El Niño y el cambio climático: todo lo que debes saber

El "súper" Niño es un fenómeno atmosférico que está provocando anormalidades meteorológicas extremas en diversas partes del mundo, como sequías e inundaciones. Las personas más pobres y vulnerables son las más perjudicadas por sus efectos. Este año, millones padecerán escasez de agua, hambre y enfermedades. Estas son algunas de las preguntas más comunes sobre la relación entre El Niño y el cambio climático y cómo este afecta a millones de personas de todo el mundo.

¿Qué es El Niño?

El Niño es un fenómeno climatológico cíclico que surge por el calentamiento del océano Pacífico. Se produce un cambio en las corrientes oceánicas y los vientos, liberando calor a la atmósfera. Esto influye de forma significativa en los patrones meteorológicos globales. Aunque el fenómeno de El Niño terminará a principios de 2016, sus efectos se sentirán hasta mucho después.

¿Qué relación existe entre El Niño y el cambio climático?

Las evidencias sugieren que existe una relación de causa-efecto entre El Niño y el cambio climático: el cambio climático incrementa las probabilidades de que se produzca un "súper" El Niño. Este fenómeno, a su vez, exacerba los efectos del cambio climático al liberar gran cantidad de calor del océano Pacífico. Se estima que cuanto más suba la temperatura de los océanos por efectos del cambio climático, las probabilidades de que se produzca un "súper" El Niño se duplican.

¿Cuáles son los efectos de El Niño?

Desde Oxfam hemos estimado que este año decenas de millones de personas podrían padecer escasez de agua, hambre y enfermedades como consecuencia de El Niño. Sus efectos ya se han sentido en gran parte de África y en algunas zonas de América Central y el Caribe, así como en Asia y el área del Pacífico.

Además, millones de personas están en riesgo de ser víctimas de inundaciones como las que han devastado Paraguay o las que se espera se produzcan en otros países de Sudamérica a lo largo de febrero y marzo.

Staff from Oxfam and partner organizations distribute emergency kits in Womkama village, Simbu Province, Papua New Guinea. Photo: Rodney Dekker/OxfamAUS

El Niño (casi) ha terminado. Así que ¿cuál es el problema?

El fenómeno de El Niño terminará aproximadamente en marzo, pero sus efectos a nivel humanitario durarán mucho más tiempo.

Por ejemplo, en el sur de África se estima que unas lluvias impredecibles y periodos de sequía reduzcan las cosechas en toda la región; hasta en un 25% solo en Sudáfrica. Cosechas escasas en 2016 tendrán importantes efectos en 2017. El impacto humanitario durará muchos más meses (cuántos, dependerá de la época de cultivo en cada país). Si el fenómeno atmosférico la Niña se produce tras El Niño (los expertos calculan que la probabilidad es de un 40%), entonces sus efectos durarán años.

¿El acuerdo sobre el clima alcanzado en París contribuirá a mejorar la respuesta de los Gobiernos ante fenómenos climatológicos como El Niño?

En el acuerdo sobre el clima de las Naciones Unidas alcanzado en diciembre de 2015 en París, los líderes mundiales pactaron incrementar sus compromisos económicos para ayudar a las personas más vulnerables a adaptarse a los efectos del cambio climático – para 2020.

Sin embargo, es necesario tomar mayores medidas. En algunos países se necesita una respuesta humanitaria urgente que incluya la distribución de ayuda alimentaria o de apoyo económico para garantizar que las personas tengan acceso a agua apta para el consumo y saneamiento, y para tratar a aquellas personas que sufren desnutrición.

A largo plazo, todos los Gobiernos deben tomar más medidas. Los países ricos deben liderar el abandono de combustibles fósiles para, así, abordar las causas subyacentes del cambio climático.

¿Qué implicaciones tiene el cambio climático en el trabajo de Oxfam?

Año tras año, desde Oxfam somos testigos de cómo los desastres naturales empobrecen a las personas y cómo familias y comunidades enteras se ven obligadas a tomar duras decisiones acerca de los alimentos que cultivan o compran. Por este motivo el cambio climático es una pieza clave de nuestra campaña para arreglar un sistema alimentario que no funciona.

Esta entrada publicado por Ana Zárraga, Activista Digital de Oxfam, el 25 de febrero de 2016.

Leer más: Campaña CRECE: éxitos de 2015

Fotografías: (Arriba) Desde Oxfam estamos respondiendo a la crisis provocada por la sequía en tres regiones de Etiopía: Siti (en la región de Somalí), Afar, y Arsi Occidental (en la región de Oromia). Nuestro objetivo es proporcionar ayuda a 777.000 personas para garantizar su acceso a agua apta para el consumo, saneamiento, ayuda alimentaria de urgencia y apoyo para preservar sus medios de vida. Así, abastecemos de agua potable a los centros para desplazados internos. En Hariso hemos construido un tanque de agua que suministra 10.000 m3 de agua al día. Cada hogar recibe 30 litros diarios. Fotografía: Abiy Getahun/Oxfam

(Mitad de página) Papúa Nueva Guinea es el país más afectado por el fenómeno El Niño  en la región del Pacífico. En la imagen, personal de Oxfam y de sus organizaciones socias distribuyen kits de emergencia en el pueblo de Womkama, en la provincia de Simbu. Tras las evaluaciones realizadas por Oxfam, las personas afectadas por la sequía reciben información acerca de cómo almacenar el agua y sobre higiene antes de recoger artículos no-alimentarios, como bidones de 20 litros de capacidad o pastillas de jabón. Fotografía: Rodney Dekker/Oxfam

Comparte esta página: