¿Has tenido que desalojar tu casa 25 veces?

Algunas personas en Bangladés sí. De hecho, las inundaciones forman parte de su vida cotidiana. Ahora piensa por un momento que estás en su lugar.

Imagina que tienes que hacer frente a las consecuencias cada vez más graves del cambio climático. La calidad del agua que bebes y con la que cocinas se ve afectada por inundaciones, tormentas cada vez más fuertes, precipitaciones imprevisibles y agua salina. Además, sufres enfermedades dermatológicas y, como has perdido el trabajo, no puedes enviar a tus hijos a la escuela. Al mismo tiempo, el precio de los alimentos no deja de subir. Por otra parte, tras la muerte de tu pareja has recibido una ayuda del gobierno, pero ya se te ha acabado.

Porsupuesto, has oído hablar de posibles soluciones que mejorarían tu situación de vulnerabilidad. Por ejemplo, contar con mejores sistemas meteorológicos y de alerta de inundaciones podría ayudar a tu comunidad a prever inundaciones y prepararse ante su llegada. Si las casas y escuelas se construyeran con cimientos elevados no tendríais que reconstruirlas una y otra vez. Si tuvierais sistemas de irrigación más eficientes o variedades de cultivos resistentes a las sequías, vuestro trabajo no sería en vano. Y podrían darse muchos ejemplos más.

Pero todo esto tiene un precio. Tú, que estás en Bangladés, hora tras hora y día tras día te esfuerzas por adaptarte a la situación. Tu gobierno os apoya económicamente a ti y a tu comunidad pero, al tratarse de un país en vías de desarrollo, no puede asumir los gastos en solitario. Necesita el apoyo de otros países que se beneficiaron en mayor medida de un siglo de industrialización y por eso son más ricos que el tuyo.

Por ello, y a pesar del revuelo económico actual, los países ricos responsables de la mayor parte de las emisiones a lo largo de la historia deberían proporcionar el grueso de los recursos necesarios para implementar las soluciones existentes. Ha llegado la hora de que paguen.

10.700 delegados, provenientes de 187 naciones, están reunidos en Poznań tratando de negociar un nuevo tratado sobre el cambio climático. Deberían ponerse de acuerdo para que los países ricos entreguen los recursos suficientes para que puedas adaptarte al cambio climático. De no ser así, tendrás que desalojar tu casa por 26ª vez.

 

Share this page: