El clima es cada vez más extremo e impredecible, y son las persona más pobres quienes pagan el precio más elevado. Foto: Abbie Trayler-Smith / Oxfam

El cambio climático y el otro "abismo fiscal"

27 Noviembre, 2012 | CRECE

Si has seguido de cerca las elecciones en Estados Unidos a principios de este mes, probablemente hayas oído hablar de un inminente "abismo fiscal", un término acuñado para describir la necesidad de crear una nueva legislación para reactivar la economía estadounidense.

Mientras en Estados Unidos el debate sobre qué medidas debe emprender Obama continúa, aquí, en Doha (Qatar), la amenaza de otro abismo se cierne sobre la nueva ronda de negociaciones sobre cambio climático de Naciones Unidas, que se celebra a partir de mañana. Un abismo financiero que, como el de Estados Unidos, puede tener importantes consecuencias en las vidas de las personas.

¿Qué es el "abismo fiscal climático"?

Inforgrafía de los efectos del cambio climático

Durante las negociaciones sobre cambio climático de Copenhague en 2009, los gobiernos de los países ricos se comprometieron a crear un fondo para ayudar a las comunidades de los países pobres a adaptarse a los efectos del cambio climático e impulsar su desarrollo con bajas emisiones de carbono. En total, se pondrían a disposición de los países pobres 100.000 millones de dólares cada año para el año 2020 y, así, se realizó un desembolso inicial de 30.000 millones de dólares para el periodo 2010-2012. Pero ahora, cuando es más necesario que nunca incrementar la financiación, parece que en 2013 ésta disminuirá.

Conforme la fecha límite establecida para proporcionar los fondos se acerca y ante las presiones a los gobiernos de los países ricos para que reduzcan la ayuda exterior, existe un peligro real de que los compromisos adquiridos en 2009 se vean mermados, ahora que la devastación provocada por el cambio climático es cada vez más evidente.

Los daños causados por el huracán Sandy tan sólo han servido para poner en evidencia las muy distintas dificultades a las que se enfrentan los países ricos y los países pobres a la hora de hacer frente a los fenómenos meteorológicos extremos. Porque, aunque las labores de limpieza aún continúan en Estados Unidos, la vida de la mayor parte de las personas afectadas está volviendo a la normalidad. Sin embargo, en Haití, tras el paso de la súper tormenta, dos millones de personas quedaron en riesgo de sufrir malnutrición y el 70% de las cosechas fueron devastadas por el agua.

Recaudar 100.000 millones de dólares

Aunque 100.000 millones de dólares no es una cifra nada despreciable, existen acciones que quienes participan en las negociaciones de Qatar pueden emprender:

  • Establecer iniciativas globales para que la industria del transporte marítimo y aéreo reduzca sus emisiones, y recaudar, así, miles de millones de dólares al año, parte de los cuales podrían destinarse a ayudar a los países en desarrollo.
  • Y crear una tasa a las transacciones financieras para el sector bancario – conocida como la "tasa Robin Hood" – que podría recaudar importantes fondos.

El equipo de Oxfam presente en las negociaciones aquí, en Doha, ejercerá presión sobre los líderes políticos para que se comprometan seriamente a desarrollar estas dos iniciativas para recaudar fondos porque, sin ellos, a medida que los efectos del cambio climático se acrecientan los países pobres serán los más afectados. También insistiremos en la necesidad de reducir las emisiones de manera urgente.

Más información

Consulta nuestro blog sobre la campaña CRECE

Síguenos en Twitter desde twitter.com/oxfam_es.

AdjuntoTamaño
extremeweatherinfographicESOK.gif98.34 KB
Permalink: http://oxf.am/3fA