Mistura: diez días haciendo crecer las cosas buenas

Giovanna Vásquez

Blog mensaje deGiovanna Vásquez

Intermón Oxfam (Spain), Responsable de programa en Perú
Comparte esta página: 

Mistura es una de las ferias gastronómicas más importantes de América Latina; es una fiesta de sabores y diversidades, una celebración de los tesoros que nos regalan la tierra y las campesinos y campesinos que la trabajan, que nos dan de comer y hacen que la deliciosa comida peruana exista. Desde 2009, Oxfam apoya la participación de pequeñas y pequeños productores en esta feria, lo hacemos como parte de una alianza entre chefs y productores, quienes trabajan juntos para promover el desarrollo del campo, el resguardo de la biodiversidad y la revalorización del trabajo campesino. Nuestra meta era contagiar ese espíritu tenaz y luchador a la gente de las ciudades, motivarles a ser parte del poder transformador de la comida. Esta semana, en la IV edición de Mistura, sentimos que lo estamos logrando. 

Estos fueron diez días de trabajo bastante motivadores, los años de esfuerzo para cambiar las ideas y creencias de la población de una ciudad tan grande como Lima, ya están dando frutos. Ahora la gente de las ciudades tiene otra mirada del aporte y trabajo de campesinos y campesinas, les reconoce como pieza vital de la seguridad alimentaria, como generadores de riqueza y merecedores de los beneficios del crecimiento económico que experimenta el país, pero que aún no llega a todas y a todos. 

Hablando el mismo idioma

Cientos de miles de personas se dieron cita en Mistura y nos contaron lo que piensan, lo que sueñan para el futuro. Y es que, como campaña CRECE, nos dimos la tarea de recoger las impresiones, agradecimientos y mensajes de apoyo para nuestra causa: que todas y todos tengamos siempre suficiente para comer. Y la gente aceptó. Cada día se colgaron sus mensajes en un simple árbol hecho de madera reciclada, pero que acabó siendo un árbol de esperanza renovada. "Sigan cautivándonos con sus luchas y logros para que todo el mundo conozca su esfuerzo, héroes anónimos" les decía Manuel Olivas, limeño de 29 años. "Les agradezco por lo que nos brindan y cuiden siempre de la tierra, la Pachamama" les pedía Fortunata De Paz de 49 años y vecina de uno de los distritos más pobres de Lima. Miles de personas dejaron su mensaje y nos da gusto saber que hablamos el mismo idioma. Les preocupa la propiedad de la tierra, la pérdida de semillas, la exclusión de las productoras, el cambio climático, el aumento de los precios de los alimentos. Nos gusta pensar que todas y todos se sumaran a este movimiento que CRECE y que en unión haremos que en Perú las cosas cambien.

Ese cambio lo haremos, entre otras cosas, siguiendo el ejemplo de muchas campesinas y campesinos como Dora Fuentes una productora de Lúcuma de Huarochiri, a quien tuve el honor de entregarle el premio "Rocoto de Oro", un homenaje otorgado por la Sociedad Peruana de Gastronomía. Me siento honrada de haber sido parte de este importante reconocimiento público a su trabajo y esfuerzo, a su rol en el desarrollo de la sociedad peruana. Se premió también a Oscar, productor de frutas de Ucayali, a productores de banano orgánico y a Juan y Pedro dos productores de cacao porcelana de Piura. Todas y todos ellos nos motivan a seguir adelante y su trabajo nos emociona a las peruanas y peruanos, pero támbién a quienes vienen de fuera.

Cocineros famosos rinden homenaje a los pequeños agricultores

¿Quiénes fueron los visitantes más famosos? Sin duda los chefs del G9, los nueve chefs más influyentes del planeta: Ferran Adriá (España), René Redzepi (Dinamarca), Heston Blumenthal (Inglaterra), Michel Bras (Francia), Alex Atala, (Brasil), Massimo Bottura (Italia), Dan Barber (Estados Unidos), Yukio Hattori (Japón) y Gastón Acurio (Perú). Entre conferencias y actos con la prensa, los cocineros sacaron un ratito para saludar a los productores del Gran Mercado, el espacio en que Mistura rinde homenaje a la labor de la pequña producción del Perú. Conocieron sus productos y reconocieron su labor y creatividad; uno de ellos incluso vistió un delantal de la campaña CRECE con la foto impresa de Julio Anco, campesino de los andes que mantiene vivas 270 variedades de papa. 

Sabemos que como Julio hay miles de hombres y mujeres, por ellas y ellos trabajamos cada día. Lo hacemos también por los millones que sirven en sus mesas los platos que vienen de nuestra tierra, porque creemos que la justicia alimentaria es posible y urgente y que debemos cuidar recursos valiosos pero cada día más escasos, como el agua y la tierra.

Esperamos ahora que este esfuerzo de tres años pueda evolucionar, que además de reconocer el trabajo campesino, luchemos juntos -chefs, productores y consumidores- para que esa justicia alimentaria se haga realidad. Sabemos que juntos podemos hacer que las cosas buenas crezcan.

Más información sobre la campaña CRECE