Con feminicidio no hay democracia

La afirmación es tan obvia que resulta impensable que aun hoy todavía existan personas convencidas que podemos cambiar el mundo sin cambiar la más profunda de las injusticias, la violencia que en el nombre de las jerarquías y la biología se comete contra las mujeres y las niñas.

Hace más de 30 años que el movimiento antiviolencia en América Latina ha salido a las calles para denunciar lo innombrable: Tráfico de mujeres, explotación sexual comercial, abuso físico y sexual, acoso callejero, desplazamiento forzado, violencia contra las mujeres en el hogar. A la larga lista de formas de control de las mujeres se sumó, incluso, una palabra que todavía no existe en el diccionario: el feminicidio (o femicidio), que lentamente comienza a incluirse en la mayoría de los códigos penales de la región. Y se suma así a la lista de palabras que hacen doler a la humanidad, o al menos a una parte de ella, porque ¿Cómo explicar que se asesinen mujeres por el solo hecho de serlo? ¿Y cómo, que la mayoría de esos crímenes, sean cometidos por personas – mayormente hombres – que tenían vínculos con las mujeres asesinadas?

Campaña contra la violencia en Bolivia - Hasta que la muerte nos separe. Foto: Oxfam

Mientras haya feminicidio no habrá democracia

El movimiento de mujeres y feministas lleva décadas dando respuesta a estas preguntas. Mientras los cuerpos de las mujeres continúen siendo considerados propiedad y objeto de intercambio, prestigio y poder entre los varones, mientras ese sistema de privilegios llamado patriarcado no se modifique de raíz, mientras se siga expoliando las capacidades de las mujeres, de producción, trabajo y reproducción; el feminicidio continuará. Al fin y al cabo, ningún grupo quiere perder el privilegio de explotar y abusar. Mucho menos, los beneficios que se obtienen de esos privilegios, como el prestigio, la comodidad y el acceso a recursos económicos y simbólicos.

La mitad de estos crímenes contra las mujeres se cometen en América Latina

Según Femicide: a global problem, más de 65 mil mujeres son asesinadas en el mundo todos los años por el solo hecho de ser mujeres. La mitad de esos crímenes se cometen en América Latina. Jamaica, Bahamas, Belice, República Dominicana, Perú, El Salvador, Guatemala, Honduras, Colombia, Bolivia, Venezuela, Brasil, Ecuador, Guyana lideran la lista de la vergüenza.

25 de noviembre, todas las mujeres contra todas las violencias

Este 25 de noviembre, todas las mujeres saldrán una vez más por las calles contra todas las violencias. Todas esas miles – millones – interpelarán a toda una sociedad a la que piden que no se queden en sus casas, ni en silencio, no solo el 25 de noviembre, sino todos los días, porque la erradicación de las violencias contra las mujeres ya no puede ser una agenda exclusiva del feminismo y del movimiento de mujeres. Porque con violencia contra las mujeres no solo tenemos democracias débiles, este 25 de noviembre también decimos: sin feminismo no podremos transformar, de verdad, las desigualdades.

Share this page: