Los principales comerciantes de armas prometen un tratado de comercio de armas global

A finales de octubre, tras años de discusiones y debates en las Naciones Unidas, la gran mayoría de los gobiernos (153 en total) acordaron unos plazos para la creación de un Acuerdo sobre el Comercio de Armas "fuerte y robusto", con los "valores comunes más altos" para controlar las transferencias internacionales de armas convencionales.

La mayoría de los comerciantes de armas más grandes del mundo (incluyendo a los EE.UU., Reino Unido, Francia y Alemania) apoyan ahora el proceso de la ONU. Diecinueve estados se abstuvieron*, pero se espera que participen en el proceso. Zimbabue fue el único estado que votó en contra.

La mayor parte del crédito por este cambio histórico es fruto de la labor de millones de personas de todo el globo que participaron en la campaña Armas bajo Control por un tratado fuerte y robusto que detenga el flujo mortal de armas a través de las fronteras.

El acuerdo conlleva que el Tratado sobre Comercio de Armas se negociará en una serie de reuniones de la ONU, concluyendo en la Conferencia de la ONU en 2012. La resolución también hace hincapié en el tema de las transferencias internacionales de armas que alimentan conflictos armados, el desplazamiento de personas, los abusos a los derechos humanos, al crimen organizado y al terrorismo, todos ellos hechos que constituyen un atentado contra la paz, la seguridad, la integridad y el desarrollo sostenible.

Estos eran todos temas que los participantes en la campaña deseaban incluir. En los próximos dos años, debemos mantener la presión alta para asegurar un tratado fuerte y robusto que pueda salvar vidas.

Nos preocupa el procedimiento previsto para la Conferencia final de la ONU, que podría dar a cada estado el derecho a veto sobre el tratado. Este cambio en las reglas, exigido por los EE.UU., significa que un pequeño número de países escépticos podrían dilapidar todo el proceso cuando está claro que todo el mundo desea un tratado fuerte.

Durante demasiado tiempo, los gobiernos han permitido el flujo de armas sin control, dando lugar a dolor, sufrimiento y muerte en algunas de las regiones más pobres del mundo. Con las cientos de miles de muertes cada año fruto de la violencia armada, las armas que caen en manos de los criminales y violadores de derechos acaban con comunidades y formas de vida. Este cambio para trabajar con seriedad con el objetivo de conseguir un acuerdo debería ayudar a detener este flujo.

* Los estados que se abstuvieron fueron: Arabia Saudí, Bahréin, Bielorrusia, China, Cuba, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, India, Irán, Kuwait, Libia, Nicaragua, Pakistán, Qatar, Rusia, Siria, Sudán, Venezuela y Yemen.

Leer más sobre la Campaña Armas bajo Control de Oxfam.

Comparte esta página: