Un manifiesto para acabar con el hambre extrema: ha llegado la hora

Con 13 millones de personas afectadas por la sequía en la región del Cuerno de África, y teniendo en cuenta la declaración de la ONU sugiriendo que 750.000 personas podrían perecer en Somalia durante los próximos meses, es fácil adoptar una posición pesimista sobre lo que está sucediendo. Sin embargo, un grupo de ONG, entre ellas Oxfam, Save the Children y ONE han publicado un manifiesto para acabar con el hambre extrema que detalla una serie de acciones que tanto gobiernos como líderes deberían llevar a cabo para luchar contra las causas de la crisis.

Les estamos pidiendo a los gobiernos que se ocupen de los siguientes asuntos:

  • Una respuesta rápida: la actual crisis del Cuerno de África se predijo con anterioridad pero todos los avisos al respecto fueron completamente ignorados. Estos avisos deben resultar en una puesta en marcha para prevenir que la tragedia que asola la región africana en estos momentos vuelva a repetirse.
  • Apoyar la producción de alimentos a nivel local: apoyar a los pequeños agricultores y ganaderos locales es una de las mejores maneras de protegerse contra las crisis alimentarias y defenderse de los efectos del cambio climático y los elevados precios de los alimentos. Los gobiernos deben asegurarse de que los productores de alimentos a nivel local reciben el apoyo necesario para protegerse ante los efectos medioambientales o relacionados con los aumentos de los precios.
  • Conseguir que los precios de los alimentos sean asequibles: el aumento desproporcionado del precio de los alimentos y el petróleo ha complicado la crisis actual, impidiendo que miles de personas tengan acceso a los alimentos más básicos. Los gobiernos deben crear unas reservas de alimentos de emergencia a disposición de todas aquellas personas que las necesiten, así como limitar el uso de las prohibiciones de exportaciones de alimentos para prevenir las subidas de precio desmesuradas.
  • Proteger a las personas más pobres y vulnerables: millones de personas de todo el mundo viven al límite. Los gobiernos deberían construir redes de seguridad social e invertir adecuadamente en acciones que garanticen que las secciones más pobres de la sociedad puedan disfrutar de los mismos servicios y protección que los más ricos.
  • Reducir el conflicto armado: la violencia es una de las causas principales del hambre generalizada. Los gobiernos deben comprometerse a permitir y proporcionar el acceso de las ayudas humanitarias a las regiones en las que el conflicto está dificultando el desarrollo. También deben utilizar vías diplomáticas sólidas que ayuden a terminar con conflictos y reducir la violencia armada. Si se pusiese en marcha este programa, contaríamos con muchísimas menos personas sufriendo durante las idas y venidas de las sequías, y existe la posibilidad de que podría evitarse alcanzar el nivel de mortalidad que ha forzado a la ONU a declarar oficialmente un estado de “hambre”.

Uniendo la retórica con la acción

Lo más triste de todo es que muchos gobiernos de todo el mundo ya se han comprometido a llevar a cabo varias políticas, marcos de trabajo y pronunciamientos teóricamente dirigidos a tratar estos asuntos. Sin embargo, siempre existe una gran diferencia entre la retórica y la acción. En la región, las iniciativas puestas en marcha tras previas crisis de hambre, que proporcionan ayuda adicional a las personas más vulnerables para que puedan seguir adelante cuando la comida escasea, son prueba de que con acción pueden salvarse miles de vidas. Pero aún seguimos enfrentándonos a un problema enorme en el Cuerno de África.

El pasado sábado, el primer ministro de Kenia, Raila Odinga, se convirtió en el primer líder mundial que apoya el manifiesto para acabar con el hambre extrema. Durante la conferencia de prensa estuvo acompañado por Valerie Amos, directora de la Oficina Para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, Sir Bob Geldof y Michael Elliot representando a la campaña One. Mientras firmaba el manifiesto, Odinga declaró que “No deberíamos dejar que las personas pase hambre, incluso que mueran, por culpa de algo que podía haberse prevenido,” y confirmó su “apoyo sólido e innegable hacia una iniciativa global que podría ayudar a romper el ciclo de sequía y hambre que asola periódicamente el Cuerno de África.” Esperamos que otros gobiernos y cabezas de estado se unan a nosotros y demuestren el liderazgo necesario para romper este ciclo.

Aunque Sir Bob “no está interesado en manifiestos”, denunció el “grotesco horror que está teniendo lugar en el Cuerno de África” y afirmó que es alarmante “que este inmenso problema de carácter humano esté siendo ignorado”. Dentro de este contexto, declaró que la ONU, la UE y la Unión Africana deben atenerse al manifiesto “y ponerse en marcha inmediatamente ya que el precio a pagar para garantizar la seguridad de los ciudadanos de Somalia, Kenia y Etiopía es insignificante.” Queremos que los líderes mundiales apoyen este manifiesto y pongan en marcha los cambios necesarios para garantizar que este nivel de sufrimiento no vuelva a repetirse jamás.

Bájate el manifiesto: Acabemos con el hambre extrema (pdf, 14kb)

Más información sobre la respuesta de Oxfam en el Cuerno de África

Comparte esta página: