¡¿Mil millones de dólares?! Toronto está lista para las cumbres del G8 y G20

Llegué aquí, a Toronto, Canadá, para poner en marcha el trabajo de la campaña de Oxfam en relación a las próximas cumbres del G8 y el G20 que se celebrarán del 25 al 27 de junio. No te lo puedes perder, hemos preparado un montón de cosas.

Primero se reunirá el G8 en lo que se denomina “la cumbre Muskoka”, que durará un día, y seguidamente se reunirá el G20 durante un día y medio en el centro de Toronto. El G8 tiene una apretada agenda con muchos asuntos que tratar, como la salud materna, la seguridad, el terrorismo, etc., mientras que el G20 se centrará en la economía y en la recuperación económica mundial.

Hay activistas y participantes en campañas que están llegando de todas partes del mundo para hacerse oír. Y tú te preguntarás, ¿por qué deberías preocuparte de otra reunión de ejecutivos trajeados?

  1. Promesas, promesas, promesas… Los países ricos han hecho una serie de promesas que deben mantener. Prometieron aportar el 0,7% de su renta nacional bruta en concepto de ayuda, prometieron financiación para combatir la pobreza, prometieron inversiones con las que mejorar la salud materna e infantil, prometieron fondos para luchar contra el cambio climático. Nosotros estamos aquí para sacar a la luz todo lo que se decida detrás de esas puertas y para hacer oír tu voz.
  2. Cambio climático, un tema meramente secundario para el G8. Estas cumbres representan la primera gran ocasión de tratar sobre el cambio climático desde la pasada cumbre de Copenhague, celebrada el pasado mes de diciembre, encuentro en el que no se consiguió llegar a un acuerdo justo, extensivo y vinculante sobre el cambio climático, por lo que el mundo todavía está a la espera del mismo. Por el momento, el presidente de estas cumbres, el Primer Ministro canadiense, Stephen Harper, ha minimizado la importancia del cambio climático. Pero nosotros no estamos de acuerdo, el cambio climático amenaza actualmente a millones de personas pobres en el mundo, por lo que debe estar en cabeza de cartel de cualquier encuentro político. Y uno de los aspectos fundamentales de este rompecabezas climático es garantizar que los que más lo necesitan empiecen a recibir dinero para adaptarse a sus consecuencias.
  3. Al fin y al cabo, ¿cuánto suponen 1.000 millones de dólares? De hecho, en este marco canadiense están aflorando algunas preguntas interesantes sobre cómo se está gastando el dinero y cómo se debería gastar. Canadá va a invertir más de 1.000 millones de dólares en tres días en su dispositivo de seguridad para las cumbres. Lo que es más, la cumbre del G20 del año pasado en Londres supuso 30.000 millones de dólares. Oxfam estima que 1.000 millones de dólares serían una “aportación justa” a los 30.000 millones solicitados para poder poner en marcha el programa de acciones contra el cambio climático en los próximos tres años. Asimismo, Canadá invierte 12.000 millones de dólares al año en subsidios para el sector de los combustibles fósiles, el mismo que ha disparado el cambio climático. ¿Te parece bien todo esto? A nosotros no.
  4. Espera un momento, y ¿por qué no invertir en el futuro? Canadá está totalmente en contra de la adopción de un impuesto Robin Hood (también conocido como impuesto sobre transacciones financieras), una pequeña tasa que se aplicaría sobre los intercambios comerciales y con la que se podrían recaudar cientos de miles de millones de dólares, teniendo como referencia los números expuestos anteriormente, que constituirían un fondo con el que poder combatir la pobreza tanto dentro como fuera del país y contribuir en la lucha contra el cambio climático. ¿Estás de acuerdo? Firma la petición ahora.

Actúa ahora

Visita nuestra página sobre el G8/G20 www.oxfam.org/futuroÚnete a nuestra demanda y pide a los líderes del mundo que cumplan sus promesas: Firma la petición Salud y Educación para todo el Mundo

Share this page: