Los Gobiernos reunidos en la conferencia de Berlín deben abordar la respuesta a la crisis de refugiados sirios

Yasmine, de 23 años, se lava la cara con agua caliente de los grifos que Oxfam ha instalado recientemente. A medida que el invierno se aproxima y las temperaturas caigan, pronto, por debajo de los cero grados centígrados, un poco de agua caliente puede ayudar a la gente a soportar esos fríos meses. Mientras la crisis se acerca a su cuarto aniversario, los refugiados sirios como Yasmine, que viven en campos provisionales en el Líbano, se enfrentarán un año más al helado invierno y deberán luchar por sobrevivir mientras la esperanza de regresar a Siria se desvanece. Yasmine sonríe. "Antes teníamos que ducharnos con agua fría durante el invierno, pero ahora la situación ha mejorado", afirma.

Gobiernos de todo el mundo se reúnen hoy en una conferencia en Berlín para abordar la respuesta a la crisis de refugiados sirios. Actualmente, más de tres millones de personas se refugian en países vecinos a Siria. La situación de los refugiados sirios es cada vez más insostenible y son las personas más vulnerables quienes están pagando las mayores consecuencias. Hoy, en Berlín, es necesario que se asuman compromisos prácticos para ayudar tanto a los refugiados como Yasmine, como a las comunidades de acogida.

Tras casi cuatro años de conflicto, el impacto de la crisis de Siria en la economía, las infraestructuras y los sistemas educativos y sanitarios de sus países vecinos es evidente, y los Gobiernos han optado por limitar cada vez más el acceso a personas en busca de refugio. Es crucial que la comunidad internacional incremente su apoyo económico a largo plazo a los países de acogida, tanto para cubrir las necesidades humanitarias básicas, como para impulsar su futuro desarrollo. Asimismo, debería proporcionar una ayuda vital a la comunidad refugiada a través del realojo en países fuera de la región. La conferencia de hoy en Berlín debe ser el primer paso hacia un acuerdo internacional para ayudar a los países afectados por el éxodo masivo de refugiados sirios y garantizar el respeto de los derechos de las personas más vulnerables. Toda aquella persona que necesite huir de un conflicto en busca de una mayor seguridad, debe poder hacerlo.

Alemania ya se ha comprometido a aceptar a 26.400 personas refugiadas sirias, pero, ahora, otros países deben seguir su ejemplo. Oxfam ha hecho un llamamiento a los países ricos a aceptar a al menos el 5% del número previsto de refugiados para 2016. Tienen capacidad para ello y, a pesar de tratarse de solo un pequeño porcentaje del total, esto tendría un gran impacto en las vidas de muchas personas.

Por el bien de personas como Yasmine, es necesario que se produzca un cambio en la respuesta internacional a la crisis para que, entre otras cosas, se redoblen los esfuerzos para lograr una solución política a la crisis y evitar, así, que las personas refugiadas se vean obligadas a vivir fuera de Siria durante años.

Para saber más de nuestra respuesta en Siria

Comparte esta página: