Fotogalería de Haití: respuesta al huracán Matthew

Entrada escrita por Annie Thériault, asesora regional en comunicaciones y relaciones públicas, América Latina y el Caribe.

El 4 de octubre de 2016, el huracán Matthew, un devastador ciclón tropical de categoría 4, asoló Haití. Ocho horas de incesantes lluvias y ráfagas de viento de más de 260 km/h provocaron la caída de árboles, así como graves daños en las casas, las fuentes de agua, las instalaciones sanitarias y los cultivos, llevándose consigo las semillas recién plantadas.

El huracán Matthew fue una de las tormentas más potentes jamás registradas en la región del Caribe y provocó la crisis humanitaria más grave en Haití desde el terremoto de 2010.

Tras el paso del huracán, nuestros equipos suministraron agua potable, repararon los sistemas de abastecimiento de agua y distribuyeron artículos para el refugio y ayuda alimentaria entre decenas de miles de personas. También instalaron letrinas y depósitos para recoger el agua de la lluvia.

Tras las intervenciones de emergencia, retomamos nuestros programas para la reconstrucción y el desarrollo a largo plazo en zonas urbanas, suburbanas y rurales.

L’équipe au sol d’Oxfam effectue les derniers chargements sur les deux barges fluviales pour quatre distributions qui auront lieu dans la péninsule sud d’Haïti (Sylvain Gilliand / Oxfam).

El equipo de terreno de Oxfam ultima el flete de dos barcos fluviales para cuatro distribuciones de artículos de emergencia en la península sur de Haití (Sylvain Gilliand / Oxfam).

Le village d’Anba Nan Sab est en vue pour la distribution de kits alimentaire et de bâches (Sylvain Gilliand / Oxfam).

Municipio de Anba Nan Sab a la vista para la distribución de ayuda alimentaria y lonas (Sylvain Gilliand / Oxfam).

Un groupe de villageois d’Anba Nan Sab fait une chaine humaine pour décharger les bateaux (Sylvain Gilliand / Oxfam).

Vecinos de Anba Nan Sab forman una cadena humana para descargar los barcos (Sylvain Gilliand / Oxfam).

Maison détruite sur le front de mer de Buteau (Sylvain Gilliand / Oxfam).

Casa destruida a orillas del mar en Buteau (Sylvain Gilliand / Oxfam).

Après 25 heures de voyage, le bateau pilote accoste sur la plage de Tiburon  pour la première distribution du jour (Sylvain Gilliand / Oxfam).

Tras 25 horas de viaje, un barco llega a la playa de Tiburón para la primera distribución del día (Sylvain Gilliand / Oxfam).

Suze, 20 ans, habite à Tiburon (Pablo Tosco / Oxfam).

Suze, de 20 años, vive en Tiburón. El huracán destruyó su casa y sus medios de vida. Junto a su familia, ha intentado reparar el techo de su casa con plásticos y trozos de aluminio. Pero, cuando llueve, todo se inunda. "Algunas personas han tenido mejor suerte que otras, pero, en general, todos nos hemos visto afectados seriamente".

Tras el paso del huracán Matthew, su pueblo quedó aislado e incomunicado. Oxfam fue una de las primeras organizaciones humanitarias en proveer ayuda a Tiburón por vía marítima (Pablo Tosco / Oxfam).

La responsable en protection d’Oxfam, Andrea Verdeja, aide à la coordination de la distribution à Tiburon (Sylvain Gilliand / Oxfam).

La responsable de protección de Oxfam, Andrea Verdeja, ayuda a coordinar la distribución en Tiburón (Sylvain Gilliand / Oxfam).

Après le passage de l’ouragan Matthew, nos équipes ont distribué de l’eau potable, réparé les systèmes d’approvisionnement en eau et installé des latrines (Pablo Tosco / Oxfam).

Tras el paso del huracán Matthew, nuestros equipos distribuyeron agua potable, repararon los sistemas de suministro de agua e instalaron letrinas (Pablo Tosco / Oxfam).

Texto redactado con el apoyo de Dominique S. Févry-Gilliand.

Saber más

Oxfam en Haití

Acceso al agua limpia, un derecho humano fundamental

Comparte esta página: