Tierra Madre Food Festival

Alimentos para el cambio. Un movimiento que CRECE por unos alimentos más sanos y justos

8 Noviembre, 2012 | CRECE

La semana pasada me reuní con el equipo de Oxfam en Turín (Italia) para acudir a la Terra Madre & Salone del Gusto, una de las ferias internacionales de alimentos más grandes del mundo. Slow Food, una de las aliadas de Oxfam en la campaña CRECE, es la organizadora de Terra Madre.

La ceremonia de apertura reunió a ponentes inspiradores, como la activista india Vandana Shiva, la chef de cocina y educadora Alice Waters y el Premio Nobel Dario Fo, así como a pequeños productores y productoras de los rincones más remotos del planeta. El discurso de apertura, a cargo del director general de la Organización para la Alimentación y la Agricultura de la ONU (FAO), José Graziano da Silva, dejó un mensaje claro: “Cuando hablamos de hambre, la única cifra aceptable es cero”. Y continuó diciendo que “para 2050 seremos 9.000 millones, y si queremos aumentar la producción de alimentos en un 60  por ciento, tendremos que cambiar la forma en que cultivamos esos alimentos y conservamos energía.”

Uno de los problemas clave es el desperdicio de alimentos. Según Graziano da Silva, “Si lográramos reducir a la mitad el total de alimentos que se pierden o se desperdician, tendríamos alimentos suficientes para alimentar a mil millones de personas más”

La feria alimentaria tenía por finalidad explorar soluciones positivas para nuestro defectuoso sistema alimentario. A lo largo de cinco días, más de 200.000 personas hicieron cola durante horas para reunirse con pequeños productores de 150 países distintos, y ver, probar y aprender sobre distintos tipos alimentos de todo el mundo, así como para saber cómo se producen y conocer las dificultades que entraña el actual sistema alimentario. Más de 16.000 personas participaron en 56 conferencias. En salas llenas a rebosar, escuchamos debates sobre temas de salud o de nutrición, de agua y acaparamientos de tierras. También se habló de producción y consumo sostenible con productores de alimentos, expertos, representantes comunitarios y jóvenes de todo el mundo. Había ponentes de Oxfam, que participaron en las conferencias sobre acaparamientos de tierra y la economía verde.

Hay alternativas al sistema alimentario actual

Desde el entusiasmo de los jóvenes hasta la sabiduría de los más mayores (y todo lo que hay en medio), fui testigo de una enorme diversidad de amantes de la comida, chefs, productores y consumidores, que demostraban que hay “alternativas” posibles que ya están funcionando para volver a establecer la relación entre productores y comensales.

Todas estas personas quieren un sistema que sea bueno para los consumidores, los productores y el planeta. No se trata tan solo de un grupo de soñadores, sino de personas que han conseguido grandes logros: Aurora, de México, es directora de una fundación que trabaja en la reconstrucción y el desarrollo de las comunidades mayas del Yucatán; Donaldson es de Jamaica y dirige una granja ecológica en Rio Grande, donde organiza proyectos para ayudar a salvar la brecha entre las viejas y nuevas generaciones;  Eleni participa activamente en la Slow Food Youth Network, (SFYN) en Grecia, y trabaja para promover un buen futuro alimentario en su país natal. Fue estupendo ver cómo personas de distinta procedencia se reunían, intercambiaban ideas y mostraban solidaridad al compartir alimentos. Me sentí verdaderamente inspirada al comprobar que un movimiento mundial de personas, organizaciones y comunidades con una visión sobre un sistema alimentario saludable para todos y todas está creciendo y aplicando nuevas formas de pensar, producir y consumir.

En resumidas cuentas, fueron cinco días repletos de acción, ruido, colores, olores, inspiración y sabor; cinco días de historias humanas que están cambiando el sistema alimentario. Entre todas las historias y voces, Oxfam aportó las de Ester y Mariana, que están logrando un cambio en la vida cotidiana en sus respectivos hogares de Tanzanía y Siberia.

Heroínas de la alimentación

Junto con la Slow Food Youth Network (organización que busca difundir la filosofía “Slow Food” entre los sectores más jóvenes de nuestra sociedad), Ester habló de cómo el proyecto Heroínas de la alimentación, en Tanzania, está concienciando sobre el papel de las mujeres agricultoras y está acercando a los jóvenes a la agricultura y la producción de alimentos. Mariana habló de cómo empezar a luchar contra el hambre en la mesa de la cocina, utilizando el Desafío CRECE.

Una vez finalizada Terra Madre, los asistentes hicieron las maletas y volvieron a sus casas, pero el movimiento seguirá trabajando: personas a título individualindividuales, productores, chefs, consumidores, organizaciones y redes de trabajo seguirán luchando contra la injusticia del sistema alimentario en sus respectivos países, a la espera de reunirse de nuevo dentro de dos años, más numerosos y fuertes que nunca.


Otro sistema alimentario es posible. ¡Súmate al debate! ¡Únete hoy mismo al Desafío CRECE!

Permalink: http://oxf.am/3TV