Pequeño puesto improvisado con árboles de Navidad, un Santa Claus y decoraciones festivas colgadas en la parte delantera.

Navidades en Filipinas después del Typhoon Haiyan: levantarse y ponerse de pie

23 Diciembre, 2013 | Conflicto y Desastres

En la isla de Bantayan, en Cebú del Norte, encuentro un ukelele casero. Cuando empiezo a tocarlo, el grupo de gente a mi alrededor se pone a cantar “We wish you a merry Christmas’". No estoy segura de quién es la más sorprendida. La Navidad se celebra a lo grande en Filipinas. En la ciudad de Cebú hay un letrero que pone 'Las doce semanas de Navidad'. Y no bromean. La Navidad es generalmente la mayor festividad del año, pero este no es un año normal.

Destruction in Santa Cruz, south of TaclobanEn Santa Cruz, al sur de Taclobán, algunos edificios se mantienen de pie. Los cocoteros, que en su día fueron arrancados o partidos por la mitad a causa de la fuerza del viento, aún yacen en el suelo Cuando llegó el tifón y el posterior tsunami, un centenar de personas se congregaron en la pequeña habitación de arriba de un edificio comunitario.

Otros sobrevivieron porque ya habían dejado el pueblo o lograron aferrarse a los árboles que resistieron la embestida. Sus brazos envolvieron firmemente los troncos. A medida que la marea se precipitó sobre ellos se gritaban el uno al otro para subir más arriba del árbol, unir sus manos y no soltarse. No sé cómo sobrevivieron. Al menos 300 personas perdieron la vida. Mucha gente perdió su hogar, sus pertenencias y sus medios de subsistencia

Ahora, en tiendas de campaña, las pocas pertenencias que la mayoría tiene son los artículos básicos provenientes de las distribuciones de ayuda - alimentos, kits de higiene, colchonetas, bidones, utensilios de cocina-. Caminando a través de lo que parece un lugar de demolición, me sorprendió ver un pequeño puesto improvisado con un gran Santa Claus, árboles de Navidad y decoraciones festivas colgadas a lo largo de la parte delantera. Parece la gruta de Santa. "Encontramos estos adornos navideños en los escombros, así que los lavamos y los pusimos arriba", explica Rowen, de 25 años. "Queríamos celebrar la Navidad de alguna manera."

Una Navidades diferentes

Rowen, al igual que todas las personas con las que hablo, comenta " las celebraciones de Navidad de este año serán diferentes a las de otros años. Estamos contentos porque hemos sobrevivido pero tristes porque otros no lo han hecho. Vamos a celebrar la Navidad, pero, este año, de una manera sencilla.” La mayoría de la gente está agradecida por " la suerte " que ha tenido. Con frecuencia escucho 'Vamos a celebrar la Navidad de una manera tranquila este año, pero compartiremos nuestra buena fortuna con los demás." Normalmente hay un montón de fiestas, mucha comida y se gasta una gran cantidad de dinero. 

Uno de los conductores de Oxfam me explica que muchas personas en toda Filipinas han decidido no organizarán fiestas para no gastar tanto dinero, en cambio enviarán lo que han ahorrado para apoyar a las personas afectadas por el tifón Haiyan. Otro conductor me dice que 'algo así realmente te hace apreciar lo que importa en la vida. Esto es lo que voy a estar celebrando y agradeciendo esta Navidad." Los dos hombres son de Taclobán.

Levantarse, ponerse de pie

 'Roofless, homeless; but not hopeless – bangon Caldgcog'

Una y otra vez veo dos palabras escritas como grafitis sobre los restos de las paredes y los edificios o deliberadamente escritas en carteles: "Bangon" y "Tindog" que significan "levantarse" y "ponerese de pie". Creo que estas dos frases resumen el espíritu de la gente. Esta Navidad, en Filipinas, especialmente en las zonas devastadas por el tifón, la gente estará levantándose y poniéndose de pie decidida a apoyar a sus vecinos y sus comunidades para recuperarse de uno de los peores desastres que han azotado el país. Pero el tamaño de la devastación es muy grande. Para una recuperación a largo plazo las personas, las comunidades y Filipinas no pueden estar solos.

Mucha gente en las Filipinas pasará esta Navidad sin sus seres queridos, sin techo, sin sus hogares, sin trabajo, pero no sin esperanza. 

Este año voy a pasar la Navidad en Taclobán pero, donde quiera que estés, te deseo una Navidad feliz, en paz y segura.

Más información

Lee el informe de Oxfam: El Tifón Haiyan: respuesta y lecciones clave para la recuperación en Filipinas

Mira el vídeo (solo disponible en inglès): Philippines Typhoon Haiyan: Oxfam's take on the first month of response

Tifón Haiyan en Filipinas: la respuesta de Oxfam

Permalink: http://oxf.am/wNQ