Un hombre del Sahel. Foto: Oxfam
Un hombre del Sahel.

Día 8: Encuadrar nuevas ideas en el marco del conocimiento indígena

18 Diciembre, 2012 | El futuro de la agricultura

Las ideas de los expertos para mejorar la productividad de los agricultores de menos recursos deben guiarse por el conocimiento indígena. Micro-innovaciones de bajo costo que utilizan recursos locales tienen gran potencial, aun si los grandes promotores de tecnología agrícola las ignoran.

Por la Dra. Florence Wambugu, directora ejecutiva de Africa Harvest Biotech Foundation International (AHBFI)

Aunque mucha gente me conoce por mi trabajo para defender el derecho del continente africano al acceso a tecnología genéticamente modificada (GM por sus siglas en inglés), es poco conocido que lo que despertó mi interés por esta tecnología fue, en gran medida, mi deseo de aumentar la productividad agrícola de las familias agricultoras con pocos recursos. Sigo defendiendo esta idea, pero soy consciente de que la tecnología GM es solo una de las numerosas herramientas de las que dispone tanto la comunidad científica como la agricultora. 

Por supuesto, las tecnologías convencionales también desempeñan un papel importante, pero lo que realmente me gustaría explorar en este artículo es la necesidad de enmarcar las ideas de los expertos en la materia destinadas a mejorar los recursos de los que disponen los campesinos pobres dentro del conocimiento indígena que poseen las personas que se van a beneficiar de las tecnologías. 

Cuando el VIH/SIDA se cobra la vida de un hombre, ¿tiene su viuda, sola para cuidar de sus siete hijos, algo con lo que contribuir para superar la difícil situación a la que se enfrenta? El hecho de que solo posea un acre de las áridas y semiáridas tierras de Kenya, ¿la convierte en mera receptora de las intervenciones en favor del desarrollo? ¿Podría su experiencia sobre la miríada de retos a los que se enfrenta proporcionar una solución a sus problemas?

Desafortunadamente, a menudo los principales actores implicados en investigación y desarrollo (I+D) agrícola no incorporan en sus intervenciones las ideas e innovaciones desarrolladas por las familias agricultoras. No obstante, los actores del desarrollo, forzados por años de éxito limitado, han comenzado a buscar ahora las mejores maneras de aprovechar el conocimiento y las innovaciones agrícolas de origen indígena.

“A menudo los principales actores implicados en investigación y desarrollo agrícola no incorporan en sus intervenciones las ideas e innovaciones desarrolladas por las familias agricultoras.”

El proyecto sobre seguridad alimentaria y gestión de los ecosistemas para favorecer unos medios de vida sostenibles en tierras áridas y semiáridas de Kenya (FOSEMS, por sus siglas en inglés) es un ejemplo ilustrativo de ello. Este proyecto, financiado por el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y puesto en marcha por Africa Harvest, demuestra el valor que aporta la inclusión de las ideas e innovaciones indígenas en las intervenciones.

El proyecto, que adopta un criterio integral a la hora de abordar la seguridad alimentaria, la gestión de los ecosistemas y los medios de vida sostenibles, tiene cinco componentes: cultivos alimentarios tradicionales, cultivos hortícolas, gestión de la fertilidad del suelo, agua (conservación, almacenamiento y gestión) y ganadería de ciclo corto. 

El proyecto abarca los estratos más pobres de las áridas y semiáridas tierras del distrito de Makueni y Central Kitui de la provincia oriental de Kenya. La agricultura y el agropastoralismo conforman los medios de vida de las comunidades que habitan en esa zona, que están compuestas por agricultores de subsistencia, procesadores de cultivos tradicionales, ganaderos, familias afectadas por el VIH/SIDA, trabajadores rurales desempleados y comerciantes de productos agrícolas.   

En un principio, éramos muy conscientes de que los campesinos con falta de recursos a los que iba dirigido el proyecto tenían conocimientos indígenas. Por lo tanto, buscamos activamente a campesinos que estuvieran desarrollando nuevas estrategias para mitigar los retos a los que se enfrentaban. 

“Sin necesidad de aplicar avanzados sistemas de producción agrícola, lograron aumentar sus ingresos incorporando pequeñas mejoras partiendo de pocos recursos.”

El personal de nuestro proyecto (un equipo multidisciplinario de científicos, sociólogos, economistas y trabajadores de campo) unió fuerzas con las comunidades locales y otros actores para desarrollar una estrategia a la que llamamos “farmers first-and-last” (FFL) en la que los campesinos beneficiarios definen el objetivo y la aplicación de la investigación, y ha resultado ser más efectiva que la alternativa que se utiliza frecuentemente, el modelo de transferencia de tecnología (TT). 

Comenzamos con un proceso sistemático de comprensión de las condiciones en las que se encontraban los campesinos, y en consulta con líderes campesinos desarrollamos soluciones creadas localmente y adaptables de cara a superar los retos a los que se enfrentan.

Estos retos incluían unas condiciones del suelo desfavorables, erráticos patrones de lluvia, bajo índice de alfabetización, volatilidad de los precios de mercado de los insumos y los productos finales y un acceso limitado a los mercados de seguros y de crédito. Si bien algunos campesinos son propietarios de las tierras en las que cultivan, carecen de los activos productivos aceptables como garantía. Las investigaciones normalmente coinciden en que estos campesinos se verán desproporcionadamente afectados por el cambio climático y en que las reformas comerciales no son suficientes por sí solas para reducir la pobreza a la que se enfrentan. 

“Estos campesinos experimentan e innovan, lo que les permite desarrollar prácticas agrícolas altamente adaptables a las condiciones que prevalezcan.”

Estos campesinos experimentan e innovan, lo que les permite desarrollar sus propias prácticas agrícolas, las cuales son altamente adaptables a las condiciones agroecológicas y socioeconómicas que prevalezcan. Sin necesidad de aplicar avanzados sistemas de producción agrícola, lograron aumentar sus ingresos incorporando pequeñas mejoras partiendo de pocos recursos y ampliando su base a través de su conocimiento local.

Algunas de las “innovaciones” desarrolladas por los campesinos incluían el cultivo de cereales y legumbres de secano y la ganadería de ciclo corto para abordar la falta de alimentos en las dietas locales y generar ingresos a través del comercio de la cosecha excedente en los centros comerciales de los alrededores.

Los campesinos propusieron mejorar la cría de sus cabras y pollos indígenas para lograr una mejor producción de leche y huevos. Su argumento era que las cabras y los pollos son más resistentes a las sequías y al cambio climático, y que la carne y huevos que proporcionan son una fuente de proteínas que permite mejorar la dieta de las personas; a su vez los excrementos de cabra mejoran la fertilidad del suelo, y la venta de estos animales supone unos ingresos muy necesarios para pagar la escolarización de los niños, los costes médicos y los insumos agrícolas. 

Los campesinos recibieron una variedad de pollo de mayor calidad, lo que redundó en un incremento de la producción de huevos. Una de las innovaciones indígenas fue la decisión que tomaron los campesinos de hacer que una de las gallinas madre se ocupara de los polluelos de muchas otras gallinas, lo que permitió que estas gallinas utilizadas para la cría pudieran volver a producir huevos a la mínima oportunidad.

Durante la encuesta de referencia, las mujeres campesinas destacaron el agua para consumo doméstico como la principal prioridad, y sugirieron la utilización de diques de arena para almacenar agua a lo largo del año. Se construyeron por completo tres diques en los ríos Muini, en Milala, Kamunyii, en Wote (ambos en el Condado de Makueni), y Yethi, en Kitui. 

“Es imposible alcanzar el éxito solo.”

La comunidad comparte y gestiona conjuntamente este recurso para asegurar equidad y sostenibilidad. El desarrollo de nuevos mecanismos de financiación probablemente derivaría en una mayor implicación del sector privado a la hora de llevar a cabo innovaciones en ingeniería para construir presas y suministrar agua a los hogares. 

Una de las principales lecciones aprendidas fue la necesidad de que los campesinos participen en la búsqueda de soluciones a sus propios problemas. La iniciativa de los campesinos beneficiarios de nuestro proyecto de plantar sorgo, un cultivo resistente a las sequías de manera natural, les permitió aplicar una innovación tradicional al aprovechar las escasas precipitaciones que tienen lugar durante la corta estación de lluvias, y por lo tanto permitiéndoles una segunda cosecha.

Es imposible alcanzar el éxito solo. Con el apoyo del Departamento de Economía Doméstica del Ministerio de Agricultura, los campesinos inventaron nuevas recetas para hacer comidas sabrosas a base de sorgo. Los campesinos más jóvenes utilizaron el excedente de sorgo para alimentar a la mejorada variedad de pollos que poseen y comenzaron a vender los huevos que producían. A su vez, utilizaron el residuo del sorgo como abono para fertilizar el suelo y como banco de pienso para el consumo del ganado durante la estación seca.

“La creatividad y perseverancia de los campesinos deberían constituir un elemento integral del diseño de los proyectos, y no una reflexión posterior.”

No se debería subestimar la importancia de fortalecer las capacidades locales, ni el tiempo que se requiere para ello. Una de las mayores contribuciones de Africa Harvest al proyecto fue la formación de los campesinos, el fortalecimiento de sus capacidades, la transferencia de habilidades, especialmente en lo relativo a las buenas prácticas agrícolas y la diseminación de información a los campesinos a lo largo de toda la cadena de valor. 

Los grupos sociales más desfavorecidos tienen el potencial de convertirse en motores clave del desarrollo. Africa Harvest colaboró con personas portadoras del VIH/SIDA, jóvenes, viudas, huérfanos y hombres y mujeres en tratamiento para rehabilitarse de su adicción al alcohol. Apreciar y trabajar con personas desfavorecidas ayudó a demostrar inmediatamente que nuestra intervención realmente funcionaba, lo que atrajo la atención de otros miembros de las comunidades. El proyecto es a su vez un ejemplo contrastado de que el aprovechamiento del conocimiento local puede estimular y ampliar con éxito nuevos procesos innovadores, en los que una idea lleva a la siguiente. 

Una estrategia para el desarrollo integrada puede tener un efecto positivo en diversos aspectos de la vida de las comunidades. La creatividad y perseverancia de los campesinos africanos que disponen de pocos recursos deberían constituir un elemento integral del diseño de los proyectos, y no una reflexión posterior.

“Desafortunadamente, la mayoría de las personas que desarrollan estas innovaciones carecen de la confianza y de los medios para dar a conocer sus ideas a mayor escala.”

Los socios que trabajan en desarrollo podrían seguir el ejemplo del FIDA y permitir más flexibilidad a la hora de aplicar los proyectos, sin por ello dejar de alcanzar sus objetivos, promoviendo las innovaciones de los campesinos y permitiendo que los promotores de los proyectos se centren en resolver los problemas a los que se enfrentan los campesinos a la vez que también abordan la seguridad alimentaria, la generación de ingresos y la sostenibilidad.

Para organizaciones I+D, la lección fundamental es considerar a los campesinos y a los científicos como socios en el desarrollo. En el marco del proyecto FOSEM, ambos grupos colaboraron para dar con la idea de utilizar un cultivo tanto para la nutrición como para la fertilidad del suelo: mijo de alto rendimiento y doble uso proveniente de semillas certificadas cuyas hojas tiernas sirven para consumo humano mientas que las más viejas constituyen un importante ingrediente para el alimento de los pollos, así como la semilla una rica fuente de proteína. El mijo fija el nitrógeno atmosférico y aumenta la fertilidad del suelo. Asimismo, el residuo que genera se utiliza para alimentar a las cabras y como abono para el suelo. 

De manera general, estas micro-innovaciones constituyen mejoras que suelen ser de bajo coste, principalmente porque se basan en los recursos locales. A menudo, muchas de las principales empresas desarrolladoras de ingeniería agrícola no prestan atención a este tipo de innovaciones, que sin embargo tienen un gran potencial para expandirse y para favorecer la sostenibilidad.  Desafortunadamente, la mayoría de las personas que desarrollan estas innovaciones carecen de la confianza y de los medios para dar a conocer sus ideas a mayor escala.   

Lee el ensayo: Encuadrar nuevas ideas en el marco del conocimiento indígena

Comentarios

Productores, tecnología, y las reglas de relacionamiento

La discusión de ayer enfatizó algunas de las realidades que se observan al buscar mayores libertades para los agricultores – ¿cómo esas libertades pueden ser logradas, y cómo los agricultores y otros actores se reorientan a sí mismos al ocurrir esos cambios? Hoy discutiremos sobre el valor de la tecnología, de los conocimientos locales, y la innovación.

El uso de los conocimientos e innovaciones de los propios agricultores puede conllevar a encontrar soluciones aplicadas que miran tanto al pasado como al futuro. A pesar del modelo de asociación positivo resaltado por Wambugu, ¿es cierto que los científicos y los pequeños agricultores siempre resultan buenos socios? ¿Quién definirá las reglas de su relación? Prakash-Mani reconoce el costo de la nueva tecnología y el riesgo inherente de las innovaciones como barreras significativas para su adopción. ¿Serán sus recomendaciones para las inversiones tanto del sector privado, como del gobierno, posibles de lograr y/o realistas dentro del clima económico actual y futuro?

comentarios de conocimientos traducionales

Estimados todos de OXFAM.

felcitarles por las  conferencias y debates q se vienen dando mi opinion  el mundo rural  campesina tienes sus conocimientos  ya validadas desde una practica que haber llevado a prueba de error las investigaciones participativas colectivas, sin embargo estos conocimientos son muchas veces apropiadas por los cientificos academicos. Las leyes internacionales deberian darle el peso de estos conocimientos y darle su credito merecido.

hay muchas cosas de estos conocimiento se pierden y siguiran perdiendo, los abuelos por ejemplo tienen muchas conocimientos acumulados  durante su vida institucional.

Un abrazo

Moises Quispe

 

Permalink: http://oxf.am/3dH