Refugiados sirios en Líbano: "No estamos solos"

Jane Beesley

Blog mensaje deJane Beesley

Oxfam Great Britain, Oficial de comunicaciones ante emergencias
Comparte esta página: 

"¿Entonces, ahora somos mendigos, mamá?", le preguntan a Sahra sus hijas todos los días. Es casi lo primero que nos cuenta cuando la visitamos a ella y a otras mujeres refugiadas en Shabreeha, en el sur del Líbano. Estas mujeres llegaron al Líbano hace entre cuatro y diez meses.

Sahra, de 35 años, su esposo y sus tres hijas huyeron del conflicto en Siria con tan solo las ropas que llevaban puestas. Unas ropas que ahora están muy desgastadas. "A mis hijas les da vergüenza salir a la calle”, dice Sahra.

Antes de dejar Siria, la familia tuvo que trasladarse de un sitio a otro, dejando sus escasas posesiones en las distintas casas que ocuparon porque no podían llevarlas consigo o porque los combates eran tan cruentos que no tuvieron oportunidad de coger nada. "Fuimos a sitios de los que nunca habíamos oído hablar. Mi familia me llamaba por teléfono y me preguntaba ‘¿Dónde estáis?’ y les decía el sitio y me preguntaban ‘¿Dónde está eso?’, pero no sabía decirles dónde, aun siendo siria". 

Le pregunto a Sahra que contestó a sus hijas cuando le preguntaron si eran mendigos. "Les dije que no estábamos solos. Que mucha gente estaba pasando por esto. Si queremos vivir tenemos que aceptar ayuda de las organizaciones. Su padre no puede encontrar trabajo y tenemos que vivir. Pero les resulta muy difícil”, añade tristemente.

El trabajo es escaso

Para los refugiados sirios, los alimentos son más caros en el Líbano. Los cupones de Oxfam ayudarán a 150.000 personas desplazadas por el conflicto en Siria. Foto: Sam Tarling/Oxfam

La hija mayor de Sahra, de 16 años, ha recibido formación de peluquera y busca trabajo. "Tiene mucha empatía con su padre, que no puede encontrar trabajo y tiene problemas de espalda, una hernia discal. El trabajo que puede hacer es limitado por lo que quiere ser ella quien trabaje.

Ya ha hecho una lista de lo que va a comprar a cada miembro de la familia. Quiere comprarle pantalones nuevos a una de sus hermanas. A la otra quiere comprarle zapatos nuevos, que necesita desesperadamente porque los viejos están muy rotos. A mí me quiere comprar un vestido. También me ha dicho: ‘Mamá, haz una lista de lo que quieres del supermercado y yo iré a comprarlo en cuanto encuentre un trabajo y me paguen’".

Por desgracia, la familia de Sahra no es la única en esta situación. Ya hay más de 490.000 personas refugiadas en Líbano. Mientras algunas viven en apartamentos corrientes, muchas no tienen suficiente para pagar el precio de un alquiler, que se ha duplicado o triplicado en los últimos meses. Muchas personas refugiadas viven en garajes oscuros y húmedos o en endebles casuchas de madera o tiendas de campaña. Cualquier dinero que estas personas logran traer consigo se gasta rápidamente.

Los alimentos, caros

Sahra y las otras mujeres nos cuentan que los alimentos y otros artículos básicos son mucho más caros en Líbano que en Siria. Mientras los habitantes locales y los refugiados de Siria compiten por los escasos empleos disponibles, las posibilidades de que la hija de Sahra consiga empleo son escasas. Las perspectivas son inciertas. Sahra y las demás mujeres creen que a pesar de que lo deseen, no volverán a Siria en mucho tiempo.

La familia de Sahra ha recibido un kit para el invierno (que incluye un colchón, cuatro almohadas y dos mantas) y vales para comida y artículos de higiene. El programa de Oxfam ha recibido apoyo económico del Gobierno de los Países Bajos.

Oxfam hace un llamamiento a los donantes internacionales para que continúen brindado su apoyo a la respuesta humanitaria a la guerra de Siria proporcionando más fondos. El programa de respuesta de Naciones Unidas para la crisis en Siria está financiado solo a un 60%.

Haz un donativo

Oxfam espera llegar a 650.000 personas durante los próximos 12 meses. Sin embargo, nuestra labor tan sólo está financiada a un 23%. Aún necesitamos urgentemente tu apoyo.

>> Haz un donativo para la respuesta de Oxfam ante la crisis de Siria <<

Más información

Crisis en Siria: La situación y el trabajo de Oxfam