Oxfam trabaja con el Programa Mundial de Alimentos para ayudar a distribuir los suministros de comida, Sudán del Sur. Foto: PMA

Los habitantes de Sudán del Sur atrapados de nuevo en la violencia

15 Enero, 2014 | Conflicto y Desastres

Con apenas tres años de vida y cuando, por fin, sus habitantes están empezando a saber lo qué es la paz, el país más reciente del mundo, Sudán del Sur, vuelve a estar inmerso en la violencia extrema. Desde que comenzaron los combates en Juba, la capital, el 15 de diciembre, cerca de 10.000 personas han sido asesinadas y al menos  400.000 más han huido de sus casas.

Oxfam está trabajando con la ONU y otras agencias para ayudar a las familias a conseguir comida, agua potable e instalaciones de saneamiento. Pero la situación  de las personas desplazadas es cada vez más desesperada.

Llegué a Juba el sábado y pasé los dos días siguientes en el campo de Awerial, a unas cuatro horas en coche de la ciudad. A lo largo de la exuberante orilla del río Nilo, el campamento es ahora el refugio de unas 75.000 personas. Al otro lado del río está la ciudad de Bor, donde los enfrentamientos entre las distintas partes del conflicto se suceden desde mediados de diciembre.

Mientras estaba en Awerial, pude oír los bombardeos en el lado de Bor. Ayer la mitad de las personas del campo pudo ver como un helicóptero armado pasaba a lo largo del río y giraba hacia Bor. Dos minutos después se oyeron caer bombas. Es bastante obvio que la gente siente miedo por sus familiares que se han quedado y les preocupa qué se encontrarán al volver, aunque parece que por el momento están a salvo a este lado del río, en Awerial. 

Embarcaciones privadas cobran a las personas desplazadas por cruzar el Nilo desde cualquier lugar entre 100 y 200 SSP por persona (entre 30 y 60 dólares) y eso incluyendo tanto a bebés como a niños más mayores.  Conocí a una familia que había vendido todo su ganado (unas 400 cabezas) para asegurarse de que los 100 miembros de su extensa familia podrían cruzar el río. Cruzarlo es peligroso. Puede tomar todo el día. Los barcos están saturados por lo que hay un gran riesgo de zozobrar  y hay cocodrilos en el agua. He oído hablar de unas diez personas que habían muerto cruzando: varias ahogadas, un niño aplastado por el equipaje y un hombre al ser golpeado por un proyectil o una bomba perdida.

Una vez en el otro lado, la gente tiene que vadear el pesado lodo y esperar encontrar algo de sombra para acampar debajo. De día hace calor, alrededor de 37 grados, y fresco por la noche. Muchas personas sólo tienen colchonetas para el suelo, no un refugio. La gente se acomoda por toda la ladera del río, entre arbustos y árboles.

Esto no es una versión de "campo “. La comunidad de acogida ha refugiado a las personas pero la infraestructura de esta pequeña aldea está saturada. Hay una necesidad urgente de saneamiento. La gente está defecando abiertamente. Oxfam ha identificado la necesidad de cavar 2.000 letrinas para una población de alrededor de 80.000 personas.

Oxfam hace un llamamiento a lograr  una solución rápida y pacífica al conflicto, con la protección de los derechos humanos en el centro del acuerdo.

Haz un donativo: Puedes colaborar con la respuesta humanitaria de Oxfam

Permalink: http://oxf.am/wgW