Cambio en la ingeniería de Oxfam

La primera ingeniera aeronáutica de Uganda, Winnie Byanyima, fue nombrada en abril directora ejecutiva de Oxfam Internacional.

Antes de ocupar su actual puesto, trabajó como directora del Equipo de Género del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y, anteriormente, fue responsable del Directorio de Mujer, Género y Desarrollo de la Unión Africana.

Como ingeniera, Byanyima está acostumbrada a trabajar bajo el "paradigma de la optimización" y mantiene firmemente que una nueva hoja de ruta contribuirá a hacer la organización más eficaz y efectiva. De hecho, se muestra confiada de que, bajo su dirección, la puesta en práctica de una serie de reformas contribuirá a la labor de la ONG internacional para apoyar una ciudadanía activa, luchar contra la pobreza y hacer frente a la desigualdad.

Tras tres meses en el puesto, Devex aprovechó la visita de Byanyima a Bruselas para conversar sobre el primer plan estratégico para toda la confederación Oxfam, la puesta en marcha de una nueva estructura de gestión única y los ambiciosos "objetivos de cambio" fijados para luchar contra la pobreza y la desigualdad.

Aquí están algunos fragmentos de nuestra conversación con la nueva directora ejecutiva de Oxfam Internacional:

Oxfam ha comenzado a poner en práctica una serie de cambios para mejorar la coordinación entre sus afiliados y dinamizar su relación con las organizaciones socias sobre el terreno. ¿Qué ha supuesto esto en términos de eficacia del trabajo del día a día?

Como sabe, recientemente hemos elaborado nuestro nuevo Plan Estratégico. Es un plan muy interesante (...) que nos aúna a todos bajo los mismos objetivos de desarrollo. Antes, cada afiliado tenía su propio plan estratégico pero ahora, por primera vez, los 17 afiliados se sentaron, escucharon a sus organizaciones socias sobre el terreno, reflexionaron sobre cómo está cambiando el mundo –así como sobre los retos a medio plazo en el ámbito del desarrollo– e idearon un único plan. (...) Hemos fijado unos objetivos de desarrollo ambiciosos y hemos definido cómo Oxfam contribuirá a la lucha contra la injusticia de la pobreza.

Ahora, la siguiente cuestión es alinear nuestros recursos (también humanos) de la forma más racional para lograr el máximo impacto y alcanzar los objetivos fijados.

¿Y cómo planean hacer eso?

Continuamos estudiando cómo la pobreza en sí misma está cambiando y desplazándose en términos geográficos. Hemos visto que, claramente, en los últimos 20 años la pobreza ha pasado de países de ingresos bajos a países de renta media. Ahora hay más personas pobres en países que se han convertido en países ricos en los últimos 20 años. Sólo en la India hay el doble de personas pobres que en todo el África subsahariana, en la que los países están saliendo poco a poco de la pobreza, convirtiéndose en países de renta media. En base a esto hemos determinado cómo y dónde lucharemos contra la pobreza.

Por otro lado, también hemos analizado cómo las dinámicas de poderestán cambiando y cómo esto afecta a la gobernanza económica y la política mundial. ¿Se pueden tomar decisiones “al margen” de Naciones Unidas? Fíjese en el impasse en el que se encuentran las negociaciones sobre el cambio climático. La temperatura del planeta continúa incrementándose pero ni siquiera estamos cerca de lograr un acuerdo. Así que nos hemos preguntado: "¿A quién deberíamos dirigir el grueso de nuestra campaña? ¿Debemos seguir haciendo campaña a las puertas de Naciones Unidas, paralizada por la desalineación del poder? ¿O debemos encontrar otras formas de influir sobre otros centros de poder?".

Así que hemos reflexionado sobre la forma en la que trabajamos para poder alcanzar nuestros objetivos y nuestro análisis de cómo el mundo está cambiando nos indica que en el ámbito del desarrollo no podemos seguir trabajando a la vieja usanza. Todo esto ha sentado las bases de nuestro propio proceso de cambio interno (o reorganización) para lograr un mayor impacto.

(...)Por ejemplo, lo que llamamos "Estructura de Gestión Única" es un proceso a través del cual analizamos cómo nos desplegamos en los países en los que decidimos intervenir. Así que mientras antes cada afiliado se organizaba de forma separada para alcanzar unos resultados, ahora, cada vez más, nos sentamos juntos, planificamos una estrategia y formamos un equipo conjuntamente: tenemos un programa conjunto, un equipo integrado, un líder de equipo y, juntos, conseguimos un impacto más sólido.

Entonces ¿las comunicaciones se han simplificado y la toma de decisiones se ha centralizado?

En Oxfam no hablamos de "centralización" porque somos una confederación. Somos 17 organizaciones independientes que trabajan conjuntamente, como colectivo, y junto a nuestras organizaciones socias en distintos países para luchar contra la pobreza a nivel mundial. Así que lo que ahora tenemos es un enfoque más cohesionado y un equipo sobre el terreno más ágil y flexible para lograr el máximo impacto que podamos conseguir. Por tanto, no nos estamos "centralizando" (...) sino que estamos aunando y coordinando nuestros esfuerzos de mejor forma.

¿Reduciendo la duplicación de esfuerzos?

Tenemos lo que denominamos "objetivos de cambio" –que van desde apoyar una ciudadanía activa a impulsar un reparto justo de los recursos naturales– y en el marco de cada uno de estos objetivos acordamos quién hará qué. (...) Así reducimos la duplicación de esfuerzos pero también nos enfrentamos a las carencias. Nos preguntamos: "¿Dónde hay lagunas? ¿Hay financiación? ¿Hay alguien que vaya a hacer o financiar esto?". Así nos aseguramos de que conseguimos todos los objetivos que nos hemos fijado en el Plan Estratégico.

¿Así que se trata de tener una mejor cobertura a la vez que se simplifica el funcionamiento interno?

Sí, absolutamente. Nuestra reforma interna consiste en colaborar más estrechamente y mejor para lograr el máximo impacto. Pero seguimos siendo organizaciones autónomas unidas como confederación.

¿Hay algún aspecto de su carrera anterior como ingeniera aeronáutica que resulte de utilidad para Oxfam, que contribuya a resolver detalles prácticos de la restructuración de una ONG internacional?

Definitivamente creo que mi experiencia como ingeniera me ha aportado una sólida capacidad analítica. Como ingeniera siempre piensas bajo el "paradigma de la optimización"; siempre tratas de averiguar cuál es la forma más eficaz y eficiente de hacer las cosas. Sobre cuál es la secuencia correcta que contribuirá a lograr el mejor resultado. Nunca piensas en términos absolutos. La tecnología no es ciencia pura sino ciencia aplicada, orientada a encontrar soluciones para la sociedad. Así que siempre abordo los problemas desde un punto de vista analítico, pensando en cuál es el mejor modo de conseguir el mejor resultado.

Así que ¿está ayudando a Oxfam a "llegar lejos"?

Bueno, ¡el tiempo lo dirá! Acabo de empezar y espero que así sea. Haré mi aportación a esta gran y reconocida organización para apoyarla en la consecución del Plan Estratégico. Espero contribuir a lograr resultados.

Algunas personas han señalado que la sociedad civil se está fortaleciendo, que las personas se comunican más gracias a las redes sociales y que nunca antes la información había estado tan disponible. ¿Cómo afecta este fenómeno a su trabajo, por ejemplo, a la hora de hacer campaña?

Bueno, yo discrepo. No creo que la sociedad civil se esté fortaleciendo. Sí, durante los últimos 20 años este sector se ha expandido pero lo que ahora estamos viendo es que se está reprimiendo a la sociedad civil y su espacio está disminuyendo. (...) Más y más países están aprobando leyes para regular las actividades de la sociedad civil y reducir su espacio y capacidad para enfrentarse a Gobiernos y empresas. (...) Pero es cierto que las redes sociales nos proporcionan nuevas oportunidades que desde Oxfam tratamos de aprovechar.

Hacer campaña a través de los medios digitales es una de las nuevas formas en las que hemos ampliado nuestra voz e influencia. Pero debemos tener cuidado y no ver las herramientas tecnológicas como un fin en sí mismas o como la panacea a la hora de hacer campaña. Las formas tradicionales de ejercer influencia siguen siendo muy importantes.

Y cabe decir que, a pesar de estas nuevas herramientas, hemos visto como algunos Gobiernos han tratado de controlar el uso de Internet. Además, el uso de herramientas tecnológicas no debe dar lugar a un activismo pasivo, en el que las personas estén dispuestas a pulsar un botón o firmar una petición pero no a movilizarse.

Las nuevas herramientas nos ofrecen nuevas oportunidades a la hora de comunicar, captar fondos y hacer campaña pero las formas tradicionales de influenciar continuarán existiendo.

¿Y eso implica hacer campaña cara a cara, sobre el terreno, a través de los afiliados?

Oxfam se ve como una red mundial. Cualesquiera que sean las herramientas que tenemos a nuestro alcance, las ponemos a disposición de nuestras organizaciones socias en los países en desarrollo.

¿Qué retos presentan los nuevos mil millones de personas en mayor situación de pobreza (conocidos en inglés como "the new bottom million") para las ONG internacionales que dependen de donaciones?

Aquí se presentan dos cuestiones. Una es que, cada vez más, el antiguo modelo de movilizar recursos en el Norte para solucionar los problemas en el Sur no funciona. Otra, que se trata de hacer frente a la desigualdad dondequiera que exista porque la desigualdad es lo que está minando el crecimiento y los esfuerzos por impulsar la sostenibilidad y está revirtiendo los progresos realizados en la lucha contra la pobreza. Abordar la desigualdad significa trabajar en la India con recursos indios porque no se trata de un país pobre.

También significa ayudar a las personas pobres a reclamar sus propios recursos, a obligar a sus Gobiernos y a las empresas a que hagan lo correcto para quienes viven sumidos en la pobreza. (...) Lo mismo si vives en Kenia, un país que hace unos años tenía ingresos bajos pero que ahora se está convirtiendo en un país de renta media. No es una cuestión de buscar recursos para llevarlos a Kenia. Se trata de ayudar a los keniatas a reclamar sus propios recursos, a pagar los impuestos que les corresponden y aexigir aquellos servicios que precisan (educación, sanidad y creación de empleo) y, así, ayudarles a ejercer sus derechos como ciudadanos.

Esta es una forma distinta de prestar apoyo y luchar contra la pobreza y la desigualdad. Por eso también nosotros estamos cambiando, volviéndonos a equipar, para luchar contra la desigualdad apoyando una ciudadanía activa.

¿Y también haciendo incidencia política para una buena gobernanza?

La ciudadanía activa es precisamente eso. Exigir una buena gobernanza; una gobernanza democrática, responsable y transparente e inclusiva. (...) Por eso verá que en nuestro Plan Estratégico los dos primeros "objetivos de cambio" son “ciudadanía activa” y “justicia de género”. Somos una organización que utiliza un enfoque basado en derechos y sabemos que tanto si trabajamos en cuestiones de sostenibilidad, impulsando un reparto equitativo de los recursos naturales o promoviendo la provisión de servicios básicos para las personas pobres, en última instancia todo gira en torno a personas que reclaman sus derechos y nuestro Plan Estratégico está centrado en esta cuestión.

¿Estáis encontrando una cierta resistencia al cambio por parte de Gobiernos de países como China o India?

No especialmente. Verá, en estos países existe una importante tradición políticade izquierdas. Así que su discurso se basa en ideas a favor de las personas pobres. Sin embargo, encontramos enormes desigualdades en estos países. Por tanto puede que a nivel político nuestro mensaje no resulte polémico pero cuando empezamos a cuestionar políticas y a preguntar cómo éstas se ven reflejadas en acciones a favor de las personas pobres, que hagan frente a la desigualdad, entonces entramos en un terreno complicado. Para nosotros nuestro papel no consiste en impulsar un debate en un país sino en empoderar a nuestras organizaciones socias allí para que lo hagan ellas mismas, porque la desigualdad no se erradicará pidiéndolo "por favor". Se trata de una lucha muy seria.

Cuando empoderamos a las personas asumimos ciertos riesgos, poniendo en cuestión a los Gobiernos y a las empresas para que sean responsables y transparentes.

Entonces, el trabajo de Oxfam ¿consiste en "abrir puertas"?

No, no "abrimos puertas". Apoyamos y empoderamos a las personas para que lideren sus propias batallas. Eso es lo que hacemos.

Publicado originalmente por Devex el 19 de julio de 2013

Información relacionada

Cómo luchamos contra la pobreza

Descárgate el Plan Estratégico de Oxfam 2013 - 2019

Sigue a  @Winnie_Byanyima en Twitter

Comparte esta página: