Después del Huracán Patricia

“Aquí estamos contando el cuento” dice doña Norma patricia Barajas, vecina del Paraíso, Estado de Colima, y quien perdió su negocio tras la inclemente visita del huracán Patricia. Ella, al igual que sus vecinos y pobladores de la zona, vivieron las horas más angustiantes al ser testigos presenciales del huracán catalogado como el más fuerte de la historia. Y no es para menos, la fuerza con que se aproximaba a la costa pacífica mexicana hacía prever uno de los mayores desastres. “Sentimos como un rugir, era impresionante como se movían los árboles, levantaba los techos y se llevaba todo, estaba furioso”, enfatiza.   

Doña Norma Patricia espera que el gobierno le ayude con una nueva cocina y empezar a trabajar muy pronto. Foto: Oxfam GHLACFoto: Doña Norma Patricia espera que el gobierno le ayude con una nueva cocina y empezar a trabajar muy pronto. (c)  Oxfam GHLAC

Según cifras oficiales más de 40 mil familias afectadas, es el saldo que dejó el paso del huracán Patricia por la costa pacífica mexicana el pasado 23 de octubre. Transcurridas las primeras 36 horas, y con el fin de  hacer una primera valoración de lo sucedido, un primer equipo de Oxfam se traslada a la zona

Aunque a primera vista en el terreno, el huracán no causó los estragos que se esperaban, como lo dijeron luego las autoridades y los medios de comunicación, a medida que fuimos avanzando y llegando a parte de las comunidades afectadas, se pudo evidenciar la ira del huracán: acabó con los cultivos de maíz, coco, chile y plátano, afectando gravemente la seguridad alimentaria de la población, especialmente la rural, los jornaleros quedaron se quedaron sin trabajo y perdieron su ingreso de fin de año; los pescadores de la zona, antes de la llegada de Patricia, se vieron obligados a suspender sus trabajos y guardar sus redes para la pesca mucho antes de la alerta debido al fuerte oleaje, “fue tanta el agua que se hundió la lancha… a principios de enero dicen que podemos volver a trabajar” asegura don José Rosario Quintero, miembro de una cooperativa pesquera de la comunidad El Paraíso y quien depende 100% de la pesca.  

La pesca es la única fuente de ingreso para don José Rosario Quintero y su familia compuesta por cuatro personas. Foto: OxfamFoto: La pesca es la única fuente de ingreso para don José Rosario Quintero y su familia compuesta por cuatro personas. (c) Oxfam GHLAC

No hay duda que la atención en la primera respuesta fue acertada por parte del gobierno. La activación del sistema de alerta temprana, así como la oportuna implementación de un plan de contingencia, permitió que las autoridades y la población se prepararan para enfrentar el fenómeno climático. Ahora bien, luego de esta respuesta ya se inició la segunda fase, la cual requerirá del trabajo constante, rápido y oportuno de todos los sectores y la capacidad para reactivar nuevamente la economía de las poblaciones afectadas y garantizar el cubrimiento de todas sus necesidades. “El agua se nos metió, no pudimos sacar nada, se nos fueron los colchones, los ventiladores, la cama, sólo me quedó un poco de tierra en la casa”, expresó doña María Guadalupe Pineda, tras mostrarnos lo que quedó de su casa en Tecomán, después de la llegada del huracán.

En entrevista con las autoridades locales y personas de la zona, se requiere desde ya la implementación de medidas que minimicen las consecuencias por potenciales brotes de enfermedades y epidemias en la región, especialmente el dengue y el chicungunya. De igual forma también se deben realizar acciones ambientales que impidan el desbordamiento de los ríos y causes que todavía están llenos de escombros, y que ya están ocasionado serios problemas, como es el caso de  la población de Cihuatlán (Norte de México)  en la que parte de su población tuvo que evacuada debido a las fuertes lluvias, que han ocasionado inundaciones en diferentes sectores del municipio.

¿Qué el huracán Patricia fue menos agresivo de lo que esperábamos? Sí lo fue, pero no por eso debemos desconocer la destrucción ocasionó, especialmente en los cultivos y medios de vida de los cuales depende buena parte de la población afectada.

¿Qué funcionó la etapa de información y prevención? Sí funcionó muy bien, ahora viene la etapa de recuperación, de devolverles los medios económicos a los pobladores y garantizar su estabilidad de forma integral.

¿Cómo debemos actuar ahora? Ahora, ya, con proyectos y acciones con los cuales empoderemos nuevamente a las comunidades, les devolvamos la tranquilidad y seguridad, y sientan que nuevamente pueden vivir y convivir en su territorio. 

 

¡Actúa tú también!

Haz un donativo para esta emergencia.

 

Share this page: