La primera lustradora de calzado de México

Entrada escrita por Paloma Villanueva, coordinadora de contenidos de Oxfam México.

Hace más de tres décadas que María Cristina trabaja limpiando zapatos. A sus 60 años, esta mujer, que presume haber sido la primera lustradora de calzado en México, sigue dejando relucientes los zapatos de quienes pasan por su silla.

Tres días a la semana, se coloca afuera de una estación de Metro de la Ciudad de México con su uniforme azul y sus zapatos con suela de llanta. Allí trabaja desde las 9 de la mañana hasta las 6 de la tarde lavando calzado de gamuza, lustrando zapatos y botas y pintando desde abrigos hasta bolsas y billeteras de piel.

Los otros dos días hábiles de la semana, trabaja haciendo la limpieza en una casa y además se da tiempo para recolectar latas de aluminio, cartón y otros materiales que vende en centros de reciclaje.

María Cristina trabaja como limpiadora de zapatos, Ciudad de México. Foto: Alexandre Morin/Oxfam

“A mí el hambre me enseñó a lustrar. Cuando empecé en este trabajo fue porque tenía a mis hijos y no quería dejarlos encargados, entonces busqué un oficio en el que pudiera traer a mis hijos jalando. Tenía que vestir, calzar y mantener a tres niños, por eso digo que si alguien me enseñó a lustrar, fue el hambre”, dice Cristina.

La historia de Cristina
El trajín interminable del trabajo ha estado presente a lo largo de toda su vida. Originaria de Guatemala, Cristina quedó huérfana de papá y mamá cuando era niña y, a los 7 años, abandonó la casa donde nació porque su hermana mayor le imponía cargas de trabajo excesivas y la maltrataba constantemente.

Sin hablar más que la lengua mam, su lengua indígena guatemalteca, y sin saber leer, trabajó como empleada del hogar en una casa en la ciudad de Guatemala ganando un quetzal al mes. Después emigró al estado de Chiapas, México, con uno de sus hermanos para trabajar en la pizca de café. Finalmente llegó a la Ciudad de México para trabajar como empleada doméstica. Fue cuando nació su primer hijo y decidió convertirse en lustradora de calzado.

“Ha habido mucha gente que me ha querido humillar. Tuve patronas que me humillaban mucho por no hablar bien el español y cuando empecé como lustradora de calzado, los hombres me preguntaban: ¿cuánto cobras? Pero lo que querían no era la lustrada, sino otra cosa, que me fuera con ellos. He vivido momentos muy difíciles, pero desde muy niña me enseñé a defenderme como fiera y a trabajar para salir adelante yo sola”, comparte “La Morena”, como la llaman sus clientes.

Diez o 15 pesos por lavar unos zapatos, 20 pesos por la lustrada sencilla y entre 50 y 100 pesos por pintar un cinturón o un abrigo. Es lo que cobra Cristina, quien asegura que puede conseguir hasta los colores de tinta más difíciles para no dejar a ningún cliente insatisfecho.

“Cuando yo empecé como lustradora de calzado hace 34 años, no tenía nada. Vivíamos en un cuarto de cartón y sólo ponía una lona para que mis hijos no pisaran la tierra. Lo que tengo hoy lo conseguí con trabajo, cada peso con el que hice mi casa y con el que mandé a estudiar a mis hijos, me lo gané trabajando. Es bien bonito venir desde abajo y sentirte orgullosa de lo que has logrado, por eso yo camino con la frente bien en alto, porque estoy orgullosa de lo que soy”, dice Cristina.

Trabajar duro merece una compensación justa
En América Latina y el Caribe, la vía para acumular riqueza no es el talento ni el trabajo duro. En la región, quienes pertenecen al 10 por ciento más rico de la población concentran el 68 por ciento de la riqueza total. Gran parte de esta riqueza ha sido acumulada por medio de la corrupción, los monopolios, las herencias y el favoritismo.

Mientras más siga aumentando la desigualdad, más difícil será que personas como Cristina tengan acceso a una vida digna mediante el trabajo arduo. Pero podemos hacer algo para remediar esta situación. Podemos diseñar un modelo económico que funcione para todas las personas y no solo para una élite. Una economía que premie el trabajo, no la riqueza.

Este post fue publicado originalmente en la página web de Oxfam México.

Saber más

Únete a nuestro llamamiento por un cambio. Luchemos contra la desigualdad y acabemos con la pobreza de una vez por todas.

Lee nuestro informe Premiar el trabajo, no la riqueza, que muestra cómo la desigualdad mantiene a las personas sumidas en la pobreza y qué podemos hacer para revertir esta situación.

¿Crees que conoces bien el mundo? Pon a prueba tus conocimientos con este juego.

Comparte esta página: