¿Más de la mitad de las mujeres en AL somos "inactivas"?

Intenta por un momento recordar una mujer adulta inactiva, imagínala pasando los días sentada, whatsappeando, viendo tele o dándose aire con un abanico... ¿Te fue fácil?

Debería serlo porque, según los datos la OIT el 51% de las mujeres en América Latina y el Caribe en edad de trabajar son “inactivas”, frente a un 25% de hombres inactivos. Yo intento visualizar alguna mujer inactiva que conozca y no consigo encontrar ninguna… ¿Cómo puede ser que no encuentre ninguna si son más de la mitad de las mujeres adultas de la región?

Busco qué significa “inactiva”  y dice que es aquella población que no es población activa, incluye los siguientes colectivos: personas que realizan tareas del hogar, las que cursan estudios, las jubiladas, las pensionistas, las rentistas y las incapacitadas. Ahora entiendo porque no encontraba en mi imaginario a esa casi mitad de las mujeres latinoamericanas inactivas.

Según la CEPAL el 47% de las mujeres “inactivas” declara que se dedica a labores de cuidado y quehaceres domésticos frente al 1.5% de los hombres “inactivos”. Esas mujeres inactivas son las que crían siete muchachos (los dan de comer, lavan su ropa, los cuidan cuando están enfermos, les quitan los piojos y además les dan amor), y muchas de ellas cuidarán también a sus nietos.

Además, del 49% de las mujeres que las encuestas consideran que sí están buscando trabajo; claro, trabajo remunerado, solo el 46% lo encuentra, es decir, está ocupada (como si las otras no lo estuvieran).

Las políticas de empleo se centran en impulsar la ocupación y en darle buenas capacidades y condiciones a las personas empleadas y por tanto se centran en las personas desocupadas u ocupadas. Es decir solo están pensadas para el 49% las mujeres en edad de trabajar y para el 75% de los hombres en edad de trabajar.

Es increíble que las encuestas sobre el trabajo llamen inactivas a estas mujeres, consideren que estas mujeres no trabajan… Nuestras sociedades desvalorizan de tal manera el trabajo reproductivo o de cuidado que lo denominan INACTIVIDAD. La verdad que es el colmo.

Esto da para llamar a una huelga general de labores de cuidado aunque sólo sea para ver si la vida, o si la economía, ésa que las ignora, puede seguir adelante sin esas mujeres inactivas y sin esas mujeres que realizan triples jornadas ya que tienen la suerte de tener trabajos remunerados además de su trabajo de cuidado.

Al trabajo de cuidado muy a menudo lo llaman amor pero quieren decir…  ¿inactividad?

 

Comparte esta página: