¿A El Salvador le gusta el 69?

Detrás de esta frase que parecería tener un doble sentido, el 69 representa para millones de personas en El Salvador, la lucha por la defensa de dos derechos humanos esenciales: Agua y Alimentación

900 mil personas en El Salvador sufren de inseguridad alimentaria. 1 de cada 5 menores de cinco años padecen desnutrición crónica —según datos del 2014 de Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (CONASAN)—, este número aumenta en departamentos como Morazán, Sonsonate y Ahuachapán, donde 2 de cada 5 menores sufren esta condición. Paradójicamente, al problema de la desnutrición se suma el de malnutrición. En los últimos diez años, el porcentaje de niños y niñas con problemas de obesidad y sobrepeso ha aumentado en un 40%, lo que presiona el ya debilitado sistema de salud pública salvadoreño. 

Por otra parte, 1,5 millones de personas no tienen acceso a agua potable. Las personas que viven en las áreas rurales y en condiciones de pobreza son las que más sufren. En algunas zonas deben pagar hasta 5 dólares por el suministro provenientes de pipas o sistemas de abastecimiento de agua privados que aprovechan la situación de escasez para hacer negocio.

900 mil personas en El Salvador no tienen acceso a una alimentación adecuada y 1.5 millones de personas no tienen acceso a agua potable.

El Artículo 69 reconoce el derecho humano al agua y a una alimentación adecuada

En 2012, debido a una fuerte presión social, la Asamblea Legislativa aprobó con 81 votos, modificar la constitución para reformar el Artículo 69 y reconocer explícitamente el derecho humano al agua y a una alimentación adecuada como derechos fundamentales para toda la población. Esto significó un avance en términos del Estado de derecho y situó a El Salvador como un ejemplo, de voluntad política y compromiso a favor de la lucha contra el hambre y la pobreza.

Pero no se ha ratificado todavía

No obstante, para que la reforma pueda entrar en vigencia requiere que la actual Asamblea Legislativa que finaliza su período el próximo 30 de abril, ratifique esta decisión; si no lo hace se deberá iniciar otra vez el proceso lo que puede tardar de 4 a 6 años. En dos ocasiones anteriores, en mayo de 2013 y octubre de 2014, las organizaciones de la sociedad civil y del movimiento social alrededor del derecho humano al agua y a la alimentación lograron que la reforma pasara a discusión en el pleno. Sin embargo, no se lograron los votos suficientes, debido a que los partidos Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), Partido Democracia Cristiana (PDC) y Partido de Conciliación Nacional (PCN) votaron en contra o condicionaron su aprobación a la ratificación relacionada con la prohibición de los matrimonios entre personas del mismo sexo, como si los derechos humanos fueran canjeables o negociables. 

La reforma del Artículo 69 obstaculizada por intereses económicos

Uno de los aportes importantes de la reforma del Artículo 69 es que obliga al Estado a crear políticas y leyes que garanticen el acceso al agua y la alimentación de todos los salvadoreños. No obstante, debido a que la reforma toca intereses económicos estratégicos de grupos empresariales con un fuerte poder económico, ésta se ha visto obstaculizada pese a la presión social que ejerce la ciudadanía organizada, empoderada, pero excluida del proceso de toma de decisiones. 

Todxsomos69: Por el derecho humano al agua y la alimentación 

La campaña #Todxsomos69 impulsada desde un conjunto de organizaciones sociales y comunidades de base, mujeres rurales, y a la cual se han ido sumando otros aliados nacionales e internacionales, lucha contra el poder de una minoría económica que tiene capacidad de cooptar e influir en las decisiones políticas que afectan a la mayoría. Además, busca empoderar y hacer que se escuche la voz de la gente, para así escribir una historia diferente en El Salvador.

A partir de esta lucha y lo que representa, yo también debo confesar que ¡sí, me gusta el 69, lo promuevo y lo defiendo!

Y a ti, ¿te gusta el 69? Ayúdanos firmando esta petición antes del 30 de abril de 2015.

Comparte esta página: