Haití: Oxfam forma a diferentes equipos locales y les transfiere la gestión del suministro de agua

Oxfam ofrece formación para la gestión del suministro de agua al tiempo que los residentes de campos de refugiados empiezan a pagar por este recurso

Oxfam ha estado trabajando en los campos de refugiados desperdigados por Puerto Príncipe para los cientos de miles de supervivientes del terremoto de Haití y ahora llega el momento de la transición. Durante más de un año, Oxfam ha suministrado agua clorada (79 millones de galones al mes) con la que evitar la propagación de enfermedades al garantizar la provisión de agua potable con la que la gente puede beber y cocinar.

Pero desde mediados de febrero, la organización ha empezado a delegar dicha responsabilidad, igual que la recogida de residuos sólidos, a los comités de los campos formados para velar por la compra de agua, su cloración y la gestión de residuos sólidos. El objetivo no es otro que el de capacitar a las personas para asumir el control de dicho recurso, lo que también implica pagar por su uso.

Antes del terremoto que azotó la isla en 2010, muchas personas pagaban por su agua, cuando el precio medio de una jarra de cinco galones era de 12 centavos de dólar. En el mes de junio del año pasado, el organismo nacional encargado del agua, DINEPA (Direction Nationale de l’Eau Potable et de l’Assainissement), solicitó a los grupos que prestan asistencia, como Oxfam, que procuraran una solución más sostenible para la provisión de agua que su suministro gratuito transportándola en camiones. DINEPA sostiene que si las organizaciones de ayuda continúan suministrando agua gratuitamente, este organismo no conseguirá poner en marcha un sistema para su provisión ininterrumpida.

Respaldando la petición de DINEPA, Oxfam va un paso más allá y se asegurará de que dicha transición implica mayores ventajas para los residentes: los 12 centavos de dólar que se cobraban por cada jarra de cinco galones incluye una tarifa con la que costear la recogida de residuos sólidos dos veces a la semana en los campos en los que trabaja Oxfam.

Oxfam no va a dejar de trabajar en los campos de refugiados, y mientras que las comunidades asumirán la responsabilidad de sus propios servicios de provisión de agua y los sistemas de saneamiento, Oxfam implantará equipos móviles de expertos en agua para controlar y mantener las infraestructuras, como las cañerías y los grifos, garantizando así la calidad de los servicios para los campos. Asimismo, Oxfam continuará retirando los residuos de las letrinas, mientras que los equipos móviles podrán intervenir en caso de que se produzcan nuevos brotes de enfermedades en las zonas donde trabaja la organización.

Durante el reciente brote de cólera, sólo se registraron unos pocos casos de enfermedades mortales transmitidas por el agua en los campamentos donde Oxfam está presente, lo que indica que los esfuerzos por la mejora de la higiene han resultado efectivos.

Más información

El trabajo de Oxfam en Haití

La respuesta de Oxfam ante el brote de cólera en Haití

Comparte esta página: