¿Qué efecto tendría el Tratado de Comercio de Armas en el conflicto y la crisis alimentaria de Mali?

Millones de personas se han visto afectadas por la cada vez mayor crisis alimentaria, provocada por la sequía, en el Sahel. La crisis se ha agudizado a consecuencia del conflicto en Mali, alimentado por la proliferación de armas procedentes de Libia tras la caída del coronel Gadafi. Más de 200.000 malienses han huido del conflicto que, de enero a marzo de este año, ha afectado a la mayor parte del norte del país. La terrible situación provocada por la sequía y el conflicto muestra la necesidad de llevar a cabo un control efectivo del comercio de armas a nivel internacional. Oxfam ha trabajado durante diez años en el Tratado de Comercio de Armas (TCA) que actualmente se debate en el seno de Naciones Unidas.

¿Cómo ayudaría contar con un TCA? Para empezar, en una situación como la que se vive en Mali, un tratado frenaría el flujo de armas a zonas de conflicto, impulsando las negociaciones a nivel político. La legislación nacional para la implementación del Tratado de Comercio de Armas obligaría a reformar el sector de la seguridad y mejorar el control del poder militar por parte de la población civil, dos áreas clave de una buena gobernanza que contribuya al desarrollo socio-económico.

El TCA proporcionaría unas simples normas que, respetadas a nivel internacional, determinarían si un exportador de armas puede o no venderlas a un posible comprador. Si se considerase que la venta de armas pudiera derivar en la violación de derechos humanos o de la ley humanitaria internacional, o pudiera perjudicar el desarrollo socio-económico del Estado receptor, o provocar o prolongar un conflicto, o que las armas pudieran acabar en manos de un grupo terrorista o en el mercado negro, dicha venta se prohibiría. Esto sería de aplicación a todas las armas y equipamiento convencionales. Aunque los países cuentan con políticas para el control de la exportación a título individual, no existe una regulación a nivel global.

Es probable que si durante los últimos 20 años hubiera habido un TCA en vigor, Libia no habría sido capaz de acumular el cuantioso arsenal de armas que ahora aviva el conflicto en el Sahel. Y, gracias al mecanismo de información y transparencia que se desarrollaría en el marco del Tratado, ahora sabríamos mucho más sobre qué contiene dicho arsenal y dónde ha estado almacenado, lo que habría permitido un mayor control internacional y una contención efectiva de las armas al inicio del conflicto.

Esta es una versión reducida del post original de Martin  (en inglés) Hunger in the Sahel and international arms control: what’s the link?

Más información

Descárgate el informe de Oxfam:  Detalles mortales de necesidad - La importancia de criterios completos y jurídicamente vinculantes para las transferencias de armas

Comparte esta página: