Encuentro con Julius Arile, de la campaña Armas bajo Control: un mensaje desde Kenia

A tan sólo unos días del inicio la reunión de gobiernos en Nueva York para negociar el Tratado sobre el Comercio de Armas que podría ordenar el flujo descontrolado de armas y municiones; me reuní con un amigo de muchos años de la campaña, Julius Arile, en su casa de Pokot Occidental, en la provincia noroeste de Kenia en el Valle del Rift.

Cuando era joven, Julius estuvo involucrado en violencia armada. Con una AK47 robaba ganado y describe su vida en ese entonces:

“[La vida] era muy difícil. No sabíamos lo que nos esperaba, así que peleábamos y estábamos armados.”

“Un día, los Karamojong (un grupo étnico de Uganda) nos atacaron, peleamos y mi amigo fue asesinado frente a mis ojos. Cuando lo vi morir, huí, y fue cuando me di cuenta de que ‘esto no estaba bien’. La próxima vez podía ser yo, así que dejé las armas.”

Fue en ese momento que Julius decidió convencer a otras personas de dejar las armas y la vía violenta. Dejó su AK47 y se convirtió en activista a favor de la paz y en líder de su comunidad; además se embarcó en una nueva y emocionante vida: se hizo corredor de maratones. En 2006, Julius acudió a las Naciones Unidas en Nueva York para pedirle al entonces Secretario General Ban Ki-moon y a otros líderes que empezaran a trabajar en un tratado sobre el comercio de armas.

De la misma manera que Julius, otras personas han dejado las armas para unirse a la campaña de Control de Armas desde 2006. Sin embargo, los esfuerzos de la gente no serán fructíferos para terminar con los abusos a los derechos humanos, si los gobiernos no actúan para frenar el flujo de armas dentro de las comunidades más pobres y las zonas más conflictivas, a través de la firma de un Tratado efectivo y fortalecido de Comercio de Armas.

En la petición hecha a la ONU, Julius llama a los gobiernos a dar un solo mensaje: apoyar un Tratado de Comercio de Armas que realmente haga la diferencia en las vidas y comunidades como la suya.

Actúa ahora

Firma: ¡Queremos un tratado a prueba de balas!

Más información:

Informe: Un atraco a mano armada: Cómo la falta de regulación del comercio de armas está paralizando el desarrollo

Share this page: