Dos años ¡y CRECIENDO!

Alison Woodhead

Blog mensaje por Alison Woodhead

Oxfam International, Responsable de movilización
Comparte esta página: 

Hoy celebramos el segundo aniversario de la campaña CRECE; un buen momento para hacer una pausa y reflexionar. 

CRECE es nuestra contribución a la lucha internacional para arreglar un sistema alimentario roto. Nuestro objetivo –un futuro en el que todas las personas tengamos suficientes alimentos que comer– es ambicioso. Pero tiene que serlo porque el problema es grave ¡y las soluciones necesarias!

Hoy en día, cerca de 900 millones de personas pasan hambre en un planeta que produce comida suficiente para alimentar a todos. El cambio climático, el uso excesivo de los recursos naturales, los residuos, la injusticia y la desigualdad y el crecimiento de la población auguran un futuro precario. Si no buscamos soluciones hoy, ¿qué esperanza podemos tener en el mañana?

CRECE ha decidido abordar algunos de estos complicados problemas, también interrelacionados entre sí. Comenzamos CRECE con una “conversación”, organizando eventos en más de 30 países: con camareros sirviendo ”una mesa para 9.000 millones” en Irlanda; con la ganadora del premio Nobel Rigoberta Menchu debatiendo estas cuestiones en Guatemala; con videos en los que el ex-presidente brasileño Lula da Silva y la estrella de la música africana Angelique Kidjo nos mostraban su apoyo; con el actor, nominado al Oscar, Djimon Hounsou acompañando al relator especial de las Naciones Unidas sobre el Derecho a la Alimentación en el lanzamiento de la campaña en Estados Unidos, etc. 

Pero como no podemos solucionar estos problemas solos, trabajamos con un gran número de grupos de campesinos, de mujeres y de organizaciones de la sociedad civil en todo el mundo. La campaña CRECE está ahora activa en más de 50 países. 

Detener el acaparamiento de tierras

Primeramente, nos centramos en la cuestión de la tierra. Empresas y Gobiernos han estado comprando de manera desenfrenada grandes áreas de terreno en países en desarrollo. ¡Una superficie del tamaño de Londres cada seis días! El resultado: personas que han perdido sus casas y sus tierras de cultivo y de pastoreo, la mayor parte de las veces sin compensación alguna o sin haber sido informados.

Por este motivo, nos aliamos con organizaciones socias para conseguir un acuerdo internacional para mejorar la forma en que los países gestionan los derechos y el acceso a la tierra. El acuerdo fue ratificado en mayo de 2012 por el Comité de Seguridad Alimentaria de las Naciones Unidas. Después abordamos el papel que el Banco Mundial desempeña como inversor en acuerdos que pueden dar lugar a acaparamientos de tierras. Con la ayuda de 50.000 seguidores y de Coldplay, conseguimos que el Banco Mundial reconociera que debe salvaguardar los derechos sobre la tierra en los acuerdos que financia y aceptara llevar a cabo una evaluación independiente del impacto de su trabajo a este respecto. 

Tras la Marca

Hoy día, en el marco de nuestra campaña Tras la marca, es el sector privado quien está en nuestro punto de mira; más concretamente las diez mayores empresas de alimentación y bebidas que, juntas, ganan más de mil millones de dólares al día. Queríamos saber cómo estas empresas, entre las que se incluyen Nestlé, Coca Cola y Unilever, hacen negocios y cómo estos afectan al sistema alimentario. Para ello, realizamos una evaluación de sus políticas sociales y medioambientales y descubrimos que todas las compañías suspendían, algunas mucho más que otras.

Esta Semana Santa, abordamos la vergonzosa manera en que las grandes empresas de chocolate tratan a las mujeres en sus cadenas de suministro. Más de 100.000 personas participaron y se urgió a “las tres grandes” (Nestlé, Mars y Mondelez, que juntas controlan el 40% del mercado del chocolate y compran un tercio del cacao a nivel mundial) a que tomaran medidas. En tan solo unas semanas, las tres empresas declararon que abordarían la cuestión del empoderamiento de las mujeres, investigarían el trato que éstas reciben en sus cadenas de suministro de cacao y firmarían los Principios para el Empoderamiento de la Mujer de las Naciones Unidas. 

CRECE ha tomado forma a nivel mundial en más de 50 países. He aquí un ejemplo: en Tanzania hemos concienciado a las personas sobre el importante papel que juegan las mujeres a través de nuestro proyecto Heroínas de la alimentación, que incluye una competición nacional al estilo Gran Hermano que ha llegado a millones de personas en ese país y que ha inspirado proyectos similares desde Canadá hasta Tayikistán. 

En Guatemala, gracias a nuestra colaboración con organizaciones socias y aliadas, hemos logrado que el Gobierno incremente la financiación para programas para la producción de alimentos del Ministerio de Agricultura. En Pakistán estamos trabajando con familias campesinas y el Gobierno para desarrollar una nueva iniciativa para lograr “hambre cero”. 

En Holanda, hemos logrado que cuatro bancos adopten nuevas normativas para evitar involucrarse en casos de acaparamiento de tierras. En Francia, Alemania y Bélgica hicimos campaña contra los bancos para que abandonasen la perjudicial especulación alimentaria y varios bancos, como BNP Paribas y Credit Agricole, nos escucharon y actuaron al respecto. 

Los precios siguen disparados

Sabemos que el camino para acabar con el hambre y la injusticia en los sistemas alimentarios es muy largo. Los precios de los alimentos siguen siendo muy elevados y volátiles, obligando a las personas más pobres a comprar alimentos más baratos y de peor calidad (echa un vistazo a nuestra reciente investigación en 10 países). Aunque hemos ayudado a llevar los derechos sobre a la tierra a las agendas de los responsables políticos, tenemos que seguir trabajando para asegurarnos de que las acciones se lleven a la práctica. Tenemos que seguir presionando a estas grandes empresas para que actúen con responsabilidad y seguir uniendo nuestras voces a las de otros, pues creemos que ésta es la clave del éxito. 

Controlar el cambio climático

Pero, quizás, el mayor desafío sea hacer frente al impacto del cambio climático y cómo éste afecta a nuestra capacidad de producir alimentos. La escasez de los recursos naturales, el incremento de los fenómenos meteorológicos extremos y la creciente demanda de alimentos provocará que cada vez resulte más difícil para millones de personas pobres y vulnerables tener suficiente qué comer. Los últimos estudios científicos indican que, de continuar así, el cambio climático tendrá efectos catastróficos en el sistema alimentario. El tiempo disponible para rebajar las emisiones de gases de efecto invernadero hasta niveles aceptables es escaso. Por ello, CRECE se centrará a partir del año 2014 en los graves problemas relacionados con cambio climático y la producción de alimentos. 

Únete a CRECE

A través de nuestra campaña Tras la marca hemos impulsado una competición entre las empresas más poderosas para lograr un cambio y, así, seguiremos trabajando de diversas e innovadoras formas en muchos países en todo el mundo. 

Pero necesitamos vuestro apoyo para marcar la diferencia. Los políticos solamente se fijan en lo que está pasando cuando las evidencias vienen acompañadas de números. CRECE es parte de un movimiento creciente y necesitamos que te involucres: con tus propias acciones, presionando a Gobiernos y empresas y uniéndote a nuestro debate global sobre la alimentación. 

Gracias por tu apoyo.

Únete a la campaña CRECE