Búsqueda del agua: responsabilidad de niño. La vida de la población congoleña refugiada en Uganda

Janna Hamilton

Blog mensaje deJanna Hamilton

Oxfam New Zealand, Coordinadora de medios
Comparte esta página: 

Como el conflicto en el este de la República Democrática del Congo se ha agravado en los últimos meses, las personas continúan huyendo hacia la frontera con Uganda. Oxfam está suministrando agua potable y saneamiento en el campo de Rwamwanja, ahora hogar de más de 25.000 personas.

 Niños de Rwamwanja recogiendo agua. Foto: Janna Hamilton/Oxfam

Bajo el calor del sol de mediodía, Inocencio, 5 años de edad, se tambalea mientras camina por la carretera bajo el peso de un bidón lleno.

Él y su grupo de jóvenes amigos habían salido a las 7 de la mañana a buscar agua. Cinco horas más tarde, el grupo vuelve con un poco de agua a sus tiendas. El agua será utilizada por sus familias para cocinar, bañarse y lavar durante ese día.

Francise, de seis años, dice que no le importa caminar cuatro kilómetros ni llevar el pesado bidón: "Si recogo agua, significa que mi madre podrá cocinarme, así que no importa, pero me gustaría que el grifo estuviera aquí ", agrega señalando el suelo cerca de su tienda.

El campo de Rwamwanja, ahora hogar de más de 25.000 refugiados y refugiadas congoleñas, se extiende sobre más de 80 kilómetros cuadrados en terreno montañoso, y muchas familias se asentaron lejos de las fuentes de agua existentes. Inocencio y sus amigos no han tenido más remedio que recoger de la bomba de agua que pertenece a la comunidad de acogida en Rwamwanja.

Crecen las tensiones por el acceso al agua

El ingeniero de agua y saneamiento de Oxfam, Evarest Ochola, dice que la tensión está creciendo al mismo tiempo que más personas están viendo limitado su acceso a agua limpia y segura. 

Nyirahabimana, 47 años, cuenta que le disparon mientras recogía agua en la bomba cercana al campo y que tuvo que esperar que la gente de la comunidad de acogida llenará primero sus bidones.

A pesar de lo anterior, Nyirahabimana dice que su principal preocupación es la higiene. Y apunta a un hoyo ubicado a unos pocos metros de la tienda que comparte con su marido y su hijo de 11 años. 

“Nuestra letrina es insegura. Yo sé que es insalubre, pero no tenemos nada más.”

El trabajo de Oxfam 

  • Oxfam está perforando nuevos pozos y construyendo nuevas bombas de agua en el campo. Pronto el acesso al agua potable estará a poca distancia de las familias refugiadas. 
  • Mientras tanto, se han distribuido 90.000 tabletas para purificar el agua y barras de jabón. para asegurar el contro de epidemis. Se controla constantemente que el agua sea segura para beber. 
  • Oxfam también está formando a integrantes de la comunidad refugiada en promoción de la salud y la mantención de los puntos de agua, también está entregando posibilidad de trabajo a las personas refugiadas que participan en la construcción de letrinas. 

Con el acceso al agua más cercano, las mujeres y los niños y niñas dedicarán menos tiempo a la recogida de agua. Con el aumento de los pozos y puntos de agua cerca del campo, se evitarán los conflictos con la comunidad de acogida. Y cuando las personas refugiadas puedan volver a casa, éstos quedarán para la población local. 

Más información

Fotos: El trabajo de Oxfam en la RDC

El conflicto en la República Democrática del Congo