no son la mayoría de sus casos de inversión.

Para exponerlo de un modo distinto, invocamos el principio preventivo- algo que el Banco ha hecho en otras ocasiones cuando congeló préstamos al sector del aceite de palma como resultado de un caso polémico en Indonesia.

Puesto que la inversión en agricultura del Banco Mundial ha crecido de 2.500 millones de dólares en 2002 a 6.000-8.000 millones en 2012, el riesgo de que algunas de estas inversiones impliquen adquisiciones de tierra problemáticas se ha intensificado (para que conste, esta cifra fue citada erróneamente por algunos medios como siendo hasta 8.000 millones de dólares en inversiones en tierra, Oxfam siempre ha tenido claro que la cifra global es para la agricultura en su sentido más amplio, algunas de las cuales incluyen adquisiciones de tierra).

Estamos a favor de aquellos modelos de inversión agraria- tanto a pequeña como a gran escala- que beneficien a las comunidades y conlleven beneficios compartidos basados en la consulta y en el consentimiento. Publicamos recientemente un informe en el que resumíamos los modelos de inversión agraria positiva y la Directora de Oxfam GB, Barbara Stocking, reiteró este mensaje recientemente en el Financial Times (debes registrarte para acceder)

Lo que combatimos es un modelo de inversión agraria que implique un traspaso masivo de los derechos de tierra de los agricultores pobres y las comunidades, un modelo que frecuentemente trae como consecuencia el conflicto y del cual hay poca evidencia de que lleve a resultados que favorezcan a los más pobres.

Transparencia

El Banco ha sugerido que es puntero en transparencia. Si bien Oxfam reconoce que ha realizado grandes avances durante los últimos años, consideramos que todavía hay otros ámbitos de preocupación.

  •  En primer lugar, ni siquiera podemos asegurar plenamente las inversiones del Banco en esta área: no está claro el tamaño de su cartera de proyectos en materia agrícola.
  • En segundo lugar, sabemos que 17 de las 21 quejas relativas a la tierra crean problemas relacionados con una transparencia cuestionable.
  • En tercer lugar, sabemos que más del 50% de los préstamos concedidos por la IFC (la institución del Banco Mundial que centra su labor en el sector privado) están canalizados por intermediarios financieros: estas inversiones  son mucho más opacas y estas instituciones no están sujetas a las mismas normas que el Banco Mundial. Y esto hace casi imposible que Oxfam pueda juzgar si es verdad que “tan sólo el 2% de los préstamos del IFC para la agroindustria en el pasado año fiscal estaban relacionados con las adquisiciones de tierra”. Además, la tendencia hacia nuevos instrumentos de préstamos y la asistencia técnica hace todavía más difícil mantener la responsabilidad del Banco Mundial en los casos que los que puede que no haya patrocinado un proyecto que haya generado polémica, pero ha proporcionado el asesoramiento que lo hizo posible.

Por lo tanto, si el Banco quiere conocer qué será necesario para mitigar la pobreza, Oxfam considera que tomar el mando en la detención de quienes #acaPARAn es un buen punto de partida.

Únete: firma la petición para que el Banco Mundial congele las grandes operaciones de adquisición de tierras.