Día 10: Nivelar el campo de cultivo, crear opciones

Roger Thurow

Blog mensaje deRoger Thurow

Asesor en política agrícola y alimentaria del Chicago Council on Global Affairs y asesor para la agricultura de la campaña ONE
Comparte esta página: 

No hay que ser dogmático acerca de los métodos agrícolas, se necesitan muchas opciones. Opciones son precisamente de lo que los productores a pequeña escala carecen. En el mejor de los casos, estos productores viven encarcelados en una vida con pocas opciones, las cuales son dramáticas. El mundo rico debe fomentar el acceso igualitario a lo esencial para la agricultura y sobre toda crear opciones. Porque los pequeños productores son indispensables para el futuro de la agricultura.

By Roger Thurow, perodista y asesor del Chicago Council on Global Affairs

Después de dos semanas de intensas opiniones y discusiones, esto queda claro: El futuro de la agricultura debe decidirse en un campo igualitario. Esto significa que todos los productores del mundo deberían tener acceso a los elementos esenciales para sus negocios: semillas y nutrientes para el suelo, financiamiento, mitigación de riesgo, asesoramiento, mercados y comercio. Esto requiere del apoyo imparcial del gobierno. Los países en vía de desarrollo necesitan priorizar y promover la agricultura y el desarrollo rural tan enérgicamente como lo hacen las naciones poderosas y emergentes. Y los países ricos necesitan desechar desigualdades comerciales y políticas que por décadas han inclinado el comercio agrícola mundial a su favor y que han perpetuado el hambre en otras partes.

Como hemos aprendido de los diferentes comentaristas y ensayistas, mucha de esta hambre la sufren los mismos productores, concretamente los productores a pequeña escala de los países en vía de desarrollo quienes son incapaces de producir suficiente alimento para evitar la temporada anual de hambre. Productores agrícolas hambrientos. Eso es ridículo, y vergonzoso, un contrasentido. El futuro de la agricultura debe abolir esta horrible frase.

El objetivo: Crear las condiciones para que todos los agricultores puedan contribuir tanto como sea posible en el proceso, no solo cuánto producen sino también en la calidad nutricional de lo que producen y que todos consumimos, y en la preservación del medio ambiente. En esto estamos todos juntos. Si no lo supimos antes, sin duda deberíamos habernos dado cuenta por los fenómenos climáticos extremos del último par de años: un año hay sequía en el Cuerno de África, el año siguiente tenemos sequías en la parte central de Norteamérica. En Kenia o Kansas, las oraciones de los productores eran las mismas.

“Productores agrícolas hambrientos. Eso es ridículo, y vergonzoso, un contrasentido.”

Nivelar el campo de cultivo daría a todos los agricultores el poder de elegir en las decisiones cruciales que pueden asegurar y mejorar sus medios de vida. Por la gran cantidad de comentarios que han generado los ensayos vemos que existen muchas opciones. De hecho, estas discusiones son valiosas porque nos presentan con una gran variedad de opciones.

Una opción de semillas. Una opción de nutrientes para el suelo. Una opción de financiamiento. Una opción de seguros y otras innovaciones de protección social. Una opción de mercado. Una opción de precios. Una opción de cultivos. Una opción de almacenar o vender. Una opción de comprar tierras. Una opción de tradición. Una opción de tecnología moderna. Una opción de permanecer en sus tierras o trasladarse a la ciudad.

Opción. No seamos dogmaticos, no cerremos opciones, no favorezcamos una opción a exclusión de otras. En Norteamérica y Europa no debemos decidir lo que los agricultores de los países en vías de desarrollo deberían elegir. ¿Sabemos con certeza que una productora a pequeña escala en África con una vaca tiene suficiente material orgánico para su media hectárea? ¿Tan seguros que vamos a negarle la opción de utilizar una pizca de fertilizante por planta, cuando aquella micro-dosis podría acortar el tiempo de hambre y acabar con la desnutrición de sus hijos? ¿Sabemos si una productora necesita los tallos y hojas de su maíz para alimentar su vaca y preparar sus comidas, y además iluminar su hogar, antes de criticarla por no dejarlo todo en sus campos para practicar la agricultura de conservación? ¿Insistiremos en que un productor utilice las semillas almacenadas de la cosecha anterior cuando la experiencia le dice que aquellas semillas tendrán una tasa de germinación más lenta y una menor producción que las semillas recién compradas?

“En la mayoría de los casos, las opciones no son asequibles. En muchos, ni siquiera están disponibles.”

Un productor podría tener solamente una temporada al año para elegir correctamente. Y quizás sólo unas 30 o 40 temporadas en toda su vida. Como sucede hoy, demasiados agricultores, particularmente los productores a pequeña escala de África, no tienen opciones. Por demasiado tiempo han sido considerados demasiado pobres, demasiado apartados, demasiado insignificantes para despertar el interés de nadie, en especial el de la industria agrícola mundial. Ellos no tienen una opción de semillas, o de técnicas de producción, o financiamiento, o de mercado. En la mayoría de los casos, las opciones no son asequibles. En muchos, ni siquiera están disponibles.

Estos agricultores viven una vida de “NI-NI”. Sus cosechas son tan escasas que no permiten NI alimentar a sus familias durante todo el año NI pagar las matrículas escolares de sus hijos. No pueden NI alimentar a sus familias NI proveerlos de medicinas. No pueden NI alimentar a sus familias NI reparar sus casas de barro y palos para resguardarse del frío y protegerse de la lluvia.

En el mejor de los casos, ellos viven vidas de “Ó-Ó”. Enfrentan opciones desgarradoras: Ó alimentar a la familia Ó vender una parte de la cosecha para enviar a sus hijos a la escuela. Ó alimentar a la familia Ó comprar medicina para la malaria. Ó alimentar a la familia, Ó comprar otra vaca, Ó comprar láminas para el techo, Ó comprar más tierra para diversificar los cultivos. No pueden hacer ambas cosas. Tienen que hacer una o la otra.

Lo que aprendí en mi investigación periodística es que el gran deseo de los agricultores es vivir vidas de “Y”. Vidas donde puedan producir una cosecha abundante de alimentos nutricionalmente mejorados para que pueden alimentar a sus familias todo el año Y pagar la escuela de sus hijos Y comprar la medicina para la malaria Y ampliar sus cultivos Y mejorar sus casas Y comprar otra vaca o más gallinas Y comprar más tierra.

“Ofrecer opción debería ser el objetivo del desarrollo.”

Opción. Crear opción, ofrecer opción debería ser el objetivo del desarrollo, especialmente del desarrollo agrícola. La opción es libertad. La opción es liberadora. La opción da autonomía, particularmente para las mujeres en el mundo en vía de desarrollo, quienes tomarían muchas de estas decisiones. La opción es alentadora, especialmente para la juventud y especialmente si ellos pueden ver que la agricultura no es solamente un medio para sobrevivir sino también la forma de prosperar poderosamente. La opción liberara el futuro de la agricultura.

Si los agricultores desean vivir en el mundo del “Y”, todos deberíamos hacerlo. No podemos decidir insistir que desarrollo sea “NI” u “Ó”. Como varios de los analistas han notado, no existe una solución universal. Realmente no hay soluciones mágicas. Necesitamos de la pequeña agricultura y la gran agricultura. Etiopía, por ejemplo, necesita los productores de maíz y trigo en las tierras altas que cultivan miles de hectáreas Y los productores a pequeña escala que solamente poseen una o menos. Necesitamos las antiguas tradiciones de conservación de semillas cuando esas semillas están aún productivas Y nuevas semillas para derrotar las enfermedades, plagas y el cambio climático. Algunos productores pueden optar por lo orgánico y prosperar; otros necesitan fertilizantes para evadir la temporada de hambre y sobrevivir. Necesitamos las técnicas tradicionales Y las modernas. Necesitamos el conocimiento local Y las innovaciones internacionales. No es cuestión de de suelo versus semillas, sino de suelo Y semillas. Es aumentar la producción Y mejorar la calidad. Es agricultura Y nutrición. Es intensificación Y conservación.

“La opción liberara el futuro de la agricultura.”

Para el almacenamiento del alimento el silo es una maravilla que promueve la opción: ¿vender ahora o conservar para después? Pero el otro sentido de la palabra silo, un pensamiento estrecho, limitado, egoísta, oculta la opción.

Crear opciones requiere desarrollar infraestructura; la infraestructura permite acceder a los insumos, transportar los excedentes a regiones de escasez, apoyar mercados eficientes, entregar conocimiento. Esto requiere marcos políticos que fomenten la innovación y la transparencia y la fiscalización. Pero sobre todo requiere que escuchemos y compartamos y cooperemos.

Estas son cosas que pueden nivelar el campo de cultivo y crear igualdad de opción.

Sin embargo, en un aspecto realmente no hay opción: Necesitamos que todos los productores, de todos los lugares, contribuyan todo lo que puedan  si vamos a enfrentar el gran desafío de alimentar bien a cerca de 10 mil millones de personas en el año 2050. En particular, necesitamos a los productores a pequeña escala. Descuidados por tantos años, ahora son ellos los indispensables para el futuro de la agricultura y la alimentación. 

Lee el ensayo: Nivelar el campo de cultivo, crear opciones