Activistas en favor de la Tasa Robin Hood en Malawi. Foto: Robin Hood Tax Campaign
Activistas en favor de la Tasa Robin Hood en Malawi. Foto: Robin Hood Tax Campaign

Tasa Robin Hood: Último obstáculo hacia la meta superado

28 Enero, 2013 | Salud y Educación para todo el Mundo

La semana pasada llegaron estupendas noticias de Bruselas, donde los ministros de Finanzas europeos acordaron permitir que once países de la UE introdujeran un impuesto sobre las operaciones financieras. Un importante salto paso  hacia adelante para la campaña a favor del Tasa Robin Hood.

¿Qué significa?

Como ya os conté en noviembre, la Comisión Europea había dado el visto bueno al «procedimiento de cooperación reforzada », pero aún era necesaria la aprobación del Parlamento Europeo y del Consejo Europeo (en este caso, de los ministros de Finanzas europeos). En diciembre, el Parlamento Europeo votó por una abrumadora mayoría (533 a 91, para ser precisos) a favor del impuesto. La decisión tomada ayer por los ministros de Finanzas en Bruselas era el último obstáculo que impedía que los países pudieran implantar un impuesto común sobre las operaciones financieras.

Ahora, los once países tienen luz verde para implantar dicho impuesto (en palabras del comisario de Fiscalidad de la UE, «un hito en la historia fiscal mundial»). De acuerdo con la propuesta presentada por la Comisión Europea (que propone un diminuto impuesto del 0,1 % sobre las operaciones de acciones y bonos, y del 0,01 % en las operaciones con derivados), gracias al  impuesto sobre las transacciones financieras se podrían recaudar 37.000 millones de euros.

¿Qué lograría esta cantidad de dinero?

El impuesto sobre las transacciones financieras europeo únicamente se convertirá en una tasa Robin Hood si una gran parte de esos ingresos anuales se usa para ayudar a las personas pobres de Europa y otros países, quienes más han sufrido los devastadores efectos de la crisis económica y el cambio climático. El potencial de este impuesto es enorme y las cifras, impactantes:

  • En apenas cuatro segundos, la nueva tasa europea podría financiar la vacunación contra la meningitis de más de diez mil niños y niñas en África.
  • En una sola hora, el impuesto podría recaudar 4,2 millones de euros, suficiente para pagar los salarios anuales de más de 5.000 enseñantes en África.
  • En un día, gracias al nuevo impuesto europeo se podrían obtener 101 millones de euros, suficiente para capacitar a más de 2,5 millones de profesionales sanitarios en los países en desarrollo.
  • En tres semanas, el impuesto podría recaudar dos mil millones de euros, suficientes para invertir los recortes al bienestar infantil y familiar en los países europeos más afectados por la crisis financiera.
  • La asignación de una cuarta parte de los ingresos anuales al Fondo Verde para el Clima garantizaría unos ingresos predecibles anuales de casi diez mil millones para un fondo que actualmente continúa vacío.

Hemos superado el último obstáculo y nos encontramos en la recta final para la campaña de la tasa Robin Hood. Hace una semana los países europeos lanzaron un mensaje que indicaba que el sector financiero debe contribuir a resolver los problemas que han causado. A pesar de algunos informes en los medios de comunicación que afirman que el dinero se utilizará para un fondo de rescate europeo para los bancos, aún no se ha tomado ninguna decisión sobre cómo se gastará el dinero. 

Por eso, ahora más que nunca, necesitamos mantener la presión sobre los gobiernos, para asegurarnos de que el dinero procedente de ese impuesto se dedica a aquello que más se necesita. 

Por eso, si todavía no lo has hecho, es hora de coger un sombrero verde, un par de leotardos... y unirse a los alegres hombres y mujeres del bosque de Sherwood para terminar la labor y lograr el impuesto Robín Hood.

Permalink: http://oxf.am/3Ey