Hacia un movimiento internacional para hacer frente a la desigualdad

13 Febrero, 2014 | General

El consenso internacional sobre la necesidad de tomar medidas contra la creciente y perniciosa  desigualdad es cada vez mayor:

  • en su informe Perspectivas de la Agenda Mundial 2014, el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) clasifica las cada vez mayores disparidades como el segundo mayor riesgo mundial para los próximos 12 a 18 meses; 
  • el presidente Obama la ha convertido en una cuestión prioritaria para su Administración en 2014; el Papa Francisco ha hecho un llamamiento a los líderes empresariales a "garantizar que la riqueza esté al servicio de la humanidad y no la gobierne”; 
  • Christine Lagarde del FMI afirmó la semana pasada que la desigualdad menoscaba el crecimiento a largo plazo y desperdicia el potencial humano; 
  • el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, ha urgido a la comunidad internacional a abordar las desigualdades entre regiones y dentro de los propios países; 
  • el presidente del Banco Mundial, Jim Kim, ha descrito la grave desigualdad en los ingresos como una mancha en nuestra conciencia colectiva y se comprometió a garantizar que el Banco promueva la prosperidad compartida; 
  • y el reciente informe de Oxfam, publicado justo antes de la celebración del WEF en Davos y en el que revelaba que las 85 personas más ricas del mundo poseen tantas riquezas como los 3.500 millones de personas más pobres, ha captado la atención internacional. 

Tenemos unos objetivos comunes. Ahora lo que necesitamos es un plan de acción también común. 

Cada región y cada nación se encuentran en sus propias circunstancias y no existe una solución única que funcione para todo el mundo. Pero sabemos que en aquellos países en los que se ha logrado reducir con éxito la desigualdad, las políticas fiscales progresivas han sido una importante herramienta que ha permitido a los Gobiernos invertir en una atención sanitaria y una educación de calidad para sus ciudadanos y ciudadanas más pobres. 

La lucha contra los paraísos fiscales

En los últimos 30 años, una red global en expansión de paraísos fiscales ha permitido ocultar enormes riquezas que estimamos  –de forma muy prudente– en 18,5 billones de dólares. Estos billones no sujetos a impuestos implican miles de millones que no se recaudan y que se podrían invertir en combatir la pobreza e impulsar economías.

Esta opaca red también facilita la salida de grandes capitales de los países más pobres. En 2011, cerca de 950.000 millones de dólares salieron de países en vía de desarrollo a través de flujos financieros ilícitos. Se estima que entre 2008 y 2010, el África subsahariana perdió de esta forma una media de 63.400 millones de dólares cada año; casi lo mismo que costaría financiar la brecha económica que separa a 20 países pobres de alcanzar sus Objetivos de Desarrollo del Milenio.  

Al mismo tiempo la carrera por convertirse en jurisdicciones con impuestos bajos  ha contribuido aún más a que haya tasas impositivas –tanto para empresas como para personas– aún más bajas y que benefician a las grandes corporaciones y a los más ricos. Por ejemplo, en Zambia las exportaciones de cobre generaron 10.000 millones de dólares en 2011 y, sin embargo, los ingresos que generaron para el Gobierno fueron de tan sólo 240 millones de dólares. Esto en un país en el que más de dos tercios de la población viven sumidos en la extrema pobreza. 

Tiempo de actuar

El pasado año, en reconocimiento de que para que la prosperidad sea sostenida deben ser compartida de forma más igualitaria, el G20 respaldó un plan para frenar la evasión y elusión  fiscal corporativa. Ahora los líderes deben ponerse manos a la obra.

Se necesitan nuevas normas para detener la evasión y elusión fiscal. Es importante hacer de la reducción de la desigualdad una medida de progreso como lo es el crecimiento del PIB. Invertir en una atención sanitaria y una educación de alta calidad es invertir en productividad y en un mundo más justo.

Más entradas de Winnie Byanyima:

Gobernar para las élites: desigualdad y amenaza para la democracia

Capturing Africa's missing billions and making it work for its people

Permalink: http://oxf.am/wm2