Cuenta atrás para la Cumbre del G8

Adam Musgrave

Blog mensaje deAdam Musgrave

Oxfam International, Activista en temas Salud y Educación
Comparte esta página: 

Estoy haciendo las maletas para irme rumbo a Enniskillen, Irlanda del Norte, con motivo de la Cumbre del G8. 

La reunión anual del “Grupo de los Ocho” –que congrega a algunos de los países más poderosos– siempre atrae a manifestantes y medios de comunicación de todo el mundo, y concluye con una gran declaración y la imprescindible foto de familia.

Este año no será diferente, ya que he sido testigo del espectáculo durante ocho años.  Oxfam estará en Enniskillen para lanzar un mensaje al G8: es hora de ponerle fin al escándalo del hambre en el mundo.

Aunque el G20 pueda haber superado al G8 en espectáculo, este año se le ha concedido mayor importancia a la Cumbre del G8 que en los últimos años, especialmente en Reino Unido, donde tendrá lugar. También ha suscitado el interés de una coalición de más de 200 organizaciones benéficas británicas que han desarrollado una importante campaña contra el hambre llamada IF.

Reino Unido presidirá la Cumbre de 2013 y David Cameron ha anunciado que será “la más ambiciosa hasta la fecha”. Ha prometido abordar los asuntos del G8 en materia de comercio, impuestos y transparencia, que constituyen las tres principales cuestiones que afectan al mundo en la actualidad. Asimismo, se ha comprometido a tomar medidas contra el hambre en el mundo. 

Sin embargo, son solo palabras, la verdadera prueba de ello será lo que los ocho líderes hagan la semana que viene.

Las decisiones que tomen sobre dos cuestiones clave podrían marcar la diferencia en la lucha contra el hambre en el mundo.

La evasión fiscal

La evasión fiscal es un asunto que acapara los titulares de la mayoría de los países del G8, pero se le presta menor atención al impacto que tiene sobre los países en desarrollo.  

Cada año, los países en desarrollo pierden más de 160 mil millones de dólares debido a un solo tipo de evasión fiscal de las empresas, lo que bastaría para erradicar el hambre más de tres veces.

Aunque esto solo es la punta del iceberg, puesto que las empresas más grandes y poderosas del mundo ocultan cientos de miles de millones en paraísos fiscales.

Le pediremos al G8 que trate con más firmeza esta cuestión reformando las reglas que protegen a las empresas y particulares que eluden impuestos en paraísos fiscales para que no puedan esconder capital ni eludir impuestos sin enfrentarse a las consecuencias.

El acaparamiento de tierras

El acaparamiento de tierras es una cuestión que ha pasado desapercibida durante demasiado tiempo. La lucha por la tierra en los países en desarrollo expone a las comunidades vulnerables al riesgo de perder sus hogares, medios de vida y la tierra de la que dependen para alimentarse. Mientras tanto, ya ha llegado el momento de establecer una normativa adecuada para impedir el acaparamiento de tierras.

Las empresas e inversores de los países del G8 han adquirido tierras de los países en desarrollo de un tamaño superior al de Irlanda desde el año 2000. En estas tierras podrían cultivarse alimentos suficientes para alimentar a 96 millones de personas.

El G8 tiene una gran oportunidad de proteger a las personas frente al acaparamiento de tierras aumentando la transparencia de las inversiones en tierras y obligando a sus propias empresas a revelar información sobre cualquier transacción sobre tierras en el que estén involucradas. ¿Aprovecharán esta oportunidad?

Y ahora ¿qué podemos esperar?

Como muestra su propio “Informe de rendición de cuentas”, el G8 no destaca por cumplir sus promesas.

No obstante, durante las últimas semanas, ha habido signos que indican que el G8 avanza en la dirección correcta. La semana pasada, los gobiernos se comprometieron a destinar 4.150 millones de dólares para abordar la malnutrición en un evento especial sobre la nutrición, y esta semana estamos viendo algunos avances sobre impuestos y la transparencia en las industrias extractivas en algunos países del G8.

Sin embargo, todavía nos encontramos muy lejos de un acuerdo del G8 sobre tierras e impuestos que realmente ayude a los países “pobres”.  

En los próximos días el G8 tendrá que cumplir su cometido en un mundo en el que más de mil millones de personas viven en la extrema pobreza y donde una de cada ocho personas se va a la cama con hambre.

Involúcrate

Oxfam seguirá de cerca la Cumbre del G8 compartiendo las últimas noticias, exigiendo una mayor acción por parte de los líderes y seguiremos divirtiéndonos con nuestras famosas cabezas del G8!