Mistura: soñar, crear y agradecer a la Pachamama

Marisol Medrano, presidenta de la Asociación Nacional de Productores Ecológicos del Perú (ANPE), escribe esta entrada a propósito de la feria gastronómica Mistura que se celebra este fin de semana en Lima. En ella relata los problemas que hoy enfrentan los pequeños y pequeñas agricultoras de Perú, responsables del 60% de la producción  de alimentos del país. Su realidad no se diferencia mucho de la del resto del campesinado mundial.

Este jueves 6 comenzó la feria gastronómica Mistura y con ella una nueva oportunidad para luchar por nuestros derechos y sueños. Sueños como el que la gente de las ciudades valore a quienes producimos los alimentos, pero más importante, que valore la tierra, porque es ella quien nos da los alimentos, nos da la vida.

Más de 300 productores y productoras de todo el país estaremos presentes en esta quinta edición de una feria gastronómica que coloca nuestros productos en vitrina. Cientos de variedades de papas de las más diversas formas y tamaños, quinuas de varios colores, ajíes, maíces, frutos amazónicos, todos ellos en Lima, para que los que vivimos hoy en esta ciudad de más de ocho millones de habitantes podamos disfrutarlos.

Como productora y dirigente de ANPE, es satisfactorio y emocionante a la vez ver los pasadizos del Gran Mercado –desde mi punto de vista, uno de los espacios más interesantes de Mistura— repletos de personas comprando, preguntando por cada producto, saboreando, conociendo. Personas que en Mistura se dan cuenta que no podrían saborear esos ricos platos de la cocina peruana sin nuestra agrobiodiversidad y sin nuestro trabajo campesino. En este reconocimiento, los cocineros han jugado un papel muy importante, apoyando e impulsando la alianza Cocinero – Campesino, y buscando siempre darnos un espacio en este lugar privilegiado que hoy tiene nuestra gastronomía.

Pero cuando acaba Mistura y los reflectores se apagan, los productores y productoras regresamos a nuestras chacras a producir, y los que estamos en las dirigencias, a trabajar duro por conseguir políticas que nos permitan prosperar y crecer, así como vemos que prospera y crece Lima cada año que venimos a Mistura.

Adaptarse al cambio climático

Los pequeños productores y productoras generamos más del 60% de los alimentos que consumen la gente en Perú. Sabemos que somos una pieza clave en el sistema alimentario nacional, pero casi nunca hemos recibido el beneficio –que sí han recibido otros sectores— de ser objeto de políticas estratégicas para impulsar nuestro desarrollo, políticas que, en estos momentos en que enfrentamos una situación de gran vulnerabilidad como consecuencia del cambio climático y otros factores, se hacen más necesarias que nunca.

Como productora de maíz en mi Apurímac natal, por ejemplo, sé que el agua es un problema cada vez más grande. En los últimos años, o llueve demasiado o llueve muy poco, y el patrón de lluvias ha cambiado tanto que aparecen enfermedades, como el poncho rojo, que malogran nuestros cultivos de maíz. Como consecuencia, hoy mi parcela produce la mitad de los alimentos que producía antes.

El cambio climático nos golpea a todos y nos obliga a adaptarnos de manera cada vez más rápida. Con la producción integrada, si falla un producto hay otras opciones, y es con esa lógica que planificamos nuestra siembra. La producción integrada es clave, pero no todos los productores estamos actualmente en este camino. Requerimos de apoyo y políticas adecuadas para enfrentar este problema que, aunque parece hoy que solo nos afecta a los productores, es en realidad un problema de todas las personas. Hay cada vez más programas sociales desde el gobierno, pero se da dinero y no se apoya a los productores a adaptarse al cambio climático.

En mi trabajo como dirigenta, estoy recorriendo el país y me doy cuenta que tengo muchas cosas por aprender. Pero también veo que en muchas de las zonas que visito se está perdiendo la forma orgánica y respetuosa de cultivar y producir y se maltrata la tierra con agroquímicos. Es viendo esta situación que lo más esencial que quiero transmitir desde la ANPE es que debemos retornar a las cosas básicas en el agro, el respeto a las estaciones de la luna, dar gracias a la pachamama.

No podemos matar a quién nos da de comer. Estar agradecido es cuidar y proteger la tierra, nuestros productos y la alimentación de todos. Y Mistura es una excelente oportunidad para que todos recordemos esta esencial verdad.

Más información

Feria gastronómica Mistura

Campaña CRECE de Oxfam

La agricultura a pequeña escala

Comparte esta página: