El equipo de Oxfam en Luonyaker, Sudán, celebra el Día Mundial Humanitario

Abdullah Ampilan es oficial de PHP (Promoción a la Higiene) de Intermón Oxfam. También blogeó en 2008 como trabajador humanitario de Oxfam GB en el Sureste Asiático.

"No sabia que hoy era el Día Mundial Humanitario, porque no tenemos ni radio, ni televisión, ni periódico", dice Jackline Akuol Akol, de 20 años. Trabaja en la sección de Alimentación en nuestro proyecto de Seguridad Alimentaria en Luonyaker en el sur de Sudán. El equipo, compuesto de 38 personas, tanto expatriad@s como personal nacional, nos hemos reunido en una oficina temporal para saludarnos y unirnos a Naciones Unidas en la celebración de la labor humanitaria en todo el mundo.

En 2008, la Asamblea General de Naciones Unidas acordó designar el 19 de agosto de cada año como Día Mundial Humanitario y hacer hincapié en tres puntos principales:

  • llamar la atención sobre las necesidades humanitarias existentes en todo el mundo;
  • explicar -de manera sencilla y visual- en que consiste el trabajo humanitario; y
  • recordar a todas aquellas personas que han perdido la vida en servicio humanitario.

Giir Mou Giir, de 34 años, es uno de nuestros técnicos de Agua y Saneamiento en Luonyaker. A pesar de sus dificultades físicas (le han operado en la rodilla derecha debido a una infección), Giir logra caminar cada día los 6 kilómetros que separan su casa de la oficina. "Recuerdo que durante la guerra civil en mi país, las ONG nos dieron de comer en los campamentos de refugiados. Si no fuera por los humanitarios, hubiéramos sufrido aún más", Giir concluye.

Al igual que Jackline y Giir, todo el resto de las 32 personas que componen el personal nacional de Oxfam en Luonyaker no terminó sus estudios debido a la guerra civil vivida durante 25 años en Sudán. La mayoría de ellos han conseguido acceder a la educación en los campamentos de refugiados de países vecinos como Kenya y Uganda.

Oxfam es la nueva ONG internacional que ha abierto, desde abril de 2010, una base en Gogrial oriental, cerca de la frontera entre el Norte y el Sur de Sudán, desde abril de 2010. En la actualidad, estamos ejecutando proyectos de Seguridad Alimentaria, Agua y Saneamiento y Promoción de la Higiene, financiados por la AECID, ECHO y BSF.

La zona se halla dentro de la selva profunda, sin electricidad ni instalaciones de agua. Nos comunicamos utilizando la radio ya que el teléfono móvil e Internet son un problema. El área es muy llana y ancha, por lo tanto con frecuencia se inunda. Esto hace que los desplazamientos en vehículo para acceder a las zonas de los proyectos sean más difíciles.

A pesar de las muchas limitaciones a las que se enfrenta el personal de Intermón Oxfam en el terreno, Charles Dashe, responsable de la base, sigue sintiéndose muy feliz: "No tenemos fuente de alimentación, no hay instalaciones de comunicación mejores, en definitiva, estamos completamente aislados del resto del mundo. Pero dispongo de personal muy dedicado procedente de las Filipinas, Uganda, Kenia, Nigeria, Pakistán y Sur de Sudán. Gozan de una completa sinergia, aportando diferentes talentos y habilidades al proyecto".

Las crisis humanitarias ocurren en todo el mundo, tanto las causadas por factores humanos como por causas naturales. Los últimos diez años han visto muchas de las crisis más devastadoras del mundo conocidas en la historia.

Los terremotos, las erupciones volcánicas, las inundaciones, los tsunamis, los conflictos internos y las guerras entre las naciones se suceden en casi todas partes. Muchos trabajadores y trabajadoras humanitarios han perdido la vida en nombre del servicio a la humanidad. En la actualidad, aún los humanitari@s se enfrentan a riesgos en su vida para poder prestar asistencia humanitaria a las poblaciones más desfavorecidas.

El equipo Luonyaker quiere recordar el heroísmo de todos los trabajadores y trabajadoras humanitarios en el mundo, especialmente a aquellos que murieron por causa humanitaria.

Comparte esta página: