Los teléfonos móviles ayudan a combatir el cólera en zonas inaccesibles de Somalia

En Somalia, uno de los lugares más complicados y peligrosos para las agencias de cooperación, el conflicto ha hecho que sea difícil llegar a muchas comunidades. Los teléfonos móviles ofrecen una forma novedosa de educar a dichas comunidades haciéndoles llegar información que puede salvar vidas.

En Oxfam, junto con nuestro socio Hijra, hemos iniciado un proyecto piloto para proporcionar información sobre salud pública a las personas mediante teléfonos móviles, programado para que coincida con la temporada punta de aumento de casos de cólera, cuando muchas de las familias desplazadas que habitan en los campamentos abarrotados de Mogadiscio se encuentran en mayor riesgo. A pesar de los múltiples obstáculos que hay en Somalia, existe una buena cobertura de la red de telefonía móvil y los teléfonos son baratos y fáciles de conseguir. Muchos somalíes utilizan los teléfonos para recibir transferencias de sus parientes en el extranjero.

Con este objectivo objetivo, se creó un centro de mensajes en las oficinas de Hijra, con capacidad para enviar 10.000 mensajes por hora, siempre que haya electricidad. Los mensajes se pueden recibir en un teléfono móvil convencional. 10.000 personas participaron y recibieron cinco sesiones de mensajes, en los cuales se les explicaba la prevención y el control del cólera.

Una evaluación reciente de la fase piloto reveló que el impacto más notable se produjo entre los jóvenes, que son los más interesados en utilizar las nuevas tecnologías para conectar con el mundo exterior. Los jóvenes hablaban sobre el proyecto en la escuela, y decían que era "guay" participar y aprender sobre el cólera de esta forma. La presión de grupo consiguió que muchos más jóvenes se implicasen.

Los costes principales del proyecto fueron la creación de la plataforma y el software. Pero el software se puede modificar para adaptarse al contexto, al idioma local y al tema sin necesidad de tener un experto en informática, por lo que al personal del programa les resulta fácil de manejar. Las sesiones cuestan unos 60 céntimos. Aunque muchas personas tienen teléfonos, no muchas tienen saldo, y por eso, a los usuarios  se les reembolsa $1. Al igual que en las campañas de sanidad pública tradicionales (en las que el personal y los voluntarios se desplazan a las comunidades para tener contacto personal), este software es interactivo, permitiendo que los usuarios envíen mensajes de texto con preguntas que el personal responde.

La respuesta ha sido sumamente positiva. A diferencia de las tradicionales campañas de promoción sanitaria, las personas dijeron que les gustaba poder almacenar los mensajes para consultarlos cuando quisieran, especialmente las mujeres que permanecen en casa cuidando a los niños. Una dijo que era como "asistir a un taller en su propia casa." La gente recordaba más los mensajes de texto que los boletines de radio (que no se pueden guardar) o los pósters.

Un hombre explicó que había fabricado un Suplemento de Rehidratación Oral (SRO) para su hijo enfermo tras leer de nuevo los mensajes de texto. Y una mujer quiso utilizar cloro pero no recordaba la dosis y tuvo que remitirse a sus mensajes de texto.

Recibimos numerosas recomendaciones sobre temas que podríamos desarrollar:

  • Los jóvenes dijeron que les gustaría recibir información "privada" sobre el VIH/SIDA y educación sexual así como canciones sobre la salud en forma de tonos de llamada descargables.
  • Otras sugerencias incluyeron el uso de bonos electrónicos para la distribución de ayuda y el el intercambio de opiniones a través de mensajes de texto para ayudarnos a aumentar nuestra responsabilidad.
  • Mientras que a la juventud le gustaba recibir mensajes de texto, los adultos, especialmente las mujeres, preferían una voz real, por lo que se recomendó un componente de correo de voz.

Los teléfonos móviles no son una solución perfecta en sí misma, pero en coordinación con los métodos tradicionales han mostrado hasta el momento unos resultados satisfactorios. Es posible que la promoción de sanidad pública tradicional sea más participativa, pero los jóvenes están cada vez más comprometidos con las nuevas tecnologías y, en las zonas donde el acceso no está garantizado (ya sea por motivos de seguridad o por el clima), la plataforma basada en telefonía móvil ofrece una nueva forma para que Oxfam colabore con las comunidades.

Ya se ha puesto en marcha una segunda fase de este proyecto, que comprende una plataforma de telefonía móvil centrada en el Agua, Saneamiento e Higiene (mWASH)  con capacidad para realizar evaluaciones rápidas, distribuir artículos no alimentarios (ANA) y llevar a cabo educación y seguimiento comunitarios.

Más informacion

Crisis alimentaria y conflicto en Somalia

El trabajo de Oxfam en Somalia

Lee más detalles sobre la plataforma mWASH en este informe del Pacific Institute and Nexleaf Analytics (solo disponible en inglés): mWASH: Mobile Phone Applications for the Water, Sanitation, and Hygiene Sector (pdf)

Comparte esta página: