”Derechos en situaciones de crisis” en 2013: balance de la campaña

En tiempos de crisis, siempre son las personas más pobres las que tienen que luchar más duro para afrontarlo y sobrevivir. Ahí es donde entra Oxfam. Otra vez hemos estado ayudando a gente atrapada en las crisis más grandes del mundo este año. 

Hemos sido testigos del creciente número de desastres naturales como inundaciones, huracanes y ciclones. Y los conflictos alrededor del mundo han vuelto a destrozar las vida de millones de personas, atrapándolas en el círculo vicioso de la violencia y la pobreza. Oxfam trabaja para preservar la seguridad y dignidad de todas las personas en este tipo de crisis. Trabajamos para mejorar sus habilidades para defender sus derechos y para recuperar y reconstruir sus vidas. Ayudamos las personas a fortalecer su resiliencia para soportar golpes inesperados. 

2013 ha sido un año particularmente /especialmente difícil

La guerra en Siria y sus terribles consecuencias sobre su población dominan el panorama humanitario. La respuesta de la comunidad internacional ha sido desigual. La ONU lanzó el mayor llamamiento hasta ahora de más de 6 mil millones de dólares. Sin embargo, el número de refugiados aumenta cada día y las potencias extranjeras siguen proporcionando armas a los combatientes de ambos lados. Oxfam está trabajando en el Líbano y Jordania para llevar asistencia vital a los refugiados, así como proporcionando agua potable a más de 250.000 personas dentro de Siria. También estamos haciendo campaña para conseguir que se destine más y mejor ayuda, cesen las hostilidades y se encuentre una solución política a la crisis (incluyendo el cese del flujo de armas por parte de los países). 

En Filipinas, nuestro equipo en el país ha estado respondiendo desde el primer día desde que el Tifón Haiyan golpeó la costa este. Proporcionamos agua, kits de higiene, semillas y otros materiales a decenas de miles de personas que lo necesitan.

En Yemen, Oxfam sigue desempeñando un papel central en el esfuerzo humanitario para esta “crisis olvidada” de distintas formas, por ejemplo, dando vales para comida, agua y otra ayuda esencial para la población yemení en todo el país.

En la República Democrática del Congo, Oxfam ha sido un actor humanitario vital durante años. 2013 no ha sido una excepción. Hemos proporcionado ayuda a cientos de miles de personas durante décadas de este conflicto.

En Somalia, Oxfam siguió trabajando con socios inspiradores operando en condiciones de extrema dificultad en todo el país, así como en Somalilandia y Puntilandia. 

En Gaza, los cinco años de bloqueo están pasando factura. Este año, el combustible se ha vuelto demasiado caro para muchas familias que viven en la franja, así como para los negocios y autoridades locales. Recientemente, y debido a las intensas lluvias, varias lagunas de aguas pluviales y estaciones de bombeo en toda la ciudad de Gaza se desbordaron, inundando las zonas residenciales. Oxfam ha estado ayudando a la población más vulnerable.

Oxfam ha estado trabajando activamente en Malí y en toda la región del Sahel durante este año pasado, ayudando a cientos de miles de personas afectadas por el reciente conflicto en Malí.

En Haití, cuatro años después del devastador terremoto, Oxfam encabeza el suministro de agua e instalaciones básicas de higiene a la población más pobre de Haití.

Éxitos en campaña

También hemos cosechado numerosos éxitos a través de nuestras campañas. Estos son algunos momentos clave de 2013  para recordar:

Oxfam ha sido un miembro clave de la coalición de la sociedad civil que defendió con éxito un Tratado sobre Comercio de Armas. Este primer tratado internacional para regular el comercio de armas convencionales llegó tras una larga y ardua lucha. El Tratado cuenta ya con más de cien signatarios y cada día más países ratifican este importante texto que realmente puede hacer de nuestro mundo un lugar más seguro.

El equipo de Oxfam en Somalia desempeñó un papel clave para retrasar una decisión del banco británico Barclays de suspender el servicio que permite a los ciudadanos y ciudadanas somalíes que trabajan fuera de su país enviar dinero a familiares en Somalia.  A través de una serie de ruedas de prensa y acciones de incidencia política, Oxfam ayudó a llamar la atención del mundo entero sobre este importante asunto.

Mientras tanto, en la cumnbre del G8 Oxfam trabajó para poner de manifiesto a través de nuestras pantallas de televisión el coste humano del conflicto sirio mediante la organización de un creativo evento en Belfast y de diversas entrevistas, además de la entrega de una petición con más de 100.000 firmas demandando la celebración de unas negociaciones s de paz.

Share this page: