Las hermanas Mondejar recogiendo agua

Tifón en Filipinas: en busca de agua potable para beber

13 Noviembre, 2013 | Conflicto y Desastres

Este es el informe que ha enviado el equipo de evaluación temprana de Oxfam desde la isla de Cebu, Filipinas.

Estas son las hermanas Mondejar: Nelia, Sarah Jane y Rizza Mae. Tienen 10 , 8 y 5 años respectivamente. Junto a ellas, está su amigo, Jennylyn Pepito, de 6 años. Todos ellos se encuentran en una de las aulas de la Escuela Nacional Superior de Daanbantayan, que actualmente está habilitada como centro de evacuación para 160 familias en la isla de Cebú.

El equipo de evaluación de Oxfam se topó con ellos mientras cruzaban la calle de regreso al centro de evacuación. Llevaban un galón de agua cada uno. Rizza Mae, la pequeña, se queda atrás, apenas puede seguir a sus hermanas mayores. Ellas son las encargadas de ir a buscar agua para sus madres, que se encargan de cocinar.

Sin electricidad para accionar las tuberías

 Tata Abella-Bolo/OxfamLos seguí en su camino de regreso después de vaciar sus galones en un cubo fuera de su habitación ", explica un miembro del equipo de evaluación de Oxfam. "Cruzaron la calle, haciendo su camino entre las casas para llegar a un pozo en una de las casas de más atrás.

Allí conocí Nanay Teófila Meléndez, de 82 años y propietaria del pozo. Ella me dijo que a partir de las dos y hasta tarde por la noche, e incluso de madrugada, la gente del centro de evacuación podrían ir en busca de agua. Me dijo que solo la usaban para lavar ya que se mezcla con el agua salada. Sin embargo, sin electricidad para hacer fucnionar las tuberías de agua, ahora no les queda más remedio que utilizarla también para beber. Nanay Teófila dijo que ellos la hierven antes de utilizarla para el consumo.

Bebiendo agua salada

 Tata Abella-Bolo/Oxfam"Mientras charlo con Nanay Teófila, veo a los niños seguir, felices, con su tarea. Nelia, siendo la mayor y más alta, se encarga de sacar agua del pozo. A continuación, llenan cada galón. Cuando los 4 están llenos, cada niña coge uno y empiezan su regreso.

Pregunté a las chicas con qué frecuencia van a buscar agua al día y todas me respondieron: "Napu!", que significa diez veces en cebuano. Me explicaron que van a buscar agua por la mañana, durante el almuerzo y luego también por la tarde. Cuando les pregunté si, como Nanay Teófila, también hervían el agua para beber, su madre y otras mujeres del centro respondieron que ya no se molestan en hacerlo. Me dijeron que sólo tienen combustible para cocer alimentos y que cuando tienen sed, beben el agua tal como está. Cuando señalé que es, en parte, salada, todos respondieron que apenas tienen elección, dada su situación.

Entre otras medidas para prevenir la propagación de enfermedades a raíz del tifón Haiyan, Oxfam está enviando equipos de tratamiento de agua desde Manila a las zonas afectadas para convertir el agua en apta para el consumo.


Más información

Haz un donativo para la ayuda de emergencia de Oxfam a los afectados por el tifón Haiyan

Lee el blog:  Emotivo discurso del embajador de Filipinas: un poderoso alegato para luchar contra el cambio climático

Permalink: http://oxf.am/woV