El dibujo de Reema, mostrando su casa en Siria
Dibujo de Reema de la casa en la que vivía en Siria con su familia. Tuvo que dejarla atrás, con todo lo que tenía, para huir de la violencia.

Reema, refugiada siria de 12 años: "Mi último día en casa"

6 Julio, 2013 | Conflicto y Desastres

Reema es una niña de doce años que tuvo que huir de su país, Siria, junto a sus padres y sus hermanos. Se refugiaron en el Líbano. Esto ocurrió hace un año.

Reema era una alumna brillante a la que le encantaba estudiar. Pero desde que dejó su país no ha podido volver a la escuela. Le sigue encantando escribir y dibujar y así nos ha contado su trágica historia. Este es uno de sus escritos en el que recuerda "su último día en casa", en Siria.

"Recuerdo mi último día en casa. Volvía andando de la escuela cuando mi corazón se llenó de miedo por el ruido ensordecedor de las bombas explotando. Corrí deprisa por una calle que parecía no tener fin. Corrí a casa a buscar protección entre los brazos de mi madre, junto a mis hermanos. Por fin llegué. El bombardeo cesó por un momento.

Mamá sirvió la comida. Comí y bebí un vaso de agua y me fui a mi habitación con un cuaderno y un bolígrafo. Quería hacer los deberes. Cogí el bolígrafo. Mis dedos temblaban por el miedo y casi se me cae. De pronto, las bombas volvieron a caer. Se me cayó el bolígrafo. Lo recogí y lo agarre con firmeza. El ruido de los misiles era insoportable. Entonces dejé el bolígrafo y el cuaderno y me escondí bajo la mesa. Pensé que me protegería.

"Dejé mi mochila, mi cuaderno y mis lápices"

Tan pronto como alcé la cabeza, escuché a la gente gritar y llorar. Abrí la puerta de mi habitación y corrí hacia mi madre, prácticamente paralizada por el miedo, gritando con todas mis fuerzas: “¡Mamá!, ¡Mamá!”.

Mi madre, mi padre y mis hermanos se acercaron a mí. Llorábamos y gritábamos. Corrimos a la calle, llenos de miedo y sin saber dónde ir. 

Dejé mi casa. Dejé mi mochila, mi cuaderno y mis lápices. No acabé los deberes. Corrí tan rápido como pude, gritando a mis hermanos: “¡Daos prisa! ¡Vamos!”, con los ojos llenos de lágrimas y el recuerdo de mi casa y de mi habitación en mi corazón.

Poco a poco nuestra casa, los granados, los limoneros y el jazmín de nuestro jardín se iban desvaneciendo. La casa de mi vecino, la de mi abuelo, la de mis amigas...todas se desvanecieron.

Dios, ¿qué le ha pasado a mi país? Ese día, mi exilio comenzó...

 

Cómo puedes ayudar

Haz un donativo para contribuir a la respuesta de Oxfam y ayudar a las familias de Siria que lo necesitan.

Firma la petición para pedir que empiezen ya las conversaciones de paz y pongan fin al conflicto.

Más información

Blog: Refugiados de Siria: Reema, una chica cuyo rostro nunca veréis

Crisis en Siria: El trabajo de Oxfam

Informe: Siria: sobrepasados por la necesidad: La comunidad internacional fracasa a la hora de abordar la escalada de la crisis humanitaria en Siria

Permalink: http://oxf.am/Usr