Luchadoras contra el cambio climático

"Quiero lanzar un llamamiento a otros jóvenes para que actúen contra el cambio climático porque sabemos a ciencia cierta que en el futuro nos afectará de forma directa. Si ahora resulta difícil plantar y cultivar, ¿cómo será en las próximas décadas?” - Langing.

Langing es una joven lideresa de Mindanao, en Filipinas, un país que ha sufrido las devastadoras consecuencias de los cada vez más frecuentes fenómenos meteorológicos extremos. Para ella, el cambio climático es una cuestión personal pues tuvo que dejar el colegio cuando, debido una sequía, su familia perdió la cosecha y no pudo pagar las tasas escolares. En realidad, la familia apenas podía alimentarse ya que carecía de otros ingresos. Pero, en lugar de lamentarse, Langing decidió convertirse en activista contra el cambio climático. 

Puede que, mientras lees esto, el cambio climático te parezca una amenaza lejana. Sin embargo, afecta inevitablemente a un ámbito de nuestras vidas del que precisamos para sobrevivir: la alimentación. En un futuro no muy lejano, nuestros hijos no podrán comer alimentos que hoy en día tomamos. 

Sin embargo, las mujeres son nuestra mejor arma para producir alimentos en un mundo en proceso de calentamiento. En los países en desarrollo (1) las mujeres representan el 43% de la mano de obra agrícola y desempeñan un papel vital en la producción y preparación de alimentos en todo el mundo. Sus conocimientos acerca de las semillas, los cultivos, el agua y la gestión de la tierra tienen un valor incalculable. Pero cumplir con la desmedida responsabilidad que asumen de alimentar a sus familias, así como de producir la mayor parte del sustento a nivel mundial, es cada vez más difícil puesto que las estaciones son cada vez más impredecibles.

La producción de alimentos es el principal motivo por el que las mujeres lideran la lucha contra el cambio climático.

Y no solo en los países en desarrollo, donde sus consecuencias son más palpables. Durante las graves inundaciones que azotaron el Reino Unido en 2013, la granja de Liz, como la de muchas otras personas, estuvo sumergida bajo el agua durante casi dos meses.

"Tenemos que aceptar que el clima ha cambiado. Los inviernos son más cálidos y lluviosos. Sufrimos fenómenos meteorológicos extremos como nunca antes. Creo que todo el mundo debe ser consciente de que es una amenaza que no podemos ignorar".

Desde 2013, Liz lucha para proteger a su comunidad frente a futuras inundaciones.

Mientras, en el árida África subsahariana, el cambio climático incrementa la presión a la que se ven sometidos los campesinos. Durante el último siglo, las lluvias se han reducido un 15% en Zimbabue. 

Ipaishe participa en un proyecto de irrigación gestionado por un grupo de mujeres de su comunidad. Trabajan juntas para cultivar a pesar de la disminución en las lluvias. Utilizan su experiencia para promover técnicas de adaptación al cambio climático en todo el país y que, así, los campesinos puedan cultivar alimentos suficientes para alimentarse sin importar las condiciones meteorológicas.

Puedes leer más sobre este proyecto aquí.


Carmen, de Bolivia, es una de las líderes de APARAB, una empresa comunitaria que recibe apoyo de Oxfam y produce cacao originario del Amazonas. La empresa replanta la selva con especies autóctonas y obtiene madera y fruta de forma sostenible. Sin embargo, unas devastadoras inundaciones han golpeado la zona con consecuencias catastróficas. 

"Me entristece porque, aunque nosotras no contribuimos al cambio climático, somos quienes pagamos las consecuencias... Hablo como campesina. Debemos unirnos para presionar a quienes ostentan el poder".

Conoce la inspiradora labor de Carmen a través de este vídeo:

Estos son solo unos pocos ejemplos de la gran contribución que mujeres de todo el mundo hacen a la lucha contra el cambio climático, un problema que nos amenaza a todos sin importar nuestro género. 

En 2015 se tomarán decisiones clave para la lucha contra el cambio climático. Decisiones que nos afectan a todos. En diciembre, responsables políticos de todo el mundo se reunirán en París para establecer un nuevo acuerdo mundial contra el cambio climático. Tienen en sus manos el poder de poner fin a prácticas contaminantes y comenzar a reparar los daños causados. Pero la pregunta es: ¿lo harán? 

Miles de personas ya están presionando a Gobiernos y grandes empresas para que se comprometan a luchar contra el cambio climático. Quienes están en el poder y dictan las leyes que pueden combatirlo deben hacerlo, antes de que sea demasiado tarde. De lo contrario, el cambio climático continuará destruyendo las vidas de las familias más pobres, mientras también el resto sufrimos sus terribles consecuencias. Y de entre los más pobres, son las mujeres y las niñas quienes sufrirán las peores consecuencias.

En palabras de Carmen: "Si quieres algo, puedes conseguirlo. Solo depende de tu propia fortaleza ir y hacerlo. Así que mi mensaje es: organicémonos y hagámoslo juntos. Hablemos y avancemos en una misma dirección".

Por todo nuestro hermoso pero vulnerable mundo, mujeres como Langing, Liz, Ipaishe y Carmen lideran la lucha contra el cambio climático. Unámonos a ellas.
 

No te pierdas el vídeo completo:

Share this page: