Dentro de un campo de refugiados en Burkina Faso (3): "¿Qué será de nuestros estudios?"

Yaye Fatou Marone

Blog mensaje deYaye Fatou Marone

Oxfam Great Britain, Encargada de información y comunicación para África Occidental
Comparte esta página: 

El conflicto en el norte de Malí ha empujado a miles de personas a refugiarse en los países vecinos. Desde 21 al 23 de agosto Yaye Fatou Marone, responsable de la información y la comunicación para Oxfam en África Occidental, visitó varios campamentos de refugiados de Malí en Burkina Faso, para entender mejor su situación y para representar mejor sus intereses. Ella relata sus encuentros con mujeres, niños, niñas y hombres obligados a dejarlo todo  - casa, trabajo, escuela - en busca de un mínimo de seguridad. Tercera y última parte de una serie de tres artículos.

La población del campo de refugiados de Damba, en Burkina Faso, cuenta con nuestros estudiantes. Hay una escuela primaria con tres salas de clases, en unas tiendas levantadas dentro del campo. El año escolar comenzó en octubre, pero los maestros y maestras organizan cursos de recuperación para los alumnos y alumnas de nivel elemental. 

Pero hay un porcentaje de jóvenes en una situación bastante complicada. Se trata de las y los estudiantes universitarios. Tanto en el campo de Damba como en el de Mentao, una importante parte de los jóvenes tuvieron que abandonar sus estudios para huir del conflicto en el norte de Mali. Aicha Sylla y Elmahtedi Ag Assana forman parte de este grupo.

Elmahtedi era estudiante en Bamako. Él llegó al campo de Damba hace dos semanas para reunirse con sus padres.”Yo ya no puedo estudiar en Mali”, me confía. “Soy estudiante de inglés. He recibido amenazas verbales y esa es la razón por la que me fui. No sé qué debo hacer por mis estudios ahora. Muchos jóvenes en el campo están en la misma situación que yo”.

Aicha Sylla tiene 16 años. Ella es estudiante de Douentza, en la región de Mopti al norte de de Mali. “Debía aprobar mi certificado de estudios este año en marzo o abril, pero no he podido hacerlo. Eso me hace sentir mal. Me han contado que todas mi amigas han aprobado su examen”, me cuenta. “Si tengo posibilidad, me gustaría retomar mi estudios; me gustaría ser periodista. He venido al campo de Mentao con mi mamá y mis hermanas”.

Afortunadamente existen algunas posibilidades de que algunos jóvenes puedan continuar sus estudios en Ouagadougou, en Bukina Faso, o en otros países de la región. Sería una gran oportunidad para estos jóvenes que están en los campos y que aspiran a tener un futuro mejor.  

La esperanza de reconstruir una vida

Tener un futuro mejor es en definitiva el sueño de Bintou Walet Mohamed Ali, una estudiante de 21 años, que cursaba su primer año en una universidad de Bamako. Bintou viven en el campo de Mentao con su madre, sus hermanas y hermanos, tíos, tías, sobrinos y sobrinas. “Llegamos a Mentao el 3 de febrero de 2012”, me explica. Conocí a Bintou el primer día de nuestra visita en el campo de Mentao porque ella hacía de intérprete traduciendo del tamasheq (la lengua de los touaregs) al francés y viceversa. Su compromiso por su comunidad me llamó la atención desde el principio de nuestra conversación, identifiqué en ella un perfil de futura mujer líder. Y mi intuición no me falló, ese mismo día descubrí que Bintou era una activista comunitaria en Mentao.

“Yo tenía buenas condiciones de vida, estudiaba, tenía esperanzas, proyectos…. Ahora estoy aquí donde no hay opción de estudiar, no hay esperanza, no hay actividades”, detalla Bintou cuando le pido que me expliqué su historia. “Veo alrededor mío a los niños, niñas y jóvenes con ganas de hacer algo, veo a gente que conocía de antes, que trabajaban en grandes organizaciones y que han perdido sus trabajos, a mujeres que antes tenían actividades económicas florecientes. Veo niños que antes estaban bien cuidados y que ahora andan con los pies descalzos, no tienen escuela ni para comer. Ver todo esto me hace mal”.

"Nuestro primer objetivo: la educación" 

Bintou Walet, estudiante de 21 años.

Dentro del campo, Bintou trabaja con los jóvenes. Ella es la presidenta de la asociación de jóvenes de Mentao Norte. “Hemos creado esta asociación a nuestra llegada. No nos conocíamos.  Nuestro primer objetivo fue la educación. Hemos utilizado los medios que tenemos a nuestra disposición y hemos logrados comprar madera para construir un hanga que será sala de clases, tendrá pizarra, cuadernos, tiza y otros materiales escolares. Hemos localizado a todos los posibles estudiantes que deberían cursar entre primer y sexto año de primaria y hemos realizado tests de evaluación para conocer sus niveles y poder organizarlos”. Luego han sido los propios jóvenes quienes han comenzado a dictar los cursos a los alumnos y alumnas. Faltos de medios, no han podido continuar las clases. Pero han sido las organizaciones presentes dentro del campo quienes han tomado el relevo.

Bintou hace un trabajo de acercamiento comunitario para Oxfam dentro del programa de sensibilización sobre higiene y saneamiento dentro del campo. “Hago puerta a puerta, visitas a domicilio, entrevistas grupales donde sensibilizó a grupos”, explica. 

A la espera de una paz definitiva

Ella alimenta la esperanza de continuar sus estudios, junto a los otros jóvenes refugiados que han tenido que abandonarlos a causa del conflicto en el norte de Mali. La apuesta de Bintou es llegar a hacer estudios en gestión. Perdió a su padre siendo muy joven y quiere trabajar, ganarse la vida y ayudar a su madre. 

Bintou, como todos los jóvenes que he conocido en los campos de refugiados, quiere volver a su hogar siempre y cuando el conflicto se termine y la paz definitiva vuelva al norte de Mali. 

Espero que sus esfuerzos para continuar estudiando se hagan realidad. Estaba muy confiada en que así sería cuando nos separamos. Intercambiamos datos de contacto en caso de que ella viniera a continuar sus estudios en Dakar. Nos prometimos que continuaríamos nuestra conversación.

   

Más información

Crisis alimentaria en el Sahel

El trabajo de Oxfam en Burkina Faso

Blog: Dentro un campo de refugiados en Burkina Faso (1): “La única cosa que importa es estar un lugar seguro”

Blog: Dentro de un campo de refugiados en Burkina Faso (2) : “No quería partir, pero esta vez no hubo más opción”