Sudán del Sur, un largo camino por recorrer

Ferran Puig

Blog mensaje por Ferran Puig

Intermón Oxfam (Spain), Director de Oxfam en Sudán del Sur
Comparte esta página: 

El pasado martes celebramos el segundo aniversario del que todavía hoy es el país más joven del mundo, Sudán del Sur. El nuevo país llegó a la independencia el 9 de Julio de 2011, después de celebrar un referéndum en enero del mismo año que recibió un apoyo abrumador a la causa de la independencia por parte del 98,83% de los votantes.

Todo por hacer

El país se va construyendo día a día con los pocos recursos disponibles. Se heredó una situación de falta de infraestructuras histórica. Ni durante el periodo de colonización británica ni durante la dominación de Sudán del Norte se hicieron grandes inversiones en el territorio donde aún hoy todo está por hacer: escuelas, hospitales, carreteras, puentes, aeropuertos... todo.

También las leyes están por hacer. La constitución tiene carácter transitorio mientras se trabaja en una versión definitiva y se utilizan los antiguos códigos legales de la época sudanesa- de influencia musulmana- mientras se desarrollan los nuevos códigos adaptados a la cultura del nuevo país.

Sin embargo, dos años después de la independencia, la mayoría de la población sigue sin beneficiarse del estado propio y la paz no es todavía una realidad para todo el territorio. Se calcula que unos dos millones de personas no tienen suficientes alimentos para todo el año, de los cuales 170.000 son refugiados procedentes de Sudán, 160.000 desplazados por conflictos internos y el resto víctimas de una agricultura rudimentaria propia de la prehistoria. En la mayoría de los indicadores de pobreza Sudán del Sur se encuentra entre los peor calificados del mundo.

Relaciones inestables con el vecino del norte

Las relaciones entre Sudán y Sudán del Sur ha ido subiendo y bajando durante estos dos años. Aspectos muy relevantes para la convivencia de los dos países no quedaron convenientemente definidos en el momento de la independencia abriendo la puerta a numerosos conflictos. Es el caso de la definición precisa de las fronteras, el estatus de la región de Abiey (muy rica en petróleo y que debe celebrar su propio referendo para decidir si se queda en el Norte o en el Sur) y el precio por el transporte del petróleo de Sudán del Sur que atraviesa por oleoducto todo el Sudán para ser refinado y posteriormente exportado por el Mar Rojo.

Fruto de uno de estos desencuentros Norte-Sur, Sudán del Sur decidió cortar completamente su producción de petróleo, que representaba en ese momento el 98% de los ingresos del país, en enero de 2012. El impacto fue devastador en Sudán del Sur, pero también perjudicaba enormemente al vecino del norte, desestabilizándolo políticamente y creándole grandes problemas económicos. El Sur ha resistido este año con drásticas medidas de reducción de presupuesto y mucho apoyo económico extranjero. La voluntad de la población de seguir construyendo este nuevo proyecto ha hecho que el país superara también este trance, algo que pocos pensaban fuera posible.

El petróleo vuelve a fluir los de marzo de este año pero ahora es el norte el que amenaza con cortar el oleoducto el 7 de agosto si Sudán del Sur no retira el apoyo a milicias que operan en Sudán.

Servicios sociales básicos en extremo peligro

Pero más allá de esta épica de supervivencia y voluntad de ser, el nuevo Estado precisa de apoyo urgente de los donantes para continuar existiendo y mantener los servicios básicos que provee a sus habitantes, para poder pagar a los maestros y médicos que, muchos o pocos , ayudan en estos momentos en la población.

La conferencia internacional de donantes que tuvo lugar en Washington en abril aportó muy buenas noticias en este sentido. Se establecieron los protocolos para canalizar ayudas internacionales bilaterales por el apoyo a los servicios básicos, especialmente sanidad y educación, a través del Estado estableciendo los necesarios mecanismos de control.

Desde Oxfam contribuimos en pequeña medida a la construcción de este país promoviendo la implantación de "modernas" técnicas agrícolas en áreas remotas, desarrollando grupos de agricultores, colaborando con grupos de mujeres para diversificar su producción y facilitando el acceso al agua de calidad a comunidades rurales para reducir el riesgo de enfermedades.

Más información

Crisis en Sudán y Sudán del Sur

El trabajo de Oxfam en Sudán del Sur

Blog : ¿Feliz? cumpleaños, Sudán del Sur (publicado en 3.500 millones, El País)