Cooperative Entente de Le Bia in Sankro, Ivory Coast in January. Photo: Peter DiCampo/Oxfam
Un hombre toma una muestra de granos de diferentes sacos de cacao para asegurarse de que son del tamaño y volumen apropiados en la cooperativa Entente de Le Bia en Sankro, Costa de Marfil (7 de enero de 2013). Foto: Peter DiCampo/Oxfam

Un panorama desigual: políticas sobre los derechos de los trabajadores

1 Mayo, 2013 | CRECE

Para muchas personas de todo el mundo hoy es el Día Internacional del Trabajador, una oportunidad para celebrar el papel de los trabajadores y los obreros en nuestra sociedad. Por ello, pensamos que era un buen momento para observar más atentamente la puntuación que han obtenido "las 10 grandes" empresas de alimentación y bebidas por sus políticas sobre los derechos de los trabajadores en nuestra tabla de puntuación de empresas de Tras la marca. Tal y como dice Irit Tamir, experto de Oxfam América en el sector privado, “el panorama es variado”.

Algunas de las mejores puntuaciones se obtuvieron en el ámbito de los derechos de los trabajadores.  No obstante, la mala noticia es que dichas puntuaciones aún no se encuentran en la zona verde que corresponde a “bien”. Sinceramente, no existe ninguna buena razón para que fuese así.  Después de todo, y a diferencia de otros temas evaluados en la tabla de puntuación, los problemas a los que se enfrentan los trabajadores  en estas empresas empezaron hace mucho tiempo.  No hay más que recordar La Jungla, de Upton Sinclair, que destacaba la difícil situación de los trabajadores del sector cárnico a principios del siglo XX. Y sin embargo, las empresas no están actuando tan bien como debieran.

Desde una perspectiva metodológica, los indicadores para los "derechos de los trabajadores" eran mucho más fáciles de desarrollar que en algunos de los otros ámbitos analizados en Tras la marca, ya que dichos indicadores se basan en los Convenios de la Organización Internacional del Trabajo y las normas básicas de los derechos humanos, que se aceptaron hace bastante tiempo.

Si bien es posible que las empresas con la puntuación más alta (6 puntos, Coca-Cola, Nestlé, y Unilever) ofrezcan mejores condiciones para sus propios empleados, no han extendido muchos de estos estándares a lo largo de su cadena de suministro.  Este elemento es fundamental, ya que la mano de obra suele ser el bien más preciado que poseen los pequeños productores y las personas sin tierras.

Los trabajadores agrícolas se encuentran entre las personas más pobres de las zonas rurales. Su trabajo es habitualmente temporal, los salarios son bajos, y las condiciones de trabajo pueden ser muy peligrosas.  Hay más mujeres que hombres trabajando en puestos agrícolas remunerados, pero, a pesar de su número, por lo general resultan invisibles para las empresas, los gobiernos y las instituciones internacionales. Sus organizaciones pueden ser frágiles y su acceso a la seguridad social y otras prestaciones es mínima.

Dado que el 75 por ciento de las personas más pobres del mundo vive en zonas rurales, las empresas de alimentación y bebidas pueden tener una notable repercusión en el nivel de vida de los trabajadores de toda su cadena de suministro. Pueden conseguirlo al garantizar el pago de salarios vitales y la reducción al mínimo del trabajo precario. Más importante aún, al respetar la representación de los trabajadores, los convenios colectivos, y los mecanismos de reclamación accesibles y confidenciales, las empresas de alimentación y bebidas garantizarían que todos aquellos que contribuyen a sus beneficios tengan voz en sus medios de vida y, por tanto, en su futuro. 

Ayudemos a crear un futuro más positivo para los trabajadores del sector de la alimentación. Pide a las empresas que hay detrás de tus marcas favoritas que actúen mejor.

Este artículo se publicó inicialmente en el blog de Oxfam América y ha sido traducido del inglés

Permalink: http://oxf.am/UTD