“Las condiciones no pueden ser peores” – nuevo flujo de población refugiada en Sudán del Sur

En las dos últimas semanas, otras 30.000 personas han llegado al estado del Alto Nilo de Sudán del Sur escapando del conflicto en la región sudanesa del Nilo Azul, sumándose a las decenas de miles que lo han hecho desde finales de 2011. Oxfam ofrece su ayuda en el campo de refugiados de Jamam, en donde la falta de agua ha alcanzado niveles críticosdebido al elevado flujo de personas.

Pauline Ballaman, responsable de emergencias de Oxfam, responde a algunas preguntas acerca de las actividades realizadas en este campo:

¿Cuál es la actual situación en Jamam?

Oxfam ofrece sistemas de abastecimiento de agua y saneamiento por todo el mundo, y aquí las condiciones no pueden ser peores. Actualmente, unas 35.000 personas dependen casi por completo de las agencias de ayuda humanitaria en una de las zonas más remotas y aisladas de África, donde el agua escasea y no es suficiente para satisfacer las necesidades de cultivo..

Por si fuera poco, 30.000 nuevos refugiados han cruzado la frontera del Alto Nilo en las últimas dos semanas, escapando de los nuevos enfrentamientos y bombardeos ocurridos en el Nilo Azul. Además, nos han informado de que unas 20.000 personas más podrían estar en camino. La región ya luchaba por salir adelante incluso antes de este nuevo flujo de personas. Se está habilitando un nuevo campo en Batil, a unos 60 km de Jamam, para acoger este nuevo flujo, en donde Oxfam está llevando a cabo perforaciones en busca de agua.

Las lluvias, que acaban de comenzar, no han hecho más que empeorar la situación. Las lluvias anuales provocan el corte de muchas carreteras en esta región, lo que dificulta la provisión de agua y otro tipo de ayuda de vital importancia. En estas condiciones, y con el aumento de lluvias en las próximas semanas, el campo de refugiados corre el peligro de que se desate un brote de cólera o de que se propaguen otras enfermedades transmitidas por el agua..

¿Tiene acceso las personas refugiadas a suficiente agua, comida y otro tipo de ayuda? 

A pesar de los esfuerzos de Oxfam y otras agencias de ayuda, la gente no dispone de todo lo necesario. El mayor problema lo representa el acceso al agua.  Hay equipos de ingenieros de Oxfam y otras ONG sobre el terreno trabajando en plataformas de perforación para encontrar más agua, pero no es suficiente. Y cada persona que llega pone más de manifiesto la escasez de los recursos. Lo ideal sería que cada persona dispusiera de 15 litros de agua al día, el estándar internacional, pero en este momento la cantidad sólo alcanza los 6,7 litros diarios. No es suficiente. Las madres tienen que elegir entre usar el agua para cocinar o para la higiene personal... es una elección a la que nadie debería enfrentarse.

¿El cólera es una amenaza real?

Las enfermedades son algo habitual en el campo debido, en parte, a la falta de agua. Por ejemplo, el 40% de las personas tratadas en la clínica de Jamam sufren de diarrea. El riesgo de que la situación empeore ahora que han comenzado las lluvias es muy elevado, especialmente entre los niños y niñas y otros colectivos vulnerables, ya que las fuentes de agua suelen contaminarse durante las inundaciones..

El equipo de Oxfam en Jamam trabaja para mitigar este riesgo. Estamos clorando el agua del campo de refugiados, construyendo mejores instalaciones sanitarias (se han construido 505 letrinas hasta el momento) y realizando campañas sanitarias. Muchos de los refugiados provienen de zonas rurales y no están acostumbrados a vivir en un lugar con tanta gente, donde las enfermedades se propagan con facilidad, por eso nuestros asistentes sanitarios les enseñan a reducir los riesgos. También estamos almacenando dispositivos de tratamiento del agua, productos químicos y otro tipo de ayuda en caso de que se produzca un brote.

El mes pasado Oxfam advirtió que 23.000 personas necesitaban ser recolocadas urgentementede Jama a otro lugar ¿Ocurrió finalmente ese traslado?

No, todavía no. Y es crucial que se traslade a esta gente a otro lugar con una fuente de agua más fiable. Si estas 23.000 personas fuesen enviados a otra ubicación, habría suficiente agua para abastecer a las 16.500 restantes con los 15 litros de agua diarios recomendados.

En Doro, otro campo de refugiados situado en el Alto Nilo, había disponibilidad y un suministro de agua adecuado así que 3.000 personas fueron reubicadas allí. Pero justo cuando estaban dando comienzo las operaciones de traslado, se produjo la llegada de unos 30.000 nuevos refugiados al Alto Nilo. Como consecuencia, se desviaron los recursos para atender las necesidades de las personas recién llegadas.

Las lluvias dificultarán casi por completo el traslado de grandes grupos por lo que la posibilidad de reubicar a los refugiados y refugiadas es cada vez más pequeña. Debemos poner todos nuestros esfuerzos para intentar realizar su traslado en el poco tiempo que nos queda.

¿Hay alguna solución para esta crisis?

La ayuda humanitaria es realmente importante para los refugiados y refugiadas, y es crucial que puedan seguir contando con ella a medida que se acerca la época de lluvias. Es más importante que nunca. Pero la ayuda por sí sola no es suficiente. Lo que realmente necesitan es el cese del conflicto y los bombardeos en el Nilo Azul para poder volver a sus casas sin correr ningún riesgo. La gente quiere volver a sus hogares, pero para ello tienen que sentirse seguros.

Más información

Crisis en Sudán y en Sudán del Sur

Share this page: