Jose Mourinho y el gol de oro de su vida

Al Kinley

Blog mensaje por Al Kinley

Oxfam Great Britain, Responsable de campañas digitales
Comparte esta página: 

¡Jose Mourinho tiene la oportunidad de marcar el gol de oro de su vida! ¿Está preparado para someter su juego a un plan de cinco pasos para sortear las barreras y marcar un gol contra el hambre?

La nueva función de Jose Mourinho es probablemente la más importante de su vida. Como nuevo Embajador Mundial Contra el Hambre de las Naciones Unidas, tiene la oportunidad de marcar un gol contra el cambio climático, la mayor amenaza de la lucha para erradicar el hambre.

"Apoyar el trabajo del Programa Mundial de Alimentos, que se encuentra en primera línea de la lucha contra el hambre, es una decisión personal sobre una causa que nos preocupa mucho a mi familia y a mí," declaró Mourinho cuando anunció su decisión de asumir este papel en la lucha contra el hambre.

Como uno de los entrenadores de fútbol con más éxito del mundo, Mourinho sabe lo que hace falta para ganar. Sin embargo, ganar la lucha contra el hambre es un desafío enorme. Uno de cada ocho personas en el mundo se acuesta con hambre todos los días, y sin una intervención drástica, millones de personas más correrán la misma suerte. Uno de los mayores adversarios en esta liga es el cambio climático. De hecho, es la mayor amenaza a la que se enfrentará Mourinho durante su labor con el Programa Mundial de Alimentos. Si quiere marca un gol decisivo, Mourinho tendrá que hacer frente al cambio climático, un adversario que podría provocar que en 2050 haya al menos 50 millones de personas más padeciendo hambre. Mourinho sabe bien cómo superar todos los pronósticos y ahora tiene una oportunidad de oro para utilizar su estatus de superestrella  con el objetivo de llamar la atención sobre el hambre en el mundo y el cambio climático. Si quiere que su equipo salga victorioso hay cinco cuestiones principales que debe abordar; 

1) Sacar tarjeta a los problemas y afrontarlos con decisión

Tiene que ser audaz, y afrontar los  problemas con determinación y decisión. Mourinho siempre ha sabido cómo poner a prueba a un equipo ganador. Al trabajar con el Programa Mundial de Alimentos, formará parte de un movimiento increíble para proporcionar alimentos a las personas en situaciones de emergencia, como las afectadas por el cambio climático. Pero es igual de importante evitar que los desastres climáticos hagan que las personas pasen hambre en primer lugar. Mourinho y el Programa Mundial de Alimentos pueden hacerlo pidiendo a las empresas de alimentación y bebidas como General Mills y Kellogg que midan sus emisiones de gases de efecto invernadero y que se comprometan a reducirlas en sus cadenas de suministro. 

Únete a las 30.000 personas que piden a Kellogg y General Mills que detengan el cambio climático que provoca que las personas padezcan hambre

2) Instar a las 10 Grandes empresas de alimentación y bebidas a que dejen de jugar a la defensiva 

Tony el Tigre y el Gigante Verde no están cumpliendo sus promesas para que las personas estén satisfechas. Sus propietarios, Kellogg y General Mills, se abastecen a través de productores y proveedores que destruyen bosques y deterioran las tierras, lo que en última instancia provoca que las comunidades pasen hambre y pierdan sus hogares. Actualmente, un proveedor de alimentos relacionado con estas empresas está siendo procesado por quemar bosques para seguir con su actividad, por lo que cabe la posibilidad de que hayamos consumido alimentos producidos como resultado de la quema. Mourinho debe pedir a las empresas que velen porque sus marcas no jueguen sucio.

3) Aprender de los partidos fuera de casa  

El caso de Indonesia es impactante. Pero Mourinho tiene algo más en lo que pensar. Si visita Liberia, puede conocer a agricultores como Eric Pyne del condado de Sinoe, cuyas tierras se están viendo afectadas por patrones meteorológicos impredecibles y la escasez de lluvia. Además, las tierras de Eric también se verán amenazadas por otro proveedor vinculado a Kellogg y General Mills que podría talar gran parte del bosque local del que Eric depende; esto le crearía problemas a la hora de alimentar a su familia, y empeoraría los efectos del cambio climático.

Kellogg y General Mills son capaces de hacerlo mejor. Deben identificar y publicar sus emisiones de gases de efecto invernadero, y no deberían abastecerse a través de empresas que producen emisiones innecesarias y destruyen los medios de vida locales. Aquí puedes encontrar más información sobre los casos de Indonesia y Liberia.

4) Ayudar a los jugadores

Se puede lograr un progreso: algunas de las empresas analizadas por la campaña de Oxfam Tras la Marca colaboran con el Programa Mundial de Alimentos para mejorar la producción de alimentos. Aunque han avanzado mucho en algunos ámbitos, pueden esforzarse más por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

No obstante, parece que a Kellogg y General Mills no les importa estar a la cola de las 10 Grandes de la alimentación y las bebidas en materia de emisiones. Carecen de planes sólidos para ser más sostenibles y, como resultado, hay agricultores que sufren las consecuencias. Si cambiasen sus métodos y abogasen para que otras empresas siguiesen su ejemplo, podrían ayudar a que toda la industria de la alimentación y las bebidas fuese más sostenible mediante la reducción de las emisiones y su impacto en el hambre. 

5) Todo es cuestión de marcar el gol de la victoria 

Crear controversia de cara a los partidos es la especialidad de Mourinho. Pero aquí no hay árbitro, y el tiempo es oro. El cambio climático ya impide que las personas cultiven alimentos en Liberia, y una empresa relacionada con Kellogg y General Mills está a punto de empeorar la situación con la tala de más árboles.

Necesitamos que tantas personas como sea posible envíen un mensaje claro a estas empresas, pidiéndolas que dejen de contribuir al cambio climático. Juntos, los colaboradores de Oxfam consiguieron que Coca-Cola y PepsiCo se comprometiesen a mostrar tolerancia cero ante el acaparamiento de tierras de las empresas que cultivan sus ingredientes. Si más de 50.000 personas enviamos un correo electrónico a Kellogg y General Mills pidiéndoles que mejoren su conducta, podemos conseguir que ellos también cambien. Cuantos más seamos, mejor. Por eso, necesitamos que Mourinho y tú os suméis a nuestra lucha. 

Actúa ahora

Únete a la campaña Tras la Marca y pide a Kellogg y General Mills que dejen de contribuir al cambio climático.