Descubre qué hay tras tu marca favorita

Conor Costello

Blog mensaje deConor Costello

Oxfam Great Britain, Coordinadora de movilización a nivel global
Comparte esta página: 

¿Qué tienen en común Twinings, Toblerone y Tropicana? Lo mismo que Coca Cola, Cheerios y Cadbury, Ovaltine y Oreo, Pringles y Pop tarts. Todas estas marcas pertenecen a las diez empresas alimentarias más grandes del mundo (“las 10 Grandes”), cuyos ingresos conjuntos superan los mil millones de dólares diarios.

En Oxfam, hemos trabajado durante los últimos 18 meses para examinar el funcionamiento de estos gigantes de la alimentación (nombres tan conocidos como Nestlé, Coca Cola, Pepsi y Kellogg). Algunas empresas están más comprometidas que otras, pero, en general, los resultados no son buenos. Sin embargo la buena noticia es que ninguna marca, por grande que sea, puede ignorar la opinión de sus clientes, y aquí es donde tú entras en juego.

Sabemos que al hacer la compra, ya reflexionas sobre los alimentos, así que nuestro propósito no es que te sientas culpable. Queremos que colabores con nosotros para que juntos presionemos a las empresas a las que compramos productos a diario para que hagan mejor las cosas. Hemos creado una tabla de puntuación “Tras la marca” para comparar los resultados que obtienen las diez empresas alimentarias más grandes en asuntos que van desde el agua hasta su impacto sobre los trabajadores y trabajadoras. Los resultados no son buenos, y en aspectos como el apoyo a las mujeres en sus cadenas de suministro todas y cada una de estas empresas fracasan.

Las mujeres que hay detrás del chocolate que comemos

Tres empresas (Nestlé, Mars y Mondelez) compran más del 30 por ciento del cacao mundial. Sin embargo, las mujeres que cultivan y recolectan ese cacao son tratadas de forma injusta.

Se trata de un asunto de gran importancia porque son las mujeres las que normalmente alimentan a sus familias, y miles de ellas están pasando hambre. Y tú, al comprar el chocolate que producen estas empresas, puedes cambiar la manera en la que funcionan.

Durante décadas, estas empresas han situado a las mujeres como elemento central de sus campañas publicitarias, pero han ignorado a las mujeres en las que se apoyan para producir el chocolate. Es hora de que Nestlé, Mars y Mondelez ABRAN LOS OJOS, ESCUCHEN y ACTÚEN.

Pero primero te escucharán a ti. No tienes que dejar de comprar chocolate, pero puedes lograr que las grandes empresas chocolateras dejen de tratar a las mujeres de manera injusta.

Firma la petición ahora y pídeles a estas empresas que actúen.

Si crees que no puedes cambiar el sistema alimentario, piénsalo dos veces. Tienes más poder que cualquiera de las 10 Grandes. Sin ti, sus días de grandeza estarían contados.