Agricultura sostenible: No habrá cambios sin la participación de la mujer

“A veces no nos damos cuenta de las severas consecuencias que pueden tener nuestras acciones en otras partes del mundo”, afirmaba Maria Heubuch, propietaria de una pequeña explotación láctea en Alemania. Las personas que se dedican a la agricultura de todo el mundo están vinculados a través de los mercados y las cadenas de producción, y muchos de ellos y ellas se enfrentan a retos semejantes: sobrevivir frente a la agricultura extensiva.

Maria Heubuch es la presidenta de la organización agraria  Arbeitsgemeinschaft bäuerliche Landwirtschaft (Asociación de pequeños productores) y que aboga por un agricultura sostenible. En enero de 2012, Maria habló para 23.000 manifestantes congregados en Berlín y que reclamaban mejores políticas agrarias para Alemania y Europa.

Las pequeñas explotaciones, fuera de juego

Oxfam Alemania también estuvo presente en dicha manifestación, donde pusimos de manifiesto las premisas de la campaña CRECE e inauguramos nuestra nueva exposición sobre las consecuencias que tienen las acciones de los países del norte a la hora de provocar un mayor índice de pobreza para los del sur. Junto con María, reclamamos unas políticas agrarias más justas para todos y todas. Los grandes productores agrarios consiguen ingentes subvenciones en Europa, mientras que las pequeñas producciones ecológicas se quedan fuera de juego. Dichas subvenciones promocionan la producción láctea y de otros productos agrícolas a unos precios muy por debajo de los costes de producción. Y esto ha tenido unas consecuencias directas, ya que desde 1992 la mitad de las pequeñas y medias explotaciones agrarias de los antaño 15 Estados de la Unión Europea tuvieron que cerrar.

Asimismo, los excedentes se exportan, normalmente a países pobres del sur. Y con esta situación, los pequeños productores no pueden competir ante la caída de los precios en Europa. En la India, el 75% de las explotaciones lácteas pertenecen a pequeños productores, y muchos de entre ellos son mujeres que dependen de los ingresos que generan ordeñando sus vacas. Por tanto, si se destruyen los mercados locales, miles de personas perderían su fuente de ingresos y se verían abocados a la pobreza y a la hambruna.

Mujeres transformando las prácticas agrícolas

Pero esto tiene que cambiar. Y las mujeres deben desempeñar un papel principal a la hora de enmendar el manido sistema de provisión de alimentos.

Maria promociona la adopción de prácticas agrarias orientadas hacia una mayor sostenibilidad, y, más concretamente, ella se centra en la reducción del impacto medioambiental. Su propia explotación láctea es un buen ejemplo de ello: cuenta con una pequeña planta de biocombustible con la que procesa el estiércol de sus 40 vacas. Con ella es capaz de producir cuatro veces la energía necesaria para operar su explotación. “Creo que todos los productores agrarios deberían considerar la posibilidad de mejorar su consumo energético adoptando tecnologías ecológicas para sus explotaciones”.

Maria señalaba que no siempre resulta sencillo para una mujer convencer a otras personas para que cambien sus prácticas. “Es una ardua tarea, y sobre todo para una mujer”, confesaba. “Pero cuando te ganas el respeto de los demás, entonces te prestan atención”. Maria cree que resulta primordial implicar a las mujeres en todos los niveles para reclamar un cambio en las políticas agrarias.

Más información

Día Internacional de la Mujer 2012

Campaña CRECE de Oxfam

Comparte esta página: