Foto: Un grupo de hombres sacando trozos de árboles de un canal.
Los participantes en un programa de Oxfam limpian un canal en San Miguel, El Salvador, para atenuar futuras inundaciones. Foto: René Figueroa / Oxfam America

El Salvador: El desarrollo pasará por reducir el riesgo de desastres

20 Febrero, 2014 | CRECE, Conflicto y Desastres

El Salvador es considerado uno de los países más vulnerables del mundo.

  • El índice de riesgo climático elaborado por GermanWatch, que analiza los eventos climáticos extremos teniendo en cuenta las víctimas mortales y los daños económicos, ubicó a El Salvador en el primer lugar de vulnerabilidad frente al Cambio Climático en el año 2009, en el 2011 lo situó en el cuarto lugar.
  • El Informe de Evaluación Global sobre La Reducción del Riesgo de Desastres, de la Oficina de las Naciones Unidas para la reducción de Riesgos de Desastres, UNISDR, desde una perspectiva multiamenaza clasifica a los países en cinco categorías de riesgo de acuerdo a su vulnerabilidad económica, situa a nuestro país en el nivel más alto en los mismos años de referencia (2009 y 2011).
  • Mientras el WorldRiskReport 2011, de la Universidad de Naciones Unidas, ONU-EHS, ubica a El Salvador en la décima posición a nivel global en términos de riesgo de desastres.
  • En el 2010, a solicitud del Gobierno de El Salvador, una misión del Sistema de Naciones Unidas realizó una evaluación de la capacidad de respuesta a desastres. En su informe destacó que por su ubicación geográfica y otros factores, El Salvador es susceptible de ser afectado por una variedad de fenómenos naturales y de origen humano que derivan frecuentemente en situaciones de desastre, destaca además que el 88.7 % del territorio se encuentra en riesgo.

Esta realidad, de no ser abordada de manera integral, es capaz de limitar y hasta frenar las oportunidades de desarrollo. La planificación de largo plazo y la construcción de acuerdos de país para el desarrollo pasan por proponer esquemas que permitan gestionar el riesgo y, por lo tanto, reducir el impacto e incrementar la resiliencia.

Veamos un ejemplo ilustrativo de esta dinámica: Desde los Acuerdos de Paz no ha habido una sola administración presidencial que no haya tenido que ajustar sus proyecciones económicas y sociales, así como la inversión pública que las acompaña, como resultado de un terremoto, un huracán o una erupción volcánica, en algunos casos significó la combinación de varios de estos fenómenos.

Frente a estas condiciones que afectan de manera directa la vida de las personas, crece la conciencia en la población sobre la vulnerabilidad y la exposición, es lógico si los salvadoreños y las salvadoreñas vivimos todos los años algún nivel de afectación. Destaca la capacidad desarrollada por muchas comunidades a lo largo de nuestra franja costera para organizarse y planificar su acción frente a eventos recurrentes como inundaciones y lluvias, destaca también la mejora del Sistema Nacional de Protección Civil para atender la población a nivel comunal, municipal, departamental y nacional.

¿Sabías que casi ninguna municipalidad de El Salvador cuenta con un presupesto para la atención, mitigación y prevención de desastres? Piensa y DecideSin embargo, si no queremos ver afectadas de manera permanente nuestras oportunidades de desarrollo, es necesario emprender acciones que se correspondan al tamaño del problema. Las instituciones especializadas y muchas organizaciones de la sociedad civil han venido señalando la necesidad de adecuar el marco legal y de contar con una política nacional de gestión integral de riesgos que oriente estratégicamente la acción en el corto, mediano y largo plazo.

Estas decisiones de política y legislación deben permitir, entre otras medidas:

  • la mejora del conocimiento científico incluyendo la formación de recurso humano especializado,
  • la apuesta por la organización ciudadana en todos sus niveles,
  • el incremento significativo de la inversión pública segura y sostenible y,
  • el fortalecimiento de una entidad rectora capaz de liderar este proceso más allá de un período de gobierno.

Y los salvadoreños y las salvadoreñas ahora debemos pensar ¿Qué país queremos para el futuro?

Más información

Sigue la campaña "Piensa y Decide" en Facebook y Twitter

Tras-tornado: teatro para sensibilizar en El Salvador

El trabajo de Oxfam en El Salvador

Informe: Como los desastres desbaratan el desarrollo (inglés)

Permalink: http://oxf.am/weA